header image
 

Cuando las musas se reunen en la antigua Ticinum

MUSEOS CÍVICOS DE PAVÍA

CASTELLO VISCONTEO

Los Museos Cívicos de Pavía se encuentran en el Castello Visconteo. Este Castillo se construyó entre 1360 y 1365 por voluntad de Galezzo II Visconti, gobernador de Bolonia. El Castillo fue usado más como residencia privada que como fortificación defensiva.

En él se hospedó Francesco Petrarca por petición de Gian Galeazzo Visconti, durante la segunda mitad del siglo XIV para ocuparse de la magnífica biblioteca que tenía un millar de libros, actualmente dispersos.

Se ha discutido mucho sobre la identidad del arquitecto que proyectó la construcción. Recientemente se tiende a asignar este grandioso edificio a Bernardo da Venezia. El edificio, rodeado de un profundo foso y protegido por revellines y puentes elevados, tiene planta cuadrada con cuatro torreones en las esquinas. Los lados exteriores, coronados con almenas, están realizados enteramente en ladrillo, y se caracterizan por una secuencia de bellas ventanas que atenúan la monotonía. En el patio, el ladrillo se alterna con piedra de Angera y de Ornavasso, tanto en el pórtico de la planta baja como en la logia superior donde se abren huecos dividios en cuatro aperturas al gusto veneciano.

Además de ser la sede de los Museos Cívicos de Pavía, en la actualidad el bello patio interior alberga espectáculos teatrales y conciertos durante el verano.

I. SECCIÓN ARQUEOLÓGICA:

Pocas piezas pertenecientes al Patrimonio del Museo Arqueológico proceden de excavaciones sistemáticas, sino que más bien, las piezas expuestas proceden de hallazgos fortuitos.

. PAVÍA ROMANA

El antiguo territorio de la Pavía romana comprendía il Pavese y la Lomellina pero no l’Oltrepò, que pertenecía entonces a Piacenza.

– Área Sepulcral de Casteggio (Mitad del Siglo I d. C.): De las piezas de época romana destaca la reconstrucción del área sepulcral de Casteggio: dos tumbas de cremación realizadas en ladrillo y un cipo sepulcral.  En su orígen se trataba de dos hipogeos eregidos por Laria Amabilis para sí misma, para la hija Petronia Secunda y para el marido M. Petronius, de la tribu Voturia, decurión (es decir, miembro del senado municipal) de Augusta Placentia. La inscripción, que precisa las medidads del área sepulcral (cincuenta pies de fachada frontal y otros cincuenta pies de profundidad), confirma la pertenencia de Clastidium al territorio de Piacenza.

– Colección vidrio romano: Es una de las más importantes del norte de Italia y entre los cuales destaca el kantharos de vidrio azul oscuro procedente de Frascarolo.

– Busto Femenino: Realizado en mármol, este valioso busto quizás represente a Artemisa. La obra pertenece a la época trajano-adriana.

– Restos arquitectónicos y escultóricos de la antigua Ticinium: Se conoce poco de la ciudad de Pavía en época romana, pese a los nuevos descubrimientos realizados en las excavaciones más recientes, en especial en la arquitectura privada. Más allá del emplazamiento urbano, del cual se conserva el trazado regular dado por el encuentro entre el cardo y el decumano (Strada Nuova y Corso Cavour – Corso Mazzini) y de las vías menores, poco se sabe de la arquitectura de Pavía o de la situación de los espacios públicos (se supone, por ejemplo, que en la actual Piazza Vittoria se encontraba el foro). El trazado del perímetro de Ticinium se conoce gracias a la localización de las necrópolis.

La presencia de un arco romano en la parte oriental de la ciudad está documentada por un fragmento epigráfico del siglo VII – VIII d. C. que recuerda los nombres de Augusto, Livia y de otros miembros de la familia imperial. Gracias a los fragmentos arquitectónicos es posible imaginar la riqueza de los edificios romanos de Pavía. La ciudad gozaba de cierta prosperidad, convirtiéndose además desde el año 274 al 326 d. C., sede de la ceca imperial. En los siglos IV al V fue lugar de parada para los contingentes militares destinados a las regiones transalpinas. Las invasiones bárbaras crearon momentos difíciles para Pavía que fue saqueada por Atila en el año 452, y por Odoacre en el 476.

Pavía fue un importante centro militar en el periodo de las invasiones de los Godos. Tedorico se hizo construir un palacio, termas, anfiteatro y nuevas murallas. Narso la conquistó para el Imperio Romano de Oriente, pero tras un largo asedio tuvo que cederla a los Lombardos en el año 572. Se convirtió entonces en Papía, (de donde procede el actual nombre de Pavía), capital del Reino Lombardo y como tal una de las más importantes ciudades italianas. Conla conquista de Pavía y la captura de Desiderio en el 774, Carlo Magno destruyó definitivamente la supremacía lombarda.

Actualmente se conservan algunos testimonios arqutitectónicos y escultóricos de la antigua Ticinium. La mayor parte de los restos arqueológicos proceden de estructuras halladas en el área urbana. Se trata de hallazgos numéricamente escasos si se tiene en cuenta la importancia de la ciudad en la época romana. Los restos, además, no pertenecen a algún edificio preciso, siendo utilizados para la construcción de edificios en épocas posteriores, sobre todo en las fachadas de iglesias medievales. Desde el punto de vista cronológico los restos se sitúan entre el siglo I d. C. y los inicios del siglo III, es decir entre la época augusta/tiberiana y la época severiana, los dos momentos más importantes del desarrollo de la ciudad.

Entre las esculturas más importantes halladas, cabe destacar la estatua togada, conocida como Muto dall’accia al collo, perteneciente al siglo I – II d. C. Según una antigua leyenda de Pavía, existió un pescador que poseía una red de pescar mágica que convertía todo lo que tocaba en piedra. Para no desvelar su secreto, trabajaba por las noches. Lanzaba la red al río y la recogía llena de piedras. Ya en tierra, al liberar las piedras de la malla, éstas volvían a convertirse en peces. Un día, el joven pescador se enamoró de la hija de un centurión, con la que empezó a verse a escondidas todos los días en la ribera del río. La madrastra de la muchacha descubrió la relación y se opuso a ella. Decidió sorprenderles en uno de sus encuentros, por lo que se atavió con la toga de su marido y así atemorizarles. Cuando se aproximó a los jóvenes amantes y se hizo reconocer, el pescador lanzó su red sobre la mujer, que se transformó en piedra. La estatua cayó rodando hacia el agua, enrollándose la red alrededor del cuello. Los amantes huyeron en la barca, mientras que el río, con sus poderosas olas, borró el rostro de la estauta para que en el caso de ser encontrada no se pudiese reconocer su identidad.

. COLECCIÓN EGIPCIA

La colección egipcia donada por el Marqués Malaspina di Sannazzaro, padre fundador del museo. Esta colección comprende casi 150 objetos como papiros, vasos canopos, amuletos…

II. SALA LOMBARDA. ALTA EDAD MEDIA

De la Alta Edad Media se han conservado pocos testimonios materiales en toda Europa. Pavía no es una excepción, pese a haber sido la capital del imperio y por tanto una ciudad protagonista. El escaso número de restos arqueológicos no disminuye el valor histórico y documental de los hallazgos, pese al estado del fragmento.

En la Sala Longobarda se exponen monedas paleocristianas, orfebrería tardoromana (como unos magníficos ejemplares de fíbulas, collares de pasta vítrea, pendientes de oro y plata…) y restos lombardos que evidencian el explendor alcanzado por Pavía, capital del reino.

– Losas de nobles de estirpe romana: Estas losas conforman uno de los mejores testimonios escultóricos del siglo VIII.

– Silla plicatilis: Excepcional silla plegable de arte carolingio u otoniano, de gran complejidad técnica y de refinada ornamentación

– Mobiliario de la Iglesia de S. Maria Teodote: Procedente de esta iglesia se albergan dos plutei del siglo VII con una decoración que representa árboles de la vida entre dragones alados, y un cáliz flanqueado con dos pavos reales del tiempo del rey lombardo Liutprando (711-774 d. C).

III. PINACOTECA MALASPINA

La Pinacoteca Malaspina y la Pinacoteca del Seicento y Settecento, está compuesta por una selección de pinturas italianas y transalpinas, desde el siglo XIII al XVIII.

El título de Pinacoteca Malaspina rinde homenaje a Luigi Malaspina di Sannazzaro (1754-1835), noble coleccionista de Pavía, a quién se debe la fundación del primer museo de Pavía: el «Stabilimento di Belle Arti«, con sede en la Plaza Petrarca.

Las obras de la Pinacoteca Malaspina están ordenados por escuela pictórica (tanto regionales italianas como extranjeras), iniciando el recorrido con la escuela veneciana, con obras maestras de Giambono, Giovanni Bellini, Cima da Conegliano… Entre ellos destaca el retrato de un hombre atribuido a Antonello da Messina. La escuela toscana y emiliana aparece bien representada con cuadros como la Sagrada Familia de Corregio y una obra de juventud de Garofalo.

 

Entre los testimonios de obras transalpinas destacan obras maestras como la Virgen con niño de Hugo van der Goes o el retrato del Rey Francisco I de Jean Clouet.

El núcleo más abundante está sin embargo constituido por obras lombardas, entre las cuales destaca la famosa Pala Bottigella de Vincenzo Foppa, maestro de la pintura renacentista lombarda, y la tabla «Cristo llevando la cruz y diez cartujos» realizada por Ambrogio da Fossano (il Bergognone) para la Cartuja de Pavía. La fachada de la Cartuja de Pavía al fondo del cuadro es de gran interés para el estudio de las fases constructivas del monumento.

 

IV. GALERÍA DEL SIGLO XIX.

La colección de cuadros de la Galería del Siglo XIX supone un sugestivo viaje entre generos y maneras artísticas difundidos en ese siglo, a través de auténticas obras maestras de relevancia nacional, junto a apreciables obras de la escuela artística local. La colección está formada en parte por la Escuela Cívica de Pintura y la Academia de Arte que estuvo activa en Pavía desde 1842 a 1934.

Un gran número de obras pertenecen al periodo neoclásico con cuadros de Andrea Appiani, Gaspare Landi y Felice Giani. La escuela romántica cuenta con importantes obras como la Acusación Secreta de Francesco Hayez o la delicada Ariadna abandonada de Giovanni Carnovali llamado il Piccio.

De Giacomo Trécourt, director de la Escuela Cívica de Pintura durante cuarenta años, se pueden apreciar el Autorretrato en traje oriental  y el Retrato de Lord Byron, testimonios del gusto orientalista de la época.

 

Entre los artistas más importantes que frecuentaron la famosa escuela pictórica están representados Federico Faruffini, Tranquillo Cremona y Giorgio Kienerk, entre otros.

 

De Giorgio Kienerk se conserva el ciclo pictórico El Enigma Humano (1900), compuesto por tres pinturas que representan el dolor, el silencio y el placer. Kienerk, sin embargo, nunca presentó el tríptico completo sino que expuso los paneles separadamente. El cuadro El silencio se expuso en la Bienal de Venecia de 1901, y posteriormente en diversas exposiciones internacionales. El dolor apareció en la Exposición Nacional de Pavía de 1913, mientras que el panel El placer nunca fue expuesto públicamente. Las figuras femeninas de El dolor y El silencio recuerdan a las ilustraciones de Beatriz para la Divina Comedia que Kiernek realizó para Alinari.

  

. DONACIÓN MORONE.

Junto a la Galería del Siglo XIX se encuentra la Donación Morone, conjunto de cuadros pertenecientes a la donación de diversos coleccionistas de Pavía. En esta colección se encuntran un total de 66 cuadros de materia dispar: desde la pintura de la Scapigliatura con Conconi, Ranzoni y Cremona, a las obras de influencia francesa, con Zandomeneghi, Boldini y De Nittis,  o las experimentaciones de artistas como Pellizza da Volpedo, Grubicy de Dragon y Carlo Fornara.

 

 

V. MAQUETA DE MADERA DEL DUOMO DE PAVÍA.

En una sala del Castello Visconteo se encuentra una de las más grandiosas maquetas de madera renacentista que se haya conservado. Se trata del proyecto del Duomo de Pavía, realizado por Gian Pietro Fugazza en 1497, probablemente por encargo de Fiovanni Antonio Amadeo, a quién se debe la realización de la catedral. También se conserva una maqueta de dimensiones más pequeñas del proyecto de reforma neoclásica del Duomo, de Luigi Malaspina y Carlo Amati. Este proyecto se propuso en el año 1810 y en el 1816, pero nunca se llegó a realizar.

~ by lostonsite on 10 julio, 2010.

Italia, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: