header image
 

Cuando el templo se asoma al río

TEMPLO SUL CLITUNNO

Localización

El pequeño Templo sul Clitunno está en el territorio del antiguo Spoletium romano, en los límites con el municipium de Trebiae. La zona aparece descrita en varias fuentes literarias, particularmente por Plinio el Joven, debido a la belleza del paisaje, la sacralidad de los cursos de agua cercanos y los centros de culto que se construyeron a lo largo del río Clitunno que en aquella época era navegable.

El Templo sul Clitunno aparece también documentado en el siglo XIV como la Iglesia de San Salvador, constituyendo un raro ejemplo de templo de formas clásicas realizado en época cristiana, probablemente basándose en modelos de construcciones antiguas que aún se conservaban en aquella zona. La estructura, según estudios más recientes, es fruto de dos fases constructivas realizadas entre los siglos VI y VII. En un principio se edificó sólo una única estancia cubierta con bóveda de cañón, cinco ventanas y puertas. Con el tiempo se amplió con el vestíbulo porticado y con los dos pequeños pórticos laterales sobre un basamento de gran altura. El ábside, de finales del siglo VII, fue decorado en su interior con pinturas muy vinculadas a la pintura contemporánea romana.

Templo sul Clitunno - Exterior

El uso original del Templo sul Clitunno no está documentado. La opinión más extendida es que se trataba de una capilla funeraria, aunque también existe la hipótesis del monumento relicario para la conservación y veneración de importantes reliquias, relacionadas con el culto de la cruz.

Al igual que la Basílica de San Salvador de Spoleto, la construcción del Templo sul Clitunno se caracteriza por la sistemática y hábil utilización de elementos arquitectónicos decorados (capiteles, cornisas, frisos, arquitrabes…) procedentes de monumentos romanos, e integrados para crear un conjunto armonioso que imita las construcciones antiguas. Este hecho evidencia la presencia en esta zona de artesanos del mármol capaces de reproducir modelos de la tradición clásica para satisfacer las exigencias de una clientela culta, identificable con la aristocracia lombarda.

Templo sobre el Clitunno - Vista norte del monumento

. PATRIMONIO MUNDIAL

El Templo sul Clitunno fue declarado Patrimonio Mundial en el 2011 dentro de la candidatura “Lombardos en Italia. Centros de poder (568-774 d. C.)”, junto con otros seis conjuntos arquitectónicos situados en la Península Itálica: el área de Gastaldaga (Cividale del Fiuli), el conjunto monástico de San Salvatore-Santa Giulia (Brescia), el castrum con la torre Torba y la iglesia Santa Maria Foris Portas (Castelseprio-Torba), la Basílica de San Salvador (Spoleto), el complejo de Santa Sofía (Benevento) y el Santuario de San Miguel (Monte Sant’Angelo).

I. Los Lombardos.

Los Lombardos fueron los principales protagonistas de los movimientos migratorios de las tribus germánicas y asiáticas que afectaron el oeste de Europa y la región balcánica-danubiana en el periodo que comenzó con la caída del Imperio Romano. Los Lombardos tuvieron un papel destacado en la transición cultural entre la Antigüedad y la Edad Media. Su cultura, arte, política y religión, que se extendió desde Italia a Europa e influyó durante el sucesivo milenio en la historia de occidente.

A pesar de las diferentes interpretaciones que aún existen sobre ciertos aspectos de sus obras, en la actualidad está ampliamente considerado que los Lombardos anticiparon la denominada “renovatio” (tradicionalmente asociado a la época carolingia), que consistió en preservar, continuar y renovar las artes clásicas de la Antigua Roma, la cultura escrita y la ley. Los Lombardos fueron capaces de asimilar las formas antiguas para darlas nuevos significados junto con elementos profundamente innovadores.

Apoyados por una fuerte actividad creadora inspirada por la conversión al Cristianismo, pero aún anclados en la conservación de su propia identidad étnica, recuperaron los modelos arquitectónicos y ornamentales de la cultura Romana-Bizantina. Entre finales del siglo VII y el siglo VIII, erigieron una producción artística que floreció en el norte, centro y sur de Italia, extendiéndose desde las cortes urbanas hasta una gran parte de los territorios italianos. En los últimos monumentos lombardos es posible apreciar el complejo proceso de transformación de la cultura antigua, ahora aplicada en una dimensión europea.

II. Templo sul Clitunno

El Templo sul Clitunno es un pequeño monumento que se asemeja a un pequeño templo in antis sobre un alto podio. Fue construido en dos fases constructivas muy próximas entre sí.

Templo sobre el Clitunno - Planta

Originalmente, el Templo sul Clitunno debió estar formado por una única sala cubierta con una bóveda de cañón. Un pórtico de orden jónico, expoliado de algún edificio antiguo, rodea el acceso en el muro occidental. Cinco ventanas perforan los muros laterales y una pequeña terraza da acceso a la sala. Posteriormente, la terraza fue ampliada para formar un vestíbulo, y dos pórticos laterales fueron erigidos sobre un alto podio. En el centro del podio existe una abertura con columnas de orden corintio in antis, coronadas con un entablamento de orden jónico y un tímpano.

Templo sobre el Clitunno - Detalle del pórtico de fachada

El acceso al vestíbulo del Templo sul Clitunno se realiza a través de dos escaleras laterales rematadas con dos pórticos que reproducen en una escala menor, la arquitectura del pórtico principal (actualmente la única estructura conservada in situ).

La segunda fase constructiva del edificio incluyó la construcción del ábside: el muro posterior fue demolido para erigir uno nuevo conformado por un ábside. También se construyó un tímpano sobre el ábside con una decoración similar al de la fachada. Ambos frontones están formados por motivos de hojas de acanto, entre las que emerge una cruz Latina con uvas que cuelgan de sus brazos.

Templo sobre el Clitunno - Detalle del ábside

Un entablamento continuo recorre todo el Templo sul Clitunno con el evidente propósito de vincular las partes añadidas a la construcción original. Un techo a dos aguas cubre el edificio principal, al igual que los pórticos de acceso laterales. Todas las columnas fueron expoliadas y reutilizadas de otros edificios. El uso de elementos arquitectónicos procedentes de otros monumentos (spolia), que también se puede apreciar en el muro de ladrillo, pavimento, cornisas y en la ornamentación de la cella, fue un recurso muy utilizado durante la época de Teodorico el Grande.

El entablamento de la fachada principal del Templo sul Clitunno está decorado con una inscripción dedicatoria: “SCS DEUS ANGELORUM QUI FECIT RESURRECTIONEM” que está en línea con la epigrafía lombarda, caracterizada por letras altas y estrechas, aunque también se percibe cierta influencia clásica. Esta dualidad refleja las preferencias ideológicas de las élites lombardas durante la época de Teodorico el Grande, que buscaban la legitimación de su poder a través de recurrir al prestigio de la Antigüedad.

Templo sobre el Clitunno - Detalle entablamento

Los cuatro tímpanos que coronan las dos puertas (actualmente perdidos), la fachada y el muro posterior, fueron elementos erigidos para unificar el diseño de todo el edificio, con un motivo que se repite de hojas de acanto. Este motivo procede de la tradición clásica pero no es exclusivo del Templo sul Clitunno, sino que aparece continuamente a lo largo de toda la Edad Media y en el mundo bizantino.

El Templo sul Clitunno representa una destacada manifestación de la cultura heterogénea del periodo lombardo, encarnando un complejo lenguaje que consta de diferentes estratos, desde el romano clásico hasta el monacato sirio, sin excluir un componente autóctona. Por ejemplo, la pintura mural de la cella que Valentino Pace atribuye al siglo VII, están relacionados con un contexto romano. Representan a Cristo Pantocrátor en la bóveda del ábside, flanqueado por los apóstoles Pedro y Pablo en los lados de la aedicula. 

Templo sobre el Clitunno - Interior de la cella (aedicula) Templo sobre el Clitunno - Detalle de la pintura mural (aedicula)

Sobre el tímpano que corona la bóveda del ábside del Templo sul Clitunno se disponen tres medallones clípeos de forma simétrica; el central, conocido a través de copias, apenas se distingue pero es similar a la imagen en el nicho del ábside de la Basílica de San Salvatore, encerrando una cruz con joyas, flanqueada con las apocalípticas letras de Α Ω. Los clípeos laterales enmarcan a dos ángeles con halo. Una homogénea capa de yeso cubre las paredes de la cella y de las salas dentro del podio, hecho que indica, junto con la uniformidad estilística de la decoración pictórica, que todas las pinturas se realizaron en una sola fase.

La extraordinaria aedicula del ábside del Templo sul Clitunno data de la época augústea, por lo que fue desmontada de su situación original y adaptada para encajar en el muro posterior. Los maestros que realizaron este trabajo, despiezaron cuidadosamente esta ornamentación arquitectónica, uniendo todas las piezas de nuevo de manera que se minimizaran los cortes.

En las pinturas murales se han descubierto graffiti con nombres de origen lombardo, indicando la popularidad del lugar y la intención de los devotos que visitaban el santuario de dejar una marca de su presencia. El Templo sul Clitunno fue considerado como un importante lugar de culto debido a la concurrencia de numerosos factores como la tradición terapéutica vinculada con las aguas de la zona, la dedicatoria a los ángeles, cuyo culto estaba conectado con las aguas milagrosas, o la existencia de una especie de gruta con cavidades que probablemente estaban destinadas al almacenamiento de agua. Todo ello conforma una imagen con fuertes analogías con el santuario dedicado a San Miguel en Mont Sant’Angelo.

. Evolución crítica.

Conocido en el siglo XIV como la “Ecclesia S. Salvatoris”, estuvo bajo jurisdicción de la parroquia de Sant’Angelo in Capite. El santuario fue descrito en el curso de las visitas pastorales desde los siglos XVI al XVIII como una iglesia rural ennoblecida sin embargo por su gran antigüedad y sus decoraciones en mármol.

El extraordinario estilo del edificio, de inspiración clásica, inevitablemente llamó la atención de numerosos artistas del Renacimiento. Respecto a la Iglesia de San Salvador, la documentación más antigua conocida hasta hoy es un dibujo de Francesco di Giorgio realizado hacia el año 1470 y que muestra un tratamiento arquitectónico improbable del monumento que incluía el añadido de las alas de acceso, evidentemente ya dañadas, dispuestas paralelas a los dos ambulatorios laterales.

Antonio da Sangallo el Joven, entre todos los artistas renacentistas, realizó el dibujo más fiel al original en un boceto conservado en la Galería Uffizi y que muestras dos escaleras exteriores, esta vez en la fachada, y que fue seguido por Andrea Palladio, quien completó los alzados laterales añadiendo una escalera más frente a los ambulatorios en un dibujo conservado en el “Royal Institute of British Architects” y en su tratado de Arquitectura.

Templo sobre el Clitunno - Dibujos de Palladio (Siglo XVII) Templo sobre el Clitunno - Dibujos de Palladio (Siglo XVII) 02

En el siglo XVIII Piranesi confirma, en su grabado, el estado del monumento con una de las dos alas en ruinas. De hecho, tras un violento terremoto y el consiguiente expolio, el edificio fue deteriorado y parte de las pequeñas columnas laterales se perdieron. Afortunadamente, la intervención de historiadores locales y el Cardenal Rezzonico (1767) permitió la recuperación de parte del trabajo en piedra robado.

Templo sobre el Clitunno - Dibujos de Piranesi (1793)

En el año 1753, Ridolfino Venuti (1705 – 1763) formuló una serie de comentarios sobre el Templo sul Clitunno que se convirtieron en una teoría apoyada por la mayoría de los científicos historiadores. Venuti afirmó que el monumento era una estructura pagana que se restauró y convirtió al culto cristiano, evocando las descripciones de Palladio y Scotto.

En 1841, Antonio Rutili (1799 – 1850) retomó la teoría de Venuti, confirmando el origen del Templete como un sacellum sobre el río Clitunno, y estableció un paralelismo entre la portada románica de la Iglesia de Bovara y el frontón del Templo sul Clitunno, concluyendo que un mismo artesano medieval estuvo involucrado en la construcción de ambas estructuras. Giovanni Battista de Rossi (1822 – 1894) también está de acuerdo con su origen pagano, pero defiende que la conversión fue realizada en tiempos de Teodosio el Grande.

En el siglo XVIII y primera mitad del siglo XIX, el santuario se convirtió en un lugar muy apreciado por viajeros y artistas, siendo incluso descrito por Byron en sus versos. Los primeros estudios del Templete fueron realizados en 1894, seguidos por diferentes propuestas para su restauración y adquisición por el Estado Italiano. En 1899, se compró la panadería y el molino que se encontraban bajo el templo para permitir un mejor acceso al monumento.

Heinrich Holtzinger (1856 – 1940) confirmó la transformación del monumento al culto cristiano, señalando la similitud de su arquitectura con las iglesias de Spoleto de San Salvatore y de San Pietro.

El primer estudio científico del Templo sul Clitunno se remonta al periodo comprendido entre 1900 y 1910, supervisado por Viviani, el arquitecto encargado de los edificios históricos de la región de Umbría. Todas las piezas esculpidas de la zona, conservadas en colecciones de Spoleto, fueron catalogadas, lo que permitió la reconstrucción de los pasajes laterales.

En 1926, se construyeron escalones para permitir el acceso a la cella, mientras que se aseguraba la protección del monumento a través de una valla y se mejoraba la comunicación con el nivel de la calle a través de una rampa. En 1927, Giosuè Carducci, el poeta que citó el santuario y los manantiales del Clitunno en sus Odi Barbare, provocó que las autoridades locales se interesasen por la vegetación del lugar, convenciéndoles para que no plantasen sauces (árboles que no son autóctonos en la región), sino que plantasen cipreses.

Templo sobre el Clitunno - Detalle alzado lateral

Los últimos trabajos de conservación del Templo sul Clitunno se han centrado en la decoración arquitectónica y las pinturas murales del interior de la cella. Este trabajo ha restablecido la claridad de todas las pinturas murales, sin reintegrar las partes que han desaparecido.

La inusual composición arquitectónica, que recuerda a los templos grecorromanos, ha llevado a plantear numerosas conjeturas sobre su función original y su fecha de construcción, con hipótesis que sitúan el edificio desde el siglo IV hasta el siglo XII.

Harmann Grisar (1845 – 1932), Adolfo Venturi (1856 – 1941) y Ignazio Carlo Gavini (1867 – 1936) retomando la teoría de Rutili, defendieron una reconstrucción total del Templo sul Clitunno durante la Edad Media. Sin embargo, eruditos como Giuseppe Sacconi (1854 – 1905), Werner Hoppenstedt (1883 – 1971) o Emilio Lavagnino (1898 – 1963) sostuvieron que el Templo sul Clitunno databa de finales del siglo IV y principios del siglo V. Posteriormente, se originó un cambio decisivo en la datación del santuario a través del historiador Friedrich Wilhelm Deichmann (1909 – 1993) que situó la fecha del edificio entre los  siglos VIII y IX, en línea con la cronología de la Iglesia de San Salvatore, dos monumentos que se consideraban el resultado de un mismo trabajo. El investigador alemán también excluyó la presencia de las escaleras laterales para el acceso y propuso un sentido funerario al Templo sul Clitunno, como mausoleo a los duques de Spoleto.

Los estudios más recientes realizados por Judson Emerick y Carola Jäggi sitúan el edificio en tiempos lombardos, con estimaciones que difieren entre los primeros años del siglo VII (Jäggi) y mediados del siglo VIII (Emerick). La fecha más temprana, defendida por Jäggi, podría ser la más fiable, confirmada también por la pintura mural de la cella, fechados en el siglo VII por Valentino Pace.

TIRANDO DEL HILO… 

– El Templo sul Clitunno se construyó en dos fases constructivas entre los siglos VII y VIII mediante la reutilización de materiales y de decoraciones arquitectónicas de otros monumentos (spolia).

– Los patronos del Templo sul Clitunno fueron miembros de la familia ducal, proclamando su estatus mediante la conexión con la grandeza de la Antigua Roma, siguiendo los gustos de la aristocracia lombarda.

– En su origen, es posible que el Templo sul Clitunno se tratase de una capilla funeraria o como un monumento que contuviese importantes reliquias, convirtiéndose posteriormente al culto cristiano.

– El Templo sul Clitunno ha sido documentado y representado por numerosos artistas como Antonio da Sangallo, Andrea Palladio o Piranesi.

BIBLIOGRAFÍA:

– DE ANGELIS D’OSSAT G. (1965) Classicismo e problematica nelle architetture paleocristiane dell’Umbria. Atti del II Convegno di studi umbri, Perugia  pp. 277-297.

– DE ROSSI G. B. (1871) Spicilegio d’Archeologia Cristiana nell’Umbria. Bullettino di Archeologia Cristiana, 2, ser. II, pp. 81-148.

– DEICHMAN F. W. (1943) Die Entstehungszeit von Salvatorkirche u. Clitumnustempel bei Spoleto. Mitteilungen d. deutschen archeologischen Instituts, Röm. Abteil, 58.

– EMERICK J.J. (1998) The Tempietto del Clitunno near Spoleto, II, Pennsylvania.

– GAVINI I. C. (1933) Restauri del medioevo. Il tempietto del Clitunno e la Chiesa del Salvatore di Spoleto. Bollettino d’Arte, 27, pp. 1-6.

– GRISAR H. (1895) Il tempio del Clitunno e la chiesa spoletina di San Salvatore. Nuovo Bullettino di Archeologia Cristiana, I, pp. 42-57.

– HOLTZINGER H. (1881) Der ClitumnusTempel bei Trevi. Zeitschr. Bild. Kunst, XVI, pp. 313-318.

– HOPPENSTEDT W. (1912) Die Basilica S.Salvatore bei Spoleto und der Clitunno Tempel, Halle.

– JÄGGY C. (1998) San Salvatore in Spoleto, Studien sur Spätantiken, und Frühmitteralterlichen Architektur Italiens, Wiesbade.

– LAVAGNINO E. (1936) Storia dell’Arte Medioevale Italiana, Torino.

– PACE V. (2003) Immanenza dell’antico, congiunzioni romane e traiettorie europee: aspetti dell’arte longobarda in Umbria e in Campania. I longobardi dei Ducati di Spoleto e Benevento, Atti del XVI Congresso Internazionale del Centro Italiano Studi sull’Alto Medioevo (Spoleto, 20-23 ottobre 2002 – Benevento, 24-27 ottobre 2002), Spoleto, pp. 1125-1148.

– “PROGETTO MIRABILIA”. Asociación cultural para la divulgación del patrimonio histórico artístico.

– RUTILI A. (1841) Cenni sulle fonti e sul tempio del fiume Clitunno. L’eco degli Appennini Umbri, Todi.

– VENTURI A. (1904) Storia dell’arte italiana. L’arte romanica, Milano.

– VV. AA. (2011) The Longobards in Italy. Places of the Power (568-774 A. D.), UNESCO Nomination file.

~ by lostonsite on 18 julio, 2011.

Italia, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: