header image
 

Cuando se diseñó una ciudad para los muertos

NECRÓPOLIS DE LA BANDITACCIA
CERVETERI

Localización

La necrópolis de la Banditaccia es una necrópolis etrusca que se encuentra al noroeste de la ciudad de Cerveteri, en la provincia de Roma. Con sus casi 400 hectáreas de extensión, esta necrópolis es una de las más grandes que se han conservado. Los túmulos más antiguos pertenecen al periodo vilanoviano (siglo IX a. C.), mientras que los más recientes son de periodo etrusco (siglo III a. C.).

La necrópolis de Cerveteri, siguiendo el modelo de la ciudad de los vivos, contribuye de modo determinante al conocimiento de la arquitectura y del urbanismo de la antigua Etruria.

Los etruscos crearon la primera cultura urbana del Mediterráneo Occidental. Se desarrolló durante unos 700 años, desde el siglo VIII al siglo I a. C., en la región central de Italia que el emperador Augusto en el año 27 a. C. le dio el nombre de “Etruria”. Los etruscos extendieron esta cultura urbana por otras poblaciones de la antigua Italia. Su civilización fue influenciada por la cultura Griega, transmitiendo este conocimiento a los Romanos. Se podría definir la cultura etrusca como un puente entre las culturas Griegas y Romanas. Sin embargo, no solamente fue esto, ya que los etruscos desarrollaron una cultura autónoma y original. Se organizaban en ciudades-estado, que eran políticamente y económicamente independientes, pero compartiendo un lenguaje y una religión común.

Cerveteri - Plano situación

En el siglo VI a. C., los etruscos eran el pueblo más poderoso de Italia, sobre todo gracias al comercio de metales que eran muy abundantes en sus territorios. Fundaron ciudades en el valle del Po, en los Alpes, en Campania, mientras que los reyes etruscos de Tarquinia gobernaban la ciudad de Roma. Los etruscos constituyeron un importante poder marítimo, y junto con los Cartaginenses controlaron el Mediterráneo Occidental, oponiéndose a los intereses griegos. Solamente a partir del siglo IV a. C., el dominio etrusco comenzó a debilitarse, debido al proceso de expansión del poder pujante de Roma. Finalmente en el año 88 a. C., los etruscos adquirieron la ciudadanía romana.

Cerveteri se sitúa a pocos kilómetros de la costa del mar Tirreno, siendo una de las ciudades-estado etruscas más importantes. La antigua ciudad no ha sido suficientemente explorada, pero la necrópolis se ha conservado casi al completo, constituyendo uno de los testimonios más importantes de la civilización etrusca.

La Necrópolis Banditaccia es importante porque, entre otras cosas, representa un ejemplo único por su belleza natural. Desde el punto de vista arqueológico, constituye una réplica exacta de la ciudad de los vivos, por lo que en gran medida aporta importantes conocimientos de la civilización etrusca, e incluso de su urbanismo. Las tumbas son fieles réplicas de la típica estructura de las casas etruscas, formando un único ejemplo de arquitectura doméstica, desde el periodo arcaico al periodo helenístico.  Por último, las tumbas, completamente construidas en toba volcánica, también son únicas en su concepción arquitectónica y su decoración interior, no pudiéndose compara con ningún otro, ni en el territorio etrusco ni en ninguna parte del mundo.

Aunque la tipología de la tumba con forma de túmulo es muy conocida por estar presente en gran número de distintas civilizaciones, ninguna necrópolis puede compararse con la de Cerveteri. Aquí, todo el complejo monumental repite la estructura de la ciudad antigua y las propias tumbas reproducen las plantas, la decoración y el mobiliario de las casas típicas etruscas. Esto puede contemplarse en los enterramientos más antiguos pertenecientes al periodo orientalizante como el Túmulo del Colonello y los pequeños túmulos de alrededor. La forma en la que se organizan estos túmulos, siguiendo un esquema geométrico, parece estar vinculado a los centros urbanos de las primeras ciudades. Las posiciones de las tumbas y las diferencias de tamaños posiblemente reflejan la escala social y la rigurosas jerarquías de la sociedad etrusca.

Cerveteri - Mapa

La necrópolis de Cerveteri fue sometida a excavaciones sistemáticas de principios del siglo XX, siendo restaurada en diversas ocasiones bajo la dirección de Raniero Mengarelli, utilizando materiales locales y técnicas artesanas. Gracias a estos esfuerzos, Banditaccia era ya en aquella época, un área monumental accesible a los visitantes. En tiempos más recientes, los esfuerzos de conservación se han centrado en recursos naturales, asegurándose la protección de especies típicas frente a la amenaza de parásitos y agentes atmosféricos.

La necrópolis de Cerveteri están considerada una obra maestra del genio creativo humano: las cualidades únicas y excepcionales del complejo son evidentes, mostrando en un contexto funerario el mismo urbanismo y el mismo diseño arquitectónico de la ciudad antigua.

Debido a los escasos ejemplos arquitectónicos etruscos que se han conservado hasta nuestros días, la necrópolis de Cerveteri es el más completo e impresionante ejemplo de una ciudad etrusca, reflejando la topografía y la estructura urbana. Además ofrece una indispensable representación de la arquitectura doméstica etrusca con toda su compleja diversidad.

En la actualidad, la necrópolis de Banditaccia está dividida en diferentes partes, algunas de las cuales son propiedad estatal. Unas veinte hectáreas se han cercado, incluyendo las tumbas excavadas por Raniero Mengarelli y por la “Soprintendenza per l’Etruria Meridionale” bajo la dirección de M. Moretti a partir de la década de 1960. La necrópolis ocupa un altiplano, donde filas de tumbas se elevan a ambos lados de una carretera principal. El espacio interno de la necrópolis se organiza de modo que se forman pequeñas plazas situadas en cruces de caminos, que además tenían funciones rituales. En algunas de estas plazas, situadas a lo largo de la calle principal Via Sepolcrale Principale, se han encontrado huellas de las ruedas de carros. Esto demuestra que esta vía, además de usarse con fines rituales, también era utilizada por el tráfico normal, comunicándose con las principales carreteras que unían la ciudad de Caere con Pyrgi.

Los enterramientos más antiguos estaban formados por una serie de pequeñas zanjas excavadas en la toba volcánica. En su interior se situaban osarios de cerámica que contenían las cenizas de los difuntos. Las zanjas se cubrían con piedras, y en ocasiones se distinguían mediante un artefacto de piedra para señalar la presencia de la tumba.

Cerveteri - Tumbas de incineración

La necrópolis de Cerveteri se desarrolló entre los siglos IX a. C. hasta el periodo Helenístico y Romano. Las áreas más antiguas, pertenecientes al siglo IX – VIII a. C. se sitúan dentro del área abierta al público, y en la localidad llamada Cava della Pozzolana. De esta época pertenecen las tumbas de incineración que eran tumbas con forma de pozo para enterrar los restos incinerados del difunto en urnas. Estos primeros enterramientos connsistían en áreas esculpidas en la roca y cubiertas al principio con sencillas vigas o troncos de madera. Posteriormente, para asegurar una mejor protección para el cuerpo y el mobiliario, que podría ser dañado por el derrumbe debido a las débiles estructuras, se adoptó un tipo híbrido de tumba a finales del siglo VII a. C. Ésta consistía en una fosa con un nicho esculpido en un de sus muros. El nicho recibía el cuerpo el cuerpo y el ajuar, que era protegido y aislado del reso de la fosa por un muro hecho con grandes bloques de piedra yuxtapuestos, sin necesidad de mortero, que bloqueaba el nicho y creaba la impresión de una superficie ininterrumpida.

En esta época, la arquitectura funeraria de Caere alcanzaba un importante punto de inflexión, puesto que el enterramiento con forma de nicho se desarrolló a un tipo más monumental. Además, el tambor dejó de tener ninguna finalidad contenedora, y asumió un función completamente monumental y decorativa. Este desarrollo vino acompañado con cambios en las estructuras internas que estaba ligado a la concepción de la tumba como una casa.

Así pues, la tumba asumió la apariencia externa de los túmulos, parecidos a la cabaña circular, donde el tambor actuaba como un muro envolvente coronado por una forma cónica que recordaba el techo de paja de la cabaña. El artesano etrusco trazaba una circunferencia sobre un banco de toba, con el diámetro según la importancia de la tumba. El área dentro de esta circunferencia permanecía intacta, excavando una fosa alrededor de ésta de 1,50 metros de profundidad. Todos los escombros se colocaban sobre el área circular central, creando una forma cónica. Se excavaba entonces la tumba dentro del túmulo, normalmente siguiendo un eje que representa el radio del diámetro del tambor, y orientado hacia el centro. Para construir la “casa” del difunto, se conseguía una cierta profundidad introduciendo un “dromos” descendiente con varios escalones. Esta profundidad era necesaria para asegurarse la altura suficiente dentro de las cámaras funerarias, y también porque una capa gruesa de toba sobre la cámara garantizaba seguridad y estabilidad a todo el complejo.

De esta primera fase de los túmulos pertenece la tumba de la Capanna. Desde el siglo VII a. C., los interiores domésticos son reproducidos de una forma más elaborada (Túmulo del Colonello, Mengarelli, Moretti…); estos complejos funerarios representa el punto más alto de este tipo de arquitectura funeraria.

La necrópolis se amplío desde el último cuarto del siglo VII a. C. según un plan urbanístico preciso, incluyendo túmulos de tamaño medio (Tumba Policroma, Tumba Maroi), y de menor tamaño (Tumba de los Capiteles, Tumba de la Cornisa), y tumbas con forma de cubo, regularmente alineadas a lo largo de las calles principales de la necrópolis (via de los Vasos Griegos, via dei Monti Ceriti, via dei Monti della Tolfa).

Las tumbas con forma de cubo mostraban plantas estandarizadas y limitaciones espaciales que provocaron la desaparición gradual de distintos elementos decorativos, como los que se encontraba con anterioridad en el techo. En estas tumbas, la decoración se reduce a una sencilla columna y una cubierta con una suave doble vertiente. También los klinai y las puertas, que previamente presentaban decoraciones y molduras, fueron simplificados. Sin embargo, los elementos arquitectónicos de la Tumba de las Columnas Dóricas en la via degli Inferi, contemporánea a esa época, es notable por su belleza.

A partir de entonces, las plantas se vuelven más sencillas. Las tumbas Helenísticas normalmente tienen una cámara individual con un saliente que recorre los muros. De este tipo de tumbas destaca la Tumba de los Relieves, del siglo IV a. C., que es un ejemplo único de la arquitectura funeraria etrusca por su rico estuco policromo con decoraciones de objetos de la vida cotidiana y por las figuras del mundo infernal como Escila y Cerbero. Estas figuras formaron parte del mundo funerario etrusco por influencia de las creencias griegas. Según éstos, Hades estaba poblado por sombras, vigilados por terribles monstruos.

. Área de los Túmulos Arcaicos (Zona dei Tumuletti Arcaici)

En esta área se concentran un gran número de sepulturas pertenecientes a las más antiguas de la necrópolis. Estas sepulturas están documentadas por algunos recipientes que corresponden a urnas de tumbas de cremación, en su mayoría bicónicas, y por tumbas en fosa, propias de la cultura de Villanova (siglos IX-VIII a. C.).

Cerveteri - Tumuletti Arcaici - Planta 01

La fosa se realizó en un periodo posterior, a finales del siglo VIII y principios del siglo VII a. C. Con el tiempo se fueron ampliando y profundizando, formando casi una “cámara semienterrada”, cubierta al principio con simples losas de piedra, y posteriormente por medio de bloques dispuestos por aproximación de hiladas, formando la llamada “falsa bóveda”. En el primer cuarto del siglo VII empezaron a aparecer grandes tumbas monumentales, todas ellas excavadas en la toba volcánica y cubiertas con un cúmulo de tierra según un modelo que fue definitivamente importado por el Próximo Oriente.

Cerveteri - Zona de Túmulos arcaicos Cerveteri - Vista general 02

. Tumba de la Capanna. Primer cuarto del siglo VII a. C.

Fue una de las primeras sepulturas de Cerveteri de estructura monumental que imita las coetáneas casas de los vivos. Es la más antigua del enorme túmulo, que inicialmente fue proyectado para una única tumba pero que posteriormente se añadieron otras tres. A través de un gran “dromos” que presenta dos nichos laterales de forma irregular, se llega a dos estancias, una detrás de la otra, siguiendo el mismo eje. En total tiene una longitud de unos ocho metros.

Cerveteri - Tumba de la Capanna - Planta y secciones

La primera cámara parece que fue concebida como una especie de prototriclinium, presentando un banco de piedra en cada lateral y con techo inclinado que muestra la principal viga esculpida en relieve, imitando los techos de las chozas hechos con madera y paja.

La segunda cámara se accede a través de un pequeño arco, constituyendo la verdadera cámara funeraria. En su interior no aparecen los bancos a lo largo de las paredes laterales puesto que posiblemente los difuntos se situaron sobre el suelo. En esta estancia se encontraron restos de madera y clavos, así que es posible que los cuerpos de los fallecidos se encontrasen en ataúdes de madera o sobre una estera de paja. Dentro de la tumba, también se encontró una gran acumulación de guijarros de río. En los últimos años, los guijarros han desaparecido, pero su presencia está documentada por fotografías.

El ajuar funerario, las cerámicas y los vasos de tipo italo-germánico, permiten una datación del primer cuarto del siglo VII a. C. Su mayor interés radica en el hecho de que imita una cabaña de madera y paja de aquella época, una tipología de la que no se ha conservado ningún ejemplo apreciable.

 

Cerveteri - Tumba de la Capanna 03

. Tumba de los Doli. Segunda mitad del siglo VII a. C.

Esta tumba fue la segunda tumba abierta en el gran túmulo que contiene otras tres tumbas. La tumba se denominó así por los grandes recipientes de alimentos, llamados  dolium, encontrados en el pasillo. La tumba, con dos cámaras siguiendo el eje principal y con dos laterales, repite modelos más evolucionados de viviendas.

Cerveteri - Tumba dei Doli

La cámara de la derecha (la llamada Camera degli Alari o Cámara de las Rejillas) fue descubierta intacta durante las excavaciones y presenta una de los ajuares más importantes y ricos de esta época. Además de jarrones, la mayoría de ellos importados de Grecia, había numerosos cuencos y ollas de bronce, además de rejillas y utensilios para cocinar carnes, que son una clara indicación de la elevada clase social de los difuntos.

Cerveteri - Tumba de los Doli

Cerveteri - Tumba de los Doli 02

. Tumba de los Vasos Griegos. Mediados del siglo VI a. C.

Esta tumba pertenece a un tipo de cella tripartita, una de las más frecuentes de esta necrópolis, que se distingue claramente de las tumbas que tienen un esquema ligados a la herencia de las formas y de los elementos de la “capanna” (es decir, cabaña).

Cerveteri - Tumba de los Vasos Griegos

La planta asume una implantación regular: breve pasillo cubierto con bloques de piedra y con cámaras  laterales que desemboca en una gran sala transversal.

Su original sistema de cerramiento se ha conservado y consiste en un vestíbulo rectangular, accesible a través de un “dromos” o pasillo, flanqueado por dos pequeñas celdas laterales.

De la gran sala transversal se abren tres puertas decoradas con molduras esculpidas en relieve, que dan acceso a tres cámara funerarias.  Las puertas presentan arquitraves y jambas, separadas por una cornisa en relieve. Los cuerpos se situaban sobre klinai o camas con forma de arcas, algunos de ellos coronados con un frontón triangular (entierros femeninos) o como un baúl (entierros masculinos). Muchos de estas decoraciones fueron alteradas, posiblemente para conseguir más espacio para el ataúd de madera.

Esta tumba también imita un interior doméstico y su planta recuerda a un templo etrusco. La tumba recibió este nombre porque en su interior se encontraron centenares de vasijas, en su mayoría importados de Grecia, junto con numerosos artículos importados del Oriente Próximo y Egipto.

. Tumba de los Relieves. Segunda mitad del siglo VI a. C.

La Tumba de los Relieves también es denominada como “Grotta dei Bssorilievi” (Gruta de los Bajorrelieves) y “Tomba bella” (Tumba bella). Es uno de los enterramientos más conocidos de Banditaccia, y una de las más importantes y famosas en Etruria. La tumba perteneció a la familia Matuna, tal y como está inscrito en el cipo sepulcral que en la actualidad se conserva en el interior de la tumba, y por las inscripciones pintadas en el interior de algunos nichos. En una de ellas documenta que la fundación de la tumba se debió a Vel Matuna, hijo de Laris.

Cerveteri - Tumba de los Relieves

Una larga escalinata da acceso a una gran tumba hipogea. La gran estancia rectangular (6.50 m. x 7.80) está cubierta con un techo de suave doble vertiente, soportado por dos pilares con capiteles eólicos. La tumba alberga trece nichos funerarios dobles (cuatro a cada lado, dos en el muro de entrada, y tres en el muro del fondo), separados por pilastras que poseen capiteles jónicos. Además de los nichos en las paredes, también se disponen treinta y tres tumbas esculpidas en un saliente de toba que recorre todas las paredes. Los trece nichos tienen modelados dos cojines con estuco de color rojo. Además, se han conservado bandas decorativas con relieves pintados de estuco sobre las paredes y en las caras internas de los pilares. El muro bajo los nichos están pintados con bandas de ladrillos amarillos, blancos y rojos, imitando los paños que cubrían los klinai. 

Cerveteri - Tumba de los Relieves 01

El nicho central es particularmente importante, puesto que recuerda más que ninguno a un kline real. Probablemente estaba destinado a los patrones de la tumba. Varios objetos utilizados en la esferas religiosas y civiles están representados en un estuco policromo que cubre el enlucido de muros. Las representaciones ocupan el área sobre los nichos, las pilastras, el muro del fondo y las dos caras visibles de las dos columnas. Se representan armas (cascos, escudos, espadas, lanzas, mallas), varios atributos típicos de los oficios religiosos y civiles, y toda una serie de animales y objetos domésticos que se refieren a la esfera de la vida cotidiana. Todo ello constituye una importante referencia para el conocimiento de la sociedad de la época.

El mundo de las tinieblas está evocado con las figuras del mundo infernal de Escila y el perro de tres cabezas, Cerbero, situados bajo el kline del nicho central, y quizás también con la presencia de dos bustos a cada lado del mismo nicho, que  en la actualidad han desaparecido casi en su totalidad.

Cerveteri - Tumba de los Relieves 02

. Tumba del Pozo.

Está constituida  por dos cámaras situadas en un pasillo excavado en la roca de toba. Pertenece a un tipo de enterramiento característico del periodo entre los siglos III y II a. C., cuando las tumbas recibieron nuevos enterramientos durante un periodo prolongado. Los enterramientos individuales se diferenciaban mediante piedras fálicas para los hombres y con forma de choza para las mujeres. Los orígenes de esta distinción es bastante antigua, tal y como aparece en las diferentes tapas utilizadas para las vasijas de enterramiento.

Cerveteri - Tumba del Pozo

La tumba debe su nombre a la presencia de un pozo, que sin embargo no tienen ninguna función hidráulica. El enterramiento, al igual que otras de aquella época, incluye una fosa para los huesos y piedras cippi (mojones). no existe ninguna relación numérica entre los salientes y los nichos interiores, que son mucho más numerosos.

Cerveteri - Tumba del Pozo 01

. Tumba de la Cornisa. Segunda mitad del siglo VI a. C.

Esta tumba también puede ser fechada en el siglo VI a. C., demostrando una fuerte influencia de los interiores domésticos de esa época. En sus cercanías se encuentra una tumba gemela, con la misma distribución, denominada “Tumba de la Cornisa II”.

Cerveteri - Tumba de las Cornisas 00

Se trata de una tumba dividida en tres secciones con pequeñas ventanas entre las puertas en el muro del fondo. En la gran sala transversal, a la que se accede por un pequeño pasillo flanqueada por dos salas laterales, se encuentran dos interesantes particularidades: una cornisa que recorre todo el contorno de las paredes a una altura de dos tercios del muro y, a los lados de la entrada, se encuentra tallado dos asientos con apoya pies y respaldo decorado con dos elementos circulares.

En los cuatro lados del vestíbulo se disponen cuatro klinai, y en el muro del fondo se abren tres puertas de estilo dórico, que dan acceso a las tres cámaras con bancos funerarios en cada lado.

Cerveteri - Tumba de la Cornisa 01 Cerveteri - Tumba de la Cornisa 00

. Tumba de la Casetta. Principios del siglo VI a. C.

Esta tumba de principios del siglo VI a. C. se halla en la concurrencia de distintos caminos interiores que crean una pequeña plaza. En planta, la disposición de las estancias forma una cruz, con un gran espacio central o vestíbulo que actúa de distribuidor principal.

Completamente excavada en el interior de una ladera de toba volcánica, presenta una planta muy articulada: tras el breve pasillo está un atrio sobre el cual se abren una serie de salas dispuestas según un esquema cruciforme, de notable efecto arquitectónico, enfatizado además por las puertas y las pequeñas ventanas que coronan los arcos.

Cerveteri - Tumba de la Caseta 01

. Via dei Monti Ceriti y Via dei Monti della Tolfa. Segunda mitad del siglo VI a. C.

Cerveteri - Via dei Monti Ceriti

Estas dos calles son el testimonio del esquema urbanístico regular que existía en el interior de la necrópolis. En aquel periodo , al igual que en la ciudad de los vivos, estas disposiciones también se creaban para la ciudad de los muertos. La distribución un tanto “irregular” de los túmulos, se sustituyó con grandes caminos paralelos que tenían como finalidad crear una comunicación funcional y estética entre las áreas antiguas de la necrópolis con las nuevas.

A los lados de estas vías se alineaban una serie de tumbas abiertas con frentes de tobas volcánicas completadas con bloques de piedra, decoradas con un podio coronado con una superficie tórica. Este tipo de configuración se denominan tumbas “a dado”.

Las tumbas dispuestas en la via dei Monti Ceriti pertenecen a la segunda mitad del siglo VI a. C. y finales del siglo V a. C. También se organizan con bloques de piedra de diferentes tipos de toba, como la piedra conocida como “macco” ,  “peperino”, utilizada para las molduras y las perfiles dóricos de las piedras, y la toba roja para las estructuras de muros, creando un efecto policromo muy agradable.

142 - Cerveteri - Via dei Monti Ceriti

. Túmulo Maroi.

El túmulo Maroi, de grandes proporciones, está rodeado de sencillas tumbas “a dado”. El túmulo contiene tres sepulcros que reproducen las mismas características que otros grandes túmulos de mediados del siglo VII: el más antiguo es del tercer cuarto del siglo VII a. C., el segundo de finales del siglo VII a. C., y el tercero es de pleno siglo VI a. C.

Es particularmente interesante este último porque se ha encontrado intacto, con docenas de vasos, la mayoría importados de Grecia, y con un brasero que aún conservaba restos de carbón y de las ofertas.

. Túmulo Policromo. Segunda mitad del siglo VI a. C.

El túmulo está completamente construido con bloques, dispuestos en hileras alternas de toba volcánica y de “macco” (una caliza de color más claro), creando un efecto policromo. Sigue un esquema similar a las tumbas “dado” de la cercana  Via dei Monti Ceriti. 

El interior, al que se desciende a través de un breve corredor con dos salas laterales, está constituido por una estancia grande con dos pilares centrales, pertenecientes a una actuación posterior de la tumba. El techo plano presenta vigas paralelas que cubre las áreas laterales. Se ha conservado muy poco de la decoración pictórica original de bandas rojas a lo largo de las paredes.

. Túmulo Mengarelli. Segunda mitad del siglo VII a. C.

Cerveteri - Tumulo Mengarelli

Esta tumba es la única que se encuentra en el interior de un gran túmulo inacabado. Consiste en un largo pasillo con dos celdas laterales, que conduce a un vestíbulo circular del que se abren dos salas laterales y dos salas posteriores. En el techo de la última estancia aún se conserva el boceto preparatorio, a carboncillo, que serviría posteriormente de guía para esculpir el relieve del marco de madera. Algunos restos de pintura en los muros muestran temas vegetales y de animales.

Cerveteri - Tumulo Mengarelli 01

Esta tumba pertenece a una fase más evolucionada que la Tumba de la Capanna, constituyendo un interesante ejemplo de gran casa articulada, que sigue el esquema de sencillas cabañas de épocas anteriores dentro de la arquitectura de los vivos.

. Túmulo del Colonnello. Primera mitad del siglo VII a. C.

Es uno de los túmulos más grandes de la necrópolis, construido inicialmente para una sólo tumba a principios del siglo VII a. C. El tambor, excavado en la toba, presenta una rica decoración de molduras. Además de la tumba más antigua, con un largo pasillo y una pequeña cámara funeraria, con techo cercano a doble vertiente, existen tres tumbas más que se construyeron dentro del túmulo durante el siglo VI a. C.

Cerveteri - Tumulo del Colonello

Estas tumbas tienen un esquema común, con diversas estancias que se abren a un vestíbulo. Aunque fueron expoliadas en la antigüedad, aún se han conservado diversos fragmentos de vasos pertenecientes a recipientes de cerámica (Tumba 1, primer cuarto del siglo VII), y a vasijas importados de Grecia, especialmente de Corintia (Tumbas 2 y 3, último cuarto del siglo VII a. C. y primer cuarto del siglo VI a. C.).

. Tumba de Marce Ursus

Cerveteri - Tumba Marce Ursus 01

La tumba de Marce Ursus forma parte de un complejo de dos Tumbas Gemelas, de estructura “dado”. La base de la tumba está excavada de la roca, mientras que el resto está construida con bloques de piedra cuadrada. Su nombre se debe al nombre etrusco del propietario que está inscrito en el muro derecho.

Cerveteri - Tumba Marce Ursus 04

Una sencilla entrada conduce a un vestíbulo donde un hueco, que imita a una chimenea, comunica la cámara con la parte exterior del túmulo. A través de esta obertura las libaciones y ofrendas podían ser derramadas durante las ceremonias funerarias, entrando en contacto con el difunto de acuerdo con una costumbre que sería heredada por los Romanos y posteriormente por los Cristianos. También se ha supuesto que a través de este canal, otros cuerpo podrían ser enterrados sin necesidad de abrir la puerta de la tumba.

Cerveteri - Tumba Marce Ursus 02

El interior estaba compuesto por una estancia con un techo de doble vertiente con una viga central esculpida en relieve, perpendicular a la entrada. Otras dos estancias, paralelas entre sí, contienen tumbas al igual que en el vestíbulo. Las habitaciones también contienen dos pequeñas aberturas decoradas con molduras “con la forma de pico de búho”.

. Tumba de los Capiteles

Es una de las tumbas de Cerveteri más importante, caracterizada por un pequeño “dromos” y dos pequeñas salas laterales, y  con una gran cámara longitudinal con dos columnas poligonales coronadas con capiteles de tipo eólico. La columna presenta once o doce caras, de formas irregulares, recordando troncos de árboles rudamente tallados.

Cerveteri - Tumba de los Capiteles

Se han encontrado infrecuentes restos de estuco aplicados con inclusiones de carbón dentro de la toba volcánica. Esto se hacía para ser después cubierto con un enlucido de yeso, por lo que la cámara tuvo que estar decorada con pintura. En toda la sala se disponen ocho klinai.

El techo es plano y reproduce fielmente la estructura de vigas de madera y techo de paja que se utilizaba en las viviendas de la época. En el muro del fondo se disponen tres cámaras funerarias, con pequeñas ventanas entre las puertas.

Cerveteri - Tumba de los Capiteles 01

 

~ by lostonsite on 17 julio, 2011.

Italia, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: