header image
 

Cuando Viterbo fue sede de la Curia

VITERBO

La ciudad de Viterbo se encuentra a 386 metros sobre el nivel del mar, en un terreno relativamente plano, cercano al Monte Palanzana, perteneciente a los Montes Ciminios, por lo que se trata de un relieve de origen volcánico. El terreno cae ligeramente al oeste hacia la llanura de Maremma. Viterbo es atravesada en  dirección este-oeste y a lo largo de toda su longitud, por el Fosso Urcionio, que en la actualidad discurre casi completamente en el subsuelo, mientras que a principios del siglo XX transcurría en superficie.

Viterbo - Vista aérea

Viterbo tiene orígenes muy antiguos, llegándose a encontrar restos arqueológicos de asentamientos neolíticos y eneolíticos. De mayor importancia son los restos etruscos que se han encontrado. Aunque algunos historiadores creen que el asentamiento etrusco no alcanzó el estado de vicus, otros creen que se podría identificar la ciudad de Viterbo con la antigua ciudad etrusca de Surina.

Tras la consquista romana se constituyó un asentamiento militar que recibió el nombre de Castrum Herculis, haciendo referencia a un templo dedicado al héroe mitológico de Hércules que ya existía en la zona.

Las primeras fuentes escritas de la ciudad se remontan al siglo VIII a. C., cuando se define como Castrum Viterbii. Este “castrum” se disponía en los límites de las posesiones de los lombardos en Tuscia y el ducado bizantino de Roma, por lo que en el año 773 fue fortificada por el rey lombardo Desiderio en su inútil intento por conquistar Roma. En el año 852, Viterbo es reconocido como parte de los Estados Pontificios, aunque este estatus fue disputado durante siglos por emperadores, hasta que en el año 1095 fue reconocido como un comune libre. Para esa época, la ciudad había experimentado un gran incremento demográfico, contribuyendo al nacimiento de núcleos de población fuera del castrum.

A lo largo del siglo XII, se construyeron numerosos castillos en Viterbo, convirtiéndose en la residencia favorita de muchos Papas, como el Papa Eugenio III. En el año 1162 se instala Federico I Barbarroja quien le confiere su reconocimiento como ciudad y hace que Viterbo sea la sede del Antipapa Pascual III. Federico utilizó el ejército de Viterbo para asediar Roma, iniciándose un periodo de expansión para la ciudad. Para extender la ciudad, se derriban antiguas estructuras de una ciudad contigua, Ferento, y se conquistan otras tierras. Viterbo se convierte en un comune de gran riqueza y prosperidad, siendo una de las más importantes de la región.

En el siglo XIII, Viterbo fue asediada por Federico II Hohenstaufen, vinculando la ciudad con la facción gibelina (partidarios del Sacro Imperio Germánico frente a los güelfos que eran partidarios de la Supremacía Papal). Sin embargo, en 1243 las tropas germánicas fueron expulsadas de la ciudad y Viterbo abrazó la facción güelfa, leal a los Papas de los Estados Pontificios. En este contexto de cruentas luchas civiles y religiosas entre güelfos y gibelinos, vivió una de las más ilustres figuras de Viterbo: Santa Rosa de Viterbo (1233 – 1251), quien predicó tenazmente contra los cátaros (incitados por Federico II contra el Papa) y los gibelinos, y animó a los habitantes de Viterbo a resistir contra el asalto del ejército germánico de Federico II.

Tras el fallido asedio de Federico II, Viterbo iniciará una política partidaria del poder Papal que se prolongará durante siglos. Viterbo es elegida como sede papal, siendo el escenario de las elecciones papales. En 1268, tras la muerte del Papa Clemente IV, los cardenales se reunieron en Viterbo para la elección de un nuevo Papa. Sin embargo, tras inútiles reuniones que se prolongaron durante 20 meses, los cardenales no eran capaces de llegar a un acuerdo. La situación de estancamiento llegó a tal extremo que los ciudadanos de Viterbo encerraron a los cardenales en la sala de elección (clausi cum clave), racionándoles a pan y agua y destrozando la techumbre del palacio episcopal para que sufrieran las inclemencias metereológicas, con el fin de que tomaran una decisión. Acuciados por la situación, los quince cardenales decidieron nombrar como Papa a Teobaldo Visconti, futuro Gregorio X. Ante la efectividad de la “clausura”, Gregorio X realizó una nueva regulación para la elección papal mediante la constitución Ubi periculum maius, que establecía el sistema de cónclave: los cardenales quedaban encerrados diez días después de la muerte del papa, recibiendo una cantidad de alimentos que disminuiría progresivamente, hasta que lograran la elección.

Viterbo - Plano

Entre 1261 y 1281, se realizaron cinco cónclaves en la ciudad de Viterbo. En el último de estos cónclaves, Carlos de Anjou intervino en la elección papal mandando encarcelar a dos influyentes cardenales italianos acusados de entorpecer la elección.  Con ello provocó la elección de un papa francés, su protegido Simón de Brie, entronizado con el nombre de Martín IV. Como consecuencia de todo el episodio, se lanzó un interdicto sobre Viterbo, por lo que los papas evitaron la ciudad durante años. Se cierra así uno de los periodos más florecientes de la ciudad. La estancia de la Curia papal en Viterbo permitió que la ciudad alcanzase su  máximo esplendor, tanto económico, convirtiéndose en un importante núcleo de comunicaciones, como arquitectónico, con las construcciones de edificios públicos, torres, iglesias, etc.

Sin la presencia papal, la ciudad cae en manos de la familia Di Vico, y poco a poco fue perdiendo su importancia. En el siglo XVI, la ciudad conoció un nuevo, aunque breve, periodo de fervor cultural y espiritual con la presencia del cardenal Reginald Pole, que reunió en Viterbo su célebre círculo artístico, a cuyas reuniones intervino a menudo Miguel Ángel. Entre los siglos XIII y XVI, Viterbo fue sede de una importante comunidad hebrea, hasta el decreto de expulsión de 1569.

Desde finales del siglo XVI, la ciudad de Viterbo entrará en un periodo de escasa vitalidad económica y cultural, siguiendo las vicisitudes de los Estados Pontíficios.

Con la Unificación de Italia, casi todo el Lacio se agrega a la provincia de Roma y Viterbo perdió la calificación de capital, siendo restituida en 1927 con el reordenamiento de las circunscripciones provinciales realizado por Benito Mussolini.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad fue sede de un comando alemán, por lo que fue muy bombardeada por la aviación aliada. Esto produjo la muerte de muchos civiles y la destrucción de varias zonas del centro histórico y de los territorios vecinos.

. IGLESIA DE SAN SIXTO.
(Siglos XI-XIII-XVI)

Localización

Las primeras noticias sobre la Iglesia de San Sixto se remontan al año 1068 cuando el obispo de Toscana dio permiso a un grupo de monjes agustinianos para establecerse en una iglesia en Vico Quinzano, dedicada a la Santísima Trinidad, la Virgen y a los Santos Marcos y Sixto. Inicialmente dedicada al evangelista Marcos, la iglesia fue posteriormente dedicada a San Sixto, probablemente en homenaje al Papa Sixto II (257-258), cuyo diácono fue San Lorenzo. El culto a éste último estaba muy difundido en Viterbo, estando la propia catedral de la ciudad dedicada a él.

El modesto edificio originario, construido probablemente durante la erección de las murallas de la ciudad en 1095, presentaba una planta basilical con tres naves que terminaban en un solo ábside. Las naves estaban estructuradas en dos filas de columnas con éntasis muy marcada y que sostenían arcos de medio punto adornados con vigorosas nervaduras.

A principios del siglo XIII, la planta primitiva fue notablemente ampliada, con la prolongación de las naves, la creación de un coro en un plano elevado respecto de la zona presbiteral mediante unos escalones y la reconstrucción de los tres ábsides semicirculares. El coro, que contrasta con la sencillez de las naves, se caracteriza por un marcado desarrollo ascendente exaltado por las bóvedas de medio cañón y por dos monumentales pilares, que representan una verdadera novedad tecnológica. Es posible ver en este elemento una influencia de la arquitectura gótico-cisterciense, expresada también en la decoración arquitectónica con refinados capiteles y en los dos púlpitos situados a mitad de la escalera del coro.

Viterbo - Iglesia de San Sixto - Planta y sección

En el exterior, se pueden apreciar elementos de estilo lombardo, utilizados también de manera profusa en las construcciones románicas de la zona, como por ejemplo en la forma de la fachada, en la sencilla pero efectiva decoración escultórica, etc. El edificio está flanqueado por dos torres campanarios, una perteneciente a la fase incial de construcción en el siglo XI, muy sencilla, desprovista de ornamentación y aligerada con huecos de tres vanos, mientras que la otra torre, embebida en las murallas, fue erigida como torreón de defensa y no fue utilizada como campanario hasta una fecha posterior.

En la segunda mitad del siglo XIII, una cuarta nave se añadió, que en la actualidad se aprecia en el espacio ocupado por un patio vallado. En el siglo XVI, el cardenal Alejandro Farnesio realizó un importante proyecto de restauración, durante el cual, la parte anterior del edificio fue completamente reconstruida, perdiéndose algunos elementos como los arcos ciegos que decoraban la fachada.

Viterbo - Iglesia de San Sixto

Ya desde el siglo XIII, el complejo adquirió una mayor importancia, debido al hecho de que la iglesia fue elevada a la categoría de parroquia, con derecho de oficiar bautizos, y posteriormente colegiata (iglesia que disponía de un colegio de clérigos). El prestigio creció aún más cuando junto al complejo se edificó un palacio, denominado “Palacio de San Sixto”, en el que se alojaron importantes personalidades políticas y religiosas.

Los daños provocados a la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial, afectaron seriamente al complejo, especialmente la cripta que se desarrolla bajo el coro. Esta área subterránea estaba compuesta de una sala rectangular con un ábside, articulada con  grandes pilares realizados en piedra de peperino y cubierta con una bóveda de cañón, constituyendo un ejemplo atípico en la arquitectura de la zona.

. FONTANA GRANDE.

Localización

El agua que emerge de los diversos surtidores de la antigua fuente de Sepale procede de una galería subterránea de época etrusca, que se encuentra cerca de las murallas de la ciudad y que es transportada a través de conductos romanos y posteriormente medievales.

Su construcción se comenzó en el año 1206, aunque no fue hasta el año 1279 cuando las obras terminaron, tal y como atestigua la inscripción puesta en el segundo vaso de la fuente. Obras de restauración y pequeñas integraciones (como los pináculos en los que se inscribe FAVL) le han dado el aspecto que presenta en la actualidad.

Valeriano, el artista que la ideó, supo fundir en un conjunto coherente, la sólida fuerza del románico con el énfasis de las vivaces líneas góticas.

Viterbo - Plaza de la Fuente Grande

. PALACIO DE LOS PRIORES.

Localización

El Palacio de los Priores cierra el lado nor-occidental de la Plaza del Prebiscito, antiguamente conocida como “Piazza del Comune”, abierta en el siglo XIII y convertida desde entonces en el verdadero centro social e institucional de la ciudad. Después de que Viterbo se convirtiese en sede del Papado y se realizaran los primeros cónclaves, fue necesario dotar a la ciudad de diversos edificios, como un Palacio que se situase en la plaza principal. Diversos edificios fueron adquiridos y se procedió a las obras de demolición de los pórticos del gran cementerio que se encontraba ante la Iglesia de Sant’Angelo in Spatha, junto con otros edificios para ampliar la Plaza y comenzar la construcción del Palacio.

Viterbo - Palacio de los Priores - Planta y alzado

En el año 1264 se erigió el primer nivel del Palacio. El nivel superior fue añadido en el siguiente siglo, mientras que la fachada y el pórtico inferior fueron iniciados en la segunda mitad del siglo XV por el Papa Sixto IV (1474-1484) de la familia Della Rovere. 

En su origen el Palacio estaba destinado a ser la residencia del gobernador papal, pero en 1510, cuando las ampliaciones de Sixto IV aún no habían sido finalizadas, el Gobernador del Patrimonio expulsó a los priores de su palacio y ejerció su poder para instalarse en el Palacio y acelerar las obras. A finales de ese mismo siglo se terminó la nueva capilla, contigua a la Sala del Consejo, y se comenzó la decoración pictórica de las salas de este gran edificio.

Viterbo - Palacio de los Priores

Los notables resultados obtenidos en el Palacio de los Priores de Viterbo reflejan un importante momento de esplendor de la ciudad con un elevado desarrollo socio-cultural, en gran parte debido a la iniciativa del poderoso cardenal Alejandro Farnesio, futuro Papa Pablo III (1534-1549). En este mismo periodo se reabrió la universidad, se restauraron las termas, se construyó el Hospital, se erigió la “Fonte della Rocca” y se inauguró la nueva carretera Farnesiana.

En el siglo XVII se construyó el espléndido patio interior del Palacio, caracterizado por su armoniosa y elegante arcada y por la fuente con leones, puesto que el león es el símbolo de la ciudad, y también se finalizó toda la decoración interior.

El Palacio está compuesto por dos grandes bloques unidos por un arco. Ambos bloques se proyectaron a mediados del siglo XIII, denominándose uno como “de los Oficiales”, sede de la Podestà, y el otro “del Comune” que era la Residencia de los Priores. Las formas del exterior se deben a las obras realizadas en el palacio durante el siglo XV: la fachada, con una marcada horizontal, se aligera por el pórtico del piso inferior, y presenta en su centro el escudo de armas Sixtino, con el roble y la tiara papal. También aparece el nombre de Sixto IV en el arquitrabe de las ventanas de cruz Güelfa que proporcionan luz al primer piso y en los arquitrabes de las puertas de los vestíbulos interiores.

A finales del siglo XVI, cuando el Palacio ya había adquirido su definitiva apariencia, se procedió a la realización de la decoración pictórica, partiendo de la Sala Regia. Aquí, se representaron personajes ligados a la historia de la ciudad y de la mitología, encuadrados por marcos pintados. También destacan por su considerable valor los emblemáticos frescos del techo, dominados por los treinta y tres castillos bajo el dominio de Viterbo, distribuidos por dieciséis pinturas recuadradas. En la llamada “Sala de la Madonna”, destaca un ciclo pictórico compuesto por una serie de episodios que representan la historia del vecino Santuario de la Madonna de la Quercia.

. IGLESIA DE SANT’ANGELO IN SPATHA.

Localización

La Iglesia de Sant’Angelo in Spatha cierra uno de los lados de la Plaza del Plebiscito, en la que desde el siglo XIII se situaron las principales sedes administrativas. Los retoques de campana avisaban a los miembros del Consejo Municipal a congregarse.

La iglesia tiene orígenes muy antiguos. Fue probablemente la iglesia de Vico Biterbo, el municipio que precedió a la formación de la ciudad. Su fundación se remonta a un periodo comprendido entre 1078 y 1088, cuando se erigió en estilo típicamente románico. La planta primitiva de la iglesia correspondía a la tipología basilical con tres naves y sus ábsides, siguiendo el esquema arquitectónico difundido en el centro-meridional de Italia durante el siglo XI. De esta fase tan solo se ha conservado el muro que se encuentra en Via di Sant’Angelo, sobre el que posteriormente se abrieron cinco ventanas de medio punto y un portal coronado por una luneta con frescos decorativos.

Viterbo - Iglesia de Sant'Angelo in Spatha - Planta

En 1092 la importancia de la iglesia aumentó, con la elevación a Colegiata. En 1145 volvió a ser consagrada tras unas obras de restauración promovidas por el papa Eugenio III (1145-1153), que por un tiempo residió en la ciudad.

En el siglo XIII, la posición eminente de la iglesia de Sant Angelo se confirmó, debido en parte a la presencia de la platea sancti Angeli, un gran cementerio que precedía al edificio. Sin embargo, este cementerio fue destruido para que se construyesen algunos edificios públicos.

Viterbo - Iglesia de Sant'Angelo in Spatha

La fachada original, simple y sencilla, caracterizada por las líneas nítidas y cristalinas del lenguaje arquitectónico románico, se derrumbó en 1549 junto con el campanario situado en el lado derecho de la fachada. Las nuevas obras de restauración del siglo XVI fueron terminadas en 1560, en tiempos de Pío IV (1559-1565). El escudo de armas de la familia Medici, en honor al Papa Pío IV,  se esculpió en la fachada junto con el león, emblema de la ciudad, y junto con el escudo de armas de la familia Piccolomini, que contribuyó en la financiación de la reconstrucción de la iglesia.

Viterbo - Iglesia de Sant'Angelo in Spatha - Fachada

En la actualidad, el interior se muestra con una sola nave rectangular, aunque aún conserva los tres ábsides que delimitan la zona presbiteral. El interior fue radicalmente transformado durante la primera mitad del siglo XVIII.

La iglesia conserva algunas obras de arte de especial importancia como la tabla con la representación de la Virgen con el niño, que forma parte del panel central de un tríptico del siglo XIV que se dispone en una de sus capillas y que se debe al pintor Andrea di Giovanni; un crucifijo, también del siglo XIV; la pintura Virgen con el niño y santos, situada sobre el altar mayor y que fue realizada por Filippo Caparozzi.

En su interior también se encuentra el sepulcro de la llamada Bella Galliana, una joven mujer de Viterbo, cuya belleza física, según la leyenda, era tan grande como su rectitud moral. El elemento arquitectónico más importante del monumento es el sarcófago de estilo clásico, adornado con un altorrelieve que representa la caza de un jabalí, copia de un original romano del siglo III (el original se conserva en el Museo Civico de la ciudad). Dos lápidas con inscripciones en latín y situadas sobre la tumba, conmemoran la sepultura de la joven, que tuvo lugar en el año 1138.

Viterbo - Iglesia de Sant'Angelo in Spatha - Detalle Sarcófago de la Bella Galliana

. IGLESIA DE SAN SILVESTRE.
(Desde el siglo XI al XX)

Localización

La pequeña Iglesia de San Silvestre, de la que se tienen noticias del año 1080, fue erigida sobre la antigua “Piazza del Mercato”, es decir, en el lugar que por mucho tiempo fue el centro de la vida ciudadana. Cuando en la segunda mitad del siglo XIII el Palacio de los Priores y el de la Podestà fueron transferidos a la actual “Piazza del Plebiscito”, la iglesia se convirtió en una parroquia de importancia secundaria, superada por la cercana Catedral de San Lorenzo y por la prestigiosa Iglesia de Santa Maria Nuova.

Se realizaron numerosas obras sobre la estructura original románica de la iglesia, siguiendo las diferentes órdenes religiosas que se establecieron aquí, incluyendo la prestigiosa presencia de los Jesuitas en 1622. Sin embargo, la Orden de San Ignacio permaneció tan solo un año, seguida en 1630 por la orden de los Carmelitas Descalzos, que se quedaron por casi una década.

Viterbo - Iglesia de San Silvestre - Plano y alzado

A partir de 1643 la Iglesia se convirtió en la sede de la Confraternidad del Santísimo Nombre de Jesús, fundada un siglo antes con la intención de asistir los enfermos del hospital. El símbolo de la Confraternidad era el monograma de San Bernardino “I H S”, dentro de una rueda (muy parecido al emblema de los Jesuitas), que como tal fue esculpido en la entrada principal de la iglesia junto a los tres símbolos del Hospital municipal y a la fecha de 1749.

Hasta el año 1825, los Hermanos de la Penitencia que residían en el vecino Palacio Di Vico, oficiaron en este templo, comúnmente llamado como la Iglesia de Jesús. Tras un periodo de abandono y el derrumbamiento de algunos edificios adosados a la parte posterior de la iglesia, en 1987 el pequeño templo fue restaurado y asignado a la Confraternidad de los Caballeros y Damas de la Orden ecuestre del Santo Sepulcro, con sede en Viterbo.

Las sencillas líneas románicas de la estructura original del siglo XI se aprecian en la actualidad en la fachada a dos aguas enteramente realizada en bloques de piedra de peperino, coronada con una esbelto campanario decorado con frisos de mármol de épocas anteriores.  En la parte superior se disponen dos arcaicos leones agazapados, que probablemente pertenecieron a un antiguo pórtico avanzado.

Viterbo - Iglesia de San Silvestre - Vista

De características similares se estructura el interior de la iglesia, definida en la parte posterior por un pequeño ábside, iluminada con dos ventanas en cada pared lateral y cubierta por una techumbre de madera. El ábside flanqueado por dos entradas simétricas que conducen a las estancias de la Sacristía, está decorado con un fresco del siglo XVI que representa el episodio de Noli me tangere entre las figuras de San Andrés San Silvestre, y en la parte superior la figura del Creador en el interior de una mandorla mística y flanqueado por ángeles músicos. Estos frescos fueron encargados por la Corporación de los Hortelanos, que tuvieron su sede en la iglesia entre 1416 y 1642. Con esta decoración se intentaba recordar a través de la figura del Apóstol pescador, la Iglesia de San Andrés en Pianoscarano donde tuvo origen la Corporación, y de homenajear a San Silvestre, Santo de la segunda sede.

En la pared del fondo existen dos inscripciones. Una, en Latín, narra la Crónica de Matthew de Westminster y la otra, en lengua vulgar, el canto XII del Infierno de la Divina comedia de Dante. En este canto se hace referencia al cruento episodio ocurrido en 1271, cuando Guido y Simón de Monfort mataron a Enrique de Cornualles en el altar mayor de la Iglesia de San Silvestre.

La Iglesia de San Silvestre se encuentra en la Plaza de Jesús, donde se dispone la fuente reconstruida a principios del siglo XX con materiales de épocas distintas, traídas de la fuente ya existente en San Domenico. Inspirada por otras fuentes de Viterbo de vasos superpuestos, la Fuente de Jesús está compuesta de un pilar que emerge de un vaso con paramentos lisos, caracterizado en la parte superior por la cabeza de leones, alternados con prótomos de animales domésticos.

Viterbo - Fuente de la Plaza de Jesús

. TORRE DEL BORGOGNONE.
(Siglos XI-XIII)

Localización

A partir de la segunda mitad del siglo XI, se erigieron numerosas torres en Viterbo. Embebidas en complejos edilicios o de forma aislada, las torres se convirtieron en elementos de gran importancia en la arquitectura civil urbana. En un principio tuvieron una función únicamente defensiva, elevándose por encima de los barrios en expansión que  empezaron a formarse en torno al núcleo originario de la ciudad. Particularmente numerosas fueron las que se construyeron en el barrio de San Pellegrino, ya que en esta zona, fuer de la fortaleza del castillo, necesitaba de una mayor protección.

Las construcciones de torres comenzaron sin embargo a a asumir una importancia creciente en los siglos posteriores, especialmente en el siglo XIII, como se evidencia por las estatuas ciudadanas de mediados del siglo XIII. Pese a los cambios socio-políticos que tuvieron lugar en los sucesivos siglos, con el resultante abandono parcial o completa destrucción de algunas torres, muchas de ellas sobrevivieron siendo reutilizadas como un elemento integrante de las casas cercanas a ellas.

En la Istoria della Città di Viterbo publicada en 1742, Bussi narra la existencia de más de ciento noventa y siete torres, aunque el Catastro Gregoriano de 1820 menciona solamente diez. En la actualidad se conservan cuarenta, todas ellas siguiendo  siguiendo la misma técnica constructiva, los mismos materiales (piedra de peperino) y la misma planta cuadrada (tan solo dos presentan planta rectangular).

Viterbo - Torre del Borgognone - Planta y sección

En estas torres existe una clara evolución desde una estructura defensiva a la casa-torre, en el que la ampliación de las estancias interiores permitieron la fusión de las dos funciones. Tal unión hizo de la torre un verdadero símbolo del estatus del poder y del prestigio de la familia.

La  Torre del Borgognone se menciona a menudo en las crónicas locales aunque de la familia que poseía la torre, procedente de Borgoña, se desconocen sus orígenes. La importancia de la torre es evidente por el hecho de que en su base está señalada la longitud del pie de un tal Angelo Borgognone, utilizada por el concejo municipal como unidad para medir. Otra indicación del prestigio de la torre estriba en una Crónica de 1230 que narra que cuando los habitantes de Viterbo derrotaron a Toscanella, las llaves de la ciudad fueron colgadas de la Torre de Galino Borgognone.

La Torre se disponía frente al Pórtico donde se administraba justicia. En la actualidad, tres de sus caras se muestran exentas y está funcionalmente integrada con el edificio colindante. La Torre se eleva sobre la antigua “Plaza del Mercado”, (posteriormente denominada Piazza de San Silvester y en la actualidad Piazza del Gesù), que durante muchos siglos fue el centro de la vida ciudadana.

Aunque no se puede establecer una fecha concreta de la construcción de la torre, al menos se pueden distinguir tres fases constructivas distintas en la fachada exterior, al igual que obras de restauración más recientes. La distinción de las diferentes capas es más clara en la fachada que da sobre la plaza con dos estrechas aberturas y una ventana en su sección intermedia de época moderna.

Viterbo - Torre del Borgognone

En la fachada situada sobre la Via di San Lorenzo se puede ver una clara influencia de la reconstrucción, especialmente alrededor de las dos ventanas; un arco en bloques de piedra peperino alternados con ladrillos se construyeron en la parte inferior. La parte superior de la Torre fue añadido en una época posterior como se aprecia por la forma en la que las piedras fueron cortadas. La estructura se divide en seis pisos, dos de los cuales posee techos de madera, y los otros cuatro con bóvedas de cañón. Las paredes presentan los típicos mechinales, comunes en todas las torres medievales, que en línea con la doble función de arquitectura residencial y de arquitectura defensiva, servían para sostener tablones de madera desmontables para improvisadas escaleras, tanto para propósitos militares como para una función más cotidiana.

. PLAZA DE LA MUERTE.
(Siglo XIII)

Localización

Las dimensiones urbanísticas de la Piazza della Morte es típicamente medieval, en la que forman parte varios edificios (Iglesia de Santo Tomás, Logia de Santo Tomás, el Monasterio de San Bernardino) y por una fuente.

El espacio estaba delimitado por un lado por el pequeño templo fundado en 1107 en Vico Biterbo, del cual sólo han quedado algunos restos en el muro perimetral del actual “Oratorio de la Muerte”. Un siglo después se fundó la Iglesia que pertenecía a la Abadía de San Martín de Ciminio, que en la segunda mitad del siglo XVI se convirtió en la sede de la “Confraternità dell’Orazione e Morte”, tras lo cual, la plaza recibió su nombre. En 1616 se añadió una nueva fachada a la iglesia, cubriendo en su totalidad la original fachada románica.

Junto a la iglesia se encuentra la llamada Logia de San Tomás, edificio del siglo XIII y con formas románicas. Su elemento más característico está formado por grandes arcos sobre pilares que definen el piso inferior. Los dos pisos superiores están estructurado con aberturas formados por dos arcos que presentan un intradós con diversas decoraciones, y que aligeran el paramento y enriquecen la sobria mampostería. En una de las columnas aparece un emblema con un lirio y una hoz, símbolos de la familia gibelina de los Tignosi, que hizo erigir la logia como lugar para la reunión de los habitantes de la ciudad, por lo que el lugar era conocido como la Logia del Tignoso. El palacio de la parte superior fue edificado en un periodo posterior, probablemente por los monjes cistercienses de San Martin de Ciminio, que en esa época les fue concedida la vecina iglesia.

Viterbo - Logia de Santo Tomás

Cerca de la plaza, en la segunda mitad del siglo XV, se construyó el complejo monástico de San Bernardino de Siena, que tuvo gran importancia incluso más allá del ámbito de Viterbo. Tanto la iglesia como el convento sufrieron importantes intervenciones, aunque gran parte se perdió durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Al finalizar la guerra, la iglesia fue dedicada a Santa Jacinta y se reconstruyó según el proyecto de Rodolfo Salcini, convirtiéndose en el primer edificio moderno en construirse en Viterbo desde mediados del siglo XIII. Este proyecto, se atiene, al menos en la fachada, al lenguaje medieval de Viterbo.

Viterbo - Claustro del monasterio San Bernardino

Sin embargo, lo más característico de la plaza es la fuente, compuesta de un elemento fusiforme o en forma de huso, común en muchas fuentes medievales de Viterbo. Cuando la vida en las ciudades volvió a florecer, a principios del siglo XIII, las fuentes ocuparon un papel importante dentro del contexto de obras públicas, y de hecho existe una mayor concentración de fuentes en la región del Lacio que en otras partes de Italia. La fuente fusiforme tuvo una extensa difusión, siendo muy popular en el tiempo en la ciudad y sus alrededores hasta el punto de convertirse en una parte esencial de la decoración urbana. Este forma se caracteriza por estar coronado de manera particular con flores, en el que algunos historiadores han querido reconocer una influencia de elementos decorativos etruscos.

Viterbo - Fuente de la Muerte - Plano y vista

La Fuente de la Muerte, realizada hacia la mitad del siglo XIII, e una de las fuentes más antiguas de la ciudad. Está formada por un vaso circular con un parapeto adornado con piedras lisas, en un motivo claramente romano. En el centro del vaso inferior emerge una columna que soporta el elemento central de la fuente y que está decorado con dos figuras de leones con surtidores de donde sale agua. El elemento central está compuesto por una figura poligonal con decoraciones de motivos vegetales en bajorrelieve y está coronado con una masa escultórica de grandes hojas estilizadas y una piña, elemento muy común en las fuentes de este tipo. Es probable que este elemento fuese una alusión a la primera Basílica del Vaticano (que caracterizaba el vaso de la fuente del cuadripórtico que se erguía ante la iglesia de San Pedro) y por tanto una alusión a la función purificadora del agua.

Viterbo - Fuente de la Muerte

. PALACIO FARNESIO.
(Siglo XIII)

Localización

El Palacio Farnesio se encuentra en una posición privilegiada, a la derecha del Ponte del Duomo, un antiguo paso elevado para caballos construido sobre bloques de época etrusca que tenía la función de unir la ciudad al castillo.

Documentos con fecha de 1278 establecen que el edificio, construido frente al bloque del Ospedale Grande degli Infermi, perteneció a la familia gibelina de los Tignosi, que ya poseía otro grupo de casas que se extendían desde el Ponte del Duomo hasta la Catedral.

Viterbo - Palacio Farnese

No obstante, el Palacio se asocia en la actualidad con la familia Farnesio. En 1431 Ranuccio Farnesio, tesorero de la Iglesia, obtuvo la custodia de la ciudad de Viterbo, con el encargo de defenderla de los ataques de Fortrebraccio y Giacomo de Vico. Por ello, fue nombrado ciudadano de Viterbo y según los estatutos municipales, obligado a adquirir una casa. De la posterior unión de Pier Luigi Farnesio con Giovannella Gaetani, nació en Canino (provincia de Viterbo y lugar donde la poderosa familia poseía muchas tierras), Alejandro, el futuro Papa Pablo III (1534-1549). El Cardenal Alejandro Farnesio, antes de ser Papa, habitó en este palacio de Viterbo junto con su bellísima hermana Giulia,  favorita del papa Alejandro VI de Borgia (1492 – 1503). Posteriormente, Alejandro elegiría esta ciudad como su “patria predilecta”.

El primer núcleo del edificio, reconocible por el uso de bloques de piedra peperino con un patio interior, se caracteriza por tener elementos en estilo de fuerte influencia gótica, introducidos en Viterbo durante la segunda mitad del siglo XIII (a través de la construcción de la vecina Abadía de San Martín de Ciminio), mezclándose con el imperante estilo románico. El patio, en particular, definido por un arco rebajado, balcones adornados con elegantes formas en piedra y por una sólida escalera, sostenida por una arcada, que conecta con el piso inferior, recuerda a una versión interior del típico “profferlo” de Viterbo, elemento que caracterizó la arquitectura del siglo XIII en el distrito y que se ha convertido en uno de los componentes más distinguidos.

Viterbo - Palacio Farnese - Detalles

La fachada que se dispone en orientación este, hacia la Piazza Nuova (el área en frente del puente), se construyó en un estilo basado en incipientes modelos renacentistas construidos en Florencia entre finales del siglo XIV y principios del siglo XV.  La influencia toscana de los palacios florentinos se aprecia en las ventanas de tres huecos del primer piso, en las cornisas planas que encuadran las aberturas de las ventanas ornamentados en el centro con una luneta ornamentada con el lirio, emblema de los Farnesio.

El segundo nivel también se estructura con cuatro aberturas compuestos de dos arcos con una ornamentación que recuerda a la de la famosa logia del vecino Palacio Papal y a la Casa de Pagnota.

Poco después de 1520, el pequeño edificio quedó en un estado de total abandono, debido a que el Cardenal cambió su residencia al Palacio de San Sixto, que se había convertido en la residencia de todas las personalidades políticas y religiosas. En 1561, el edificio fue cedido a Ludovico Chigi, quien hizo construir un muro y una especie de partición en la fachada sobre la Via di San Lorenzo.

El aspecto actual del palacio se debe a las obras de restauración promovidas por la Administración hospitalaria de la ciudad, cuyas oficinas ocupan en la actualidad el edificio.

. LA MURALLA ETRUSCA DE LA COLINA DE LA CATEDRAL.

A la entrada de la Plaza de la Catedral se encuentra parte de un muro compuesto de sillares de gran tamaño, bien escuadrados y que sirven de base del Seminario Arzobispal y del Antiguo Hospital de los Enfermos. Se trata de los restos que se conservan de la muralla que se levantó para proteger un asentamiento etrusco, identificado por algunos historiadores como Surina, Surna Surrena.

La  colina sobre la que se asienta la catedral, era un lugar idóneo para la creación de un asentamiento en el periodo etrusco puesto que su posición permitía buenas vistas sobre el valle y por lo tanto fácil de defender.

En el periodo romano, sin embargo, la población se desplazó desde esta colina a un nuevo asentamiento conocido como Sorrina Nova situado en Riello, cerca de las termas de Bullicame (a unos tres kilómetros de la colina de la Catedral). Varios autores como Gamurrini, Gargana, Signorelli o Schneider, han contribuido en la documentación de la historia de esta ciudad, aunque son las inscripciones romanas las que proporcionan la información más importante sobre Sorrina Nova.

. CASA DE VALENTINO DELLA PAGNOTTA.
(Siglo XIII – XX)

Localización

La casa identificada con el nombre de Valentino della Panotta, Prior en 1458, es uno de los pintorescos testimonios medievales de la ciudad y un espléndido ejemplo de la arquitectura civil de Viterbo del siglo XIII. El palacete, caracterizado por la armonía de las proporciones y por su plasticidad arquitectónica, se encuentra en una posición privilegiada sobre la plaza en la que se dispone el famoso Palacio Papal y la Catedral de San Lorenzo.

La construcción, con una planta típicamente románica, está adornada con magníficos detalles de la arquitectura gótica, introducidos en Viterbo a  principios del siglo XIII con la fundación de la vecina abadía de San Martín de Ciminio. Los nuevos dictados arquitectónicos formulados en Borgoña, cuna de la orden Cisterciense, se instauraron en la ciudad, mezclándose con el arte románico local, ya influenciado por el lenguaje arquitectónico lombardo. Nació así un estilo específico de Viterbo, animado por una interpretación local de la arquitectura cisterciense y de las formas decorativas góticas.

Viterbo - Casa Valentino della Pagnotta

La “Casa della Pagnotta” muestra múltiples elementos en común con la “Casa degli Alessandri”, construida en la misma época en el barrio de San Pellegrino, como el uso del arco rebajado que caracteriza el piso inferior o de la ornamentación escultórica. Uno de los aspectos más destacado del palacete, que se desarrolla en dos niveles, se encuentra en las dos grandes arcadas abiertas sobre la fachada que da hacia la plaza. Los arcos se apoyan sobre capiteles, finamente esculpidos, cuyos elementos vegetales recuerdan a la exquisita producción escultórica de los canteros cistercienses de la región del Lacio.

El segundo nivel está estructurado por dos ventanas cuyos motivos ornamentales y lenguaje dialoga con la Logia Papal y con el Palacio Papal de la misma plaza. Todos estos edificios fueron construidos en la misma época, cuando Viterbo gozó de su mayor expansión arquitectónica, vinculado con el  prestigio dado por los pontífices cuando la eligieron como su residencia.

Viterbo - Casa Valentino della Pagnotta - Alzado

La apertura de la casa sobre el espacio abierto de la plaza y los elementos decorativos, influirán a otras construcciones de la ciudad del mismo periodo, como las que se construirán en el barrio de San Pellegrino.

Tras los daños ocasionados por los bombardeos acaecidos en 1944, la Casa della Pagnotta ha sufrido numerosas obras de restauración, tal y como se puede apreciar de manera más notable en la parte superior del edificio.

. CATEDRAL DE SAN LORENZO.
(Siglos XII – XIII – XVI)

Localización

La Catedral, dedicada a San Lorenzo, fue edificada en el siglo XII en estilo románico, sobre el mismo lugar que ocupaba una antigua parroquia, cuya existencia ya fue documentada en el año 850. En 1181 fue reconocida como iglesia principal de Viterbo y de la región Tuscia por el papa Alejandro III (1159-1181), para obtener tan sólo unos años después la concesión oficial de cátedra obispal.

Hacia la mitad del siglo XIII, la catedral adquirió aún mayor importancia gracias a la presencia de los Papas en Viterbo, residentes del Palacio Papal y que hicieron de la Catedral el escenario de acontecimientos religiosos y políticos, como la coronación de siete Papas.

El templo fue erigido con planta basilical de tres naves terminadas con ábsides, sobresaliendo considerablemente el ábside central respecto de los ábsides laterales. A esta planta, de clara matriz románica, se le añadió el transepto en 1192, de una altura menor respecto a la nave central. El espacio interior, armónico y monumental, está estructurado por dos filas de arcos con capiteles de piedra peperino ricamente esculpidos que constituyen un elemento de gran belleza realizado por maestros locales que reinterpretaron de una manera personal las lecciones de los maestros nórdicos presentes en Viterbo desde finales del siglo XI.

Viterbo - Catedral de San Lorenzo

El campanario fue construido a finales del siglo XIII en un estilo ya fundamentalmente gótico, estructurado por cuatro niveles con dobles huecos, y con claras influencias de las iglesias toscanas que utilizan dos piedras distintas para crear un efecto de bicromía. La cúspide fue añadida a mitad del siglo XV.

La planta primitiva de la Catedral fue profundamente alterada con las intervenciones posteriores, que eliminaron en parte la nítida articulación de las líneas románicas y destruyó completamente la fachada original decorada con tres rosetones (uno de los cuales fue trasladado al lateral derecho de la iglesia y otro fue utilizado en el muro del Palacio Papal). La fachada actual, aligerada por tres óculos dispuestos en simetría, es el resultado de la total reconstrucción efectuada en 1570. El techo fue reemplazado en época de de Papa Pío II (1458 – 1464), mientras que posteriormente se fueron construyendo las capillas a lo largo del muro perimetral, imitando los modelos renacentistas de Brunelleschi. Tras las restauraciones del siglo XX, algunas capillas fueron cerradas a la nave central, quedando tan solo abiertas las capillas de Santa Lucía y las de San Valentín e Hilario.

Los mayores daños, sin embargo, se sucedieron durante la Segunda Guerra Mundial, tras la cual, la zona del altar tuvo que ser totalmente reconstruida, dejando tan solo uno de los ábsides semicirculares en su forma original.

El interior de la Catedral conserva algunas obras pictóricas interesantes como los frescos de los ábsides, de finales del siglo XIII, los frescos del siglo XIV en la parte izquierda de la entrada y los restos que se encuentran sobre la entrada del baptisterio. También destaca la tabla llamada Madonna della Carbonara, del siglo XII, la espléndida pila bautismal en mármol de Carrara realizada a finales del siglo XV por el maestro Francesco d’Ancona, el sarcófago del Papa Giovanni XXI (1276-1277), único Pontífice portugués, mencionado también por Dante en el Paraíso de la Divina Comedia, la tela sobre el altar mayor con la representación de San Lorenzo realizada por Giovan Francesco Romanelli en la primera mitad del siglo XVIII, y los diez recuadros que adornan las paredes de la nave central con episodios de la vida de San Lorenzo, obra del pintor romano Marco Benefial.

. PALACIO PAPAL.
(Siglo XIII)

Localización

A lo largo del siglo XIII las ciudades consolidaron su propio ordenamiento social y político y la planificación urbanística y arquitectónica se hizo cada vez más monumental.  La creciente consciencia del sentido de la comunidad y la renovada prosperidad económica hicieron que hubiese una mayor preocupación por los edificios públicos como signos de prestigio, construidos en dimensiones monumentales y en un estilo sofisticado, en una mezcla de las primeras tradiciones románicas con una nuevo estilo utilizado en la arquitectura cisterciense.  Este mismo cuidado se trasladó en la creación de espacios urbanos, diseñados para acompañar en perfecta armonía a los edificios religiosos y públicos. En tal contexto hay que situar el edificio del Palacio Papal de Viterbo, construido en el momento de máxima expansión arquitectónica de la ciudad, coincidiendo con la consideración de los Papas para su residencia.  A partir de 1257 se convirtió en sede de la Curia pontificia por voluntad de Alejandro IV (1254-1261).

En su construcción confluyeron principios constructivos recogidos de la arquitectura defensiva militar, de los palacios públicos y de las construcciones monásticas. El palacio está además ligado, en los elementos decorativos, a la vecina Abadía Cisterciense de San Martín de Ciminio.

El elemento más característico del Palacio Papal está formado por la apertura aérea sobre el espacio de la plaza y por los elegantes elementos escultóricos de estilo puramente gótica. Todo ello hace que el edificio sea un ejemplo excepcionalmente representativo de los edificios públicos de su época. El uso de aperturas sobre los espacios limítrofes mediante logias, pórticos y escaleras al aire libre, aligeran la solidez del conjunto y los pesados elementos de defensa, aunando de manera magistral la robustez del edificio con un gentil refinamiento.

Viterbo - Palacio Episcopal - Alzado

El conjunto comprende el núcleo más antiguo de la antigua residencia obispal y una serie de edificios  añadidos a partir del siglo XIII, en una agrupación sugestiva, y punto de fuga del espacio próximo.

La primera parte del edificio fue construida hacia el año 1255 para acomodar la Curia cuando Alejandro IV vino a la ciudad. El edificio que presenta almenas en su parte superior y la logia fueron realizados entre 1266 y 1267 por voluntad de Raniero Gatti y de su sucesor Andrea di Beraldo Gatti, como atestigua la inscripción situada sobre la entrada principal de la logia. El cuerpo principal del palacio está formado por la Gran Sala del Cónclave, iluminada por ventanas pareadas inscritas en arcos de medio punto, cuya ornamentación escultórica emerge con gran efecto pictórico sobre la sobria superficie en piedra de peperino. Esta compacta estructura, apoyada sobre una fuerte construcción contenedora de salas más pequeñas y cubiertas con arcos diafragma (donde se alojaban las tropas y cuerpos de guardia), está unida con el valle que se extiende a su alrededor a través de una ingeniosa serie de arcos rampantes y con la plaza mediante una escalera.

Viterbo - Palacio Episcopal - Vista desde el valle - Detalle de los arcos rampantes

En la logia superior se puede apreciar uno de los elementos más característicos y distintivos de esta arquitectura, disponiéndose sobre una gran bóveda. En un principio, toda la logia estaba rodeada por arcos trilobulados que se entrelazan y que se apoyan sobre esbeltas columnas con capiteles finamente esculpidos, un importante ejemplo en Viterbo de la asimilación del estilo gótico. Sin embargo, en la actualidad solo se conserva un lado, adornado con los emblemas de los Gatti, que se alternan con los leones que simbolizan a Viterbo y con el águila imperial con las llaves cruzadas y las dobles ínfulas papales, en un conjunto cuya plasticidad en su origen se incrementaba por el uso de colores vivos y que en la actualidad se han perdido.

El espacio de la logia, que en el momento de su construcción estaba cubierto, se completaba con una fuente central que recibe agua a través del acueducto del Capone (canalizado por Visconte Gatti), y a través de un pozo octagonal que atraviesa la bóveda inferior. La fuente, denominada fons papalis, fue erigida en 1268 junto con el acueducto que estaba destinado a abastecer el Palacio.

Viterbo - Palacio Episcopal - Vista desde la plaza

. PLAZA DE SAN PELLEGRINO.
(Siglo XIII)

Localización

Capital de la región de Tuscia desde principios de la Edad Media, Viterbo conserva grandes ejemplos de arte y de arquitectura medieval, entre los que destaca, además del célebre Palacio Papal, un conjunto de edificios que conforman una manzana completa conocido como el “Quartiere San Pellegrino”. En la zona existen construcciones civiles y torres unidas por pasarelas, todo ello en un estilo que caracterizó Viterbo a principios del siglo XIII por influencia de la Abadía de San Martin de Ciminio. El lenguaje constructivo cisterciense se unió al floreciente arte románico de la región, cultivado magistralmente por los maestros locales que habían sabido reinterpretar de una manera personal y pintoresca, el lenguaje lombardo.

Viterbo - Plaza San Pellegrino - Plano y vistas

El centro del barrio de San Pellegrino está formado por la plaza homónima y la Via di S. Pellegrino, de gran interés arquitectónico no solo por las casas, sino también por los sugestivos escenarios animados por numerosas torres. El edificio que se levanta al fondo de la plaza tiene dos niveles, cuyo primer piso tiene un pórtico con los típicos arcos apoyados en solidas columnas con capitales con volutas. El piso superior presenta tres pequeñas ventanas y se define al exterior por una vigorosa y artística cornisa de pequeñas puntas de diamante que, en cierta forma, es fundamentalmente románica, y que crea agradables efectos de claro oscuro que anima la sobriedad de la mampostería.

Viterbo - Plaza San Pellegrino

Todos los edificios se construyeron con la piedra local de peperino, una traquita volcánica, gris y compacta que se utilizó casi exclusivamente en Viterbo y en los Montes Ciminios.

Viterbo - Barrio San Pellegrino

En la plaza también se encuentra el palacio que en aquella época era propiedad de la poderosa familia güelfa Alessandri, que temporalmente fue expulsada de la ciudad a mediados del siglo XIII cuando los gibelinos se alzaron con el poder, tal y como se aprecia en los emblemas de muchos edificios del barrio. La torre y el palacio de los Alessandri son mencionados en el Estatuto de Viterbo de 1251 y en el del año siguiente. El edificio (actualmente sede de eventos culturales), vinculado a la casa adyacente mediante un arco y una pasarela, destaca en la fachada por un potente arco rebajado sobre el que se apoya el balcón. Los elementos escultóricos muestran un mayor acercamiento a los estilos góticos, reconocibles especialmente en la alternancia de vacíos y llenos y en las proporcionadas cornisas soportadas por esbeltas ménsulas.

La disposición urbanística del barrio, prácticamente el mismo que en su forma original, compuesto en su mayoría por edificios de uno o dos niveles, a menudo aligerados por el típico “profferlo” de Viterbo: una especie de logia que sobresale en la parte frontal de la casa y que conecta el primer piso con la calle a través de una escalera. Incluso en la actualidad, la composición y la articulada ornamentación de esta estructura hace que forme un conjunto decorativo de gran interés arquitectónico, aunque en el momento de su construcción tenía una función defensiva. El “profferlo”, de hecho, proporciona abrigo al espacio inferior que podía ser utilizado para actividades económicas a la vez que protegía la entrada de la casa.

Viterbo - Profferlo típico de la arqutiectura civil de la ciudad Viterbo - Profferlo típico de la arqutiectura civil de la ciudad

En la calle principal se encuentra la Iglesia dedicada a San Pellegrino, que antiguamente perteneció a la prestigiosa Abadía de Farfa. Junto con la iglesia, en una torre rectangular que se eleva majestuosamente sobre el Palacete de los Alessandri, se dispone el Museo del Sodalizio di S. Rosa, que recoge material procedente de la célebre festividad anual de la santa de Viterbo.

. IGLESIA DE SAN PELLEGRINO.
(Siglo XI-XIII-XIX-XX)

Localización

La Iglesia de San Pelegrino es el edificio principal del famoso barrio homónimo, a su vez verdadero emblema del pintoresco componente medieval de la ciudad. El pequeño templo se dispone sobre una antigua plaza, también llamada de S. Pellegrino, cerrando el lado contiguo al importante Palacete de los Alessandri. Las viviendas dentro del núcleo urbano del distrito han permanecido prácticamente inalterados, englobando edificios erigidos durante los siglos XII y XIII, cuya sobria mampostería de claro estilo románico, fue enriquecida y adornada con soluciones decorativas de incipiente estilo gótico.

La plaza es el más típico ejemplo de la arquitectura de Viterbo del siglo XIII, que se materializó en un espléndido conjunto de edificios construidos enteramente en peperino. El uso del mismo tipo de piedra en todo el conjunto fue un importante factor para dar a la plaza su aspecto final de armoniosa unidad, utilizándose la misma piedra para la pavimentación disponiéndose de forma ortogonal en la plaza y en espina de pez en las calles que confluyen en la misma.

La Iglesia de San Pellegrino es uno de los primeros edificios que se construyeron en la ciudad, siendo mencionada en el año 1045 como un lugar de adoracción bajo la jurisprudencia de la Abadía de San Martín de Ciminio y subordinada a los monjes de la poderosa Abadía de Farfa. La iglesia fue construida al mismo tiempo en el primer gran periodo de expansión urbanística en la ciudad (cuando la primera sección de las murallas de la ciudad se levantaron). Existen buenas razones para creer que mientras se embellecía y se añadían ampliaciones a los edificios de la zona durante el siglo XIII, la iglesia original también fue remodelada arquitectónicamente para adecuarse al nuevo lenguaje estilístico, con la intención de modernizar las formas en una clave claramente gótica. La nueva arquitectura introducida en Viterbo fue influencia de los monasterios cistercienses que tuvieron un papel de gran importancia en la religión y en la arquitectura de numerosas ciudades durante todo el siglo XIII. Los monjes procedentes de Francia, bajo el impulso del Papa Inocencio III (1198 – 1216), promocionaron a los más representativos canteros de la época, cuyo ejemplo está representado en la Abadía de San Martin de Ciminio.

Viterbo - Iglesia San Pellegrino

En el siglo XIX, la Iglesia sufrió grandes obras de restauración. En 1899, el obispo Antonio Maria Grasselli (que promovió significativos proyectos de restauración en muchas iglesias de la ciudad) encargó la reconstrucción de la fachada en un estilo neo-gótico que estuvo de moda durante la década de 1820. A pesar de las transformaciones realizadas durante las épocas renacentistas y barrocas, los edificios medievales constituían la mayor parte de las construcciones de la ciudad, adecuándose también a las intervenciones del siglo XIX.

Los graves daños acaecidos durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial hizo inevitable la reconstrucción de casi toda la Iglesia de San Pellegrino.

El alzado de la Iglesia de San Pelegrino con techo a doble vertiente, es un claro ejemplo del revival gótico y al renovado interés de la ciudad por la memoria medieval. Esta tendencia se manifiesta en San Pellegrino a través del perfil agudo de las ménsulas esculpidas, que modulan el rígido paramento y para encuadrar la entrada. Al mismo lenguaje se une también un rosetón que se dispone sobre la puerta de ingreso definida por esbeltas columnas con capiteles con volutas, de claro estilo gótico. De la construcción más antigua se conservan sólo algunos trazos de los muros laterales externos y un arco de medio punto que se encuentra sobre la entrada lateral.

TIRANDO DEL HILO… 

– El siglo XIII fue el siglo de mayor esplendor de Viterbo debido a que fue declarada sede de la Curia. La presencia papal impulsó la construcción de numerosos edificios y transformaciones importantes en la ciudad, proporcionando una época de gran prosperidad.

– A principios del siglo XIII se establece en Viterbo la Orden Cisterciense, construyendo muy cerca de la ciudad la Abadía de San Martin de Ciminio en un estilo claramente gótico. Esto va a causar un gran impacto y va a influir considerablemente en la arquitectura de la ciudad.

– La arquitectura construida en este periodo de esplendor se caracterizó por el uso de la piedra local de peperino y de un lenguaje arquitectónico específico de Viterbo originado por la combinación del estilo románico local con el estilo gótico introducido por las Ordenes Cistercienses.

– En la arquitectura civil, lo más característico es el uso del denominado “profferlo”: una logia que sobresale en la parte frontal de la casa y que conecta el primer piso con la calle a través de una escalera, proporcionando así un espacio cubierto a la entrada inferior que podía ser utilizado para actividades económicas.

– En 1268, cuando la reunión de los cardenales en Viterbo para la elección de un nuevo Papa se prolongó por más de 20 meses, los ciudadanos decidieron encerrarles bajo llave en el Palacio Papal, restringiendo el alimento a pan y agua, y destrozando el techo del palacio para que sufrieran las inclemencias del tiempo y así, forzar la situación para que tomaran una decisión.

– En el cónclave de 1281, la elección del Papa se vio alterada por la intervención de Carlos de Anjou que forzó la elección de su protegido, el francés Simón de Brie. Como consecuencia de este episodio, se lanzó un interdicto sobre Viterbo y la Curia abandonó la ciudad, lo que supuso el fin del periodo más floreciente de Viterbo.

BIBLIOGRAFÍA:

– “PROGETTO MIRABILIA”. Asociación cultural para la divulgación del patrimonio histórico artístico.

~ by lostonsite on 17 Julio, 2011.

Italia, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: