header image
 

Cuando cuerpo y máquina crean esculturas

GALERÍA RAQUEL PONCE
Del 2 de junio al 24 de julio 2011

PHOTOESPAÑA 2011

. JORGE CONDE. EL IMPOSTOR COTIDIANO

Jorge Conde (Barcelona, 1968) inició sus estudios artísticos en UCSD, en la ciudad californiana de San Diego (Estados Unidos), obteniendo la licenciatura en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona y especializándose en Pintura. El lenguaje publicitario, la literatura, la geometría y la historia del arte constituyen sus principales fuentes de inspiración. Jorge Conde es un artista que se interesa por los temas de raíz existencialistas, tales como la capacidad transformadora del individuo, la búsqueda de sentido a la cotidianidad, la memoria personal y la desmemoria colectiva. Trabaja la fotografía, la pintura, la instalación y el arte sonoro. Ha realizado exposiciones en galerías, museos y centros de arte de España, Portugal, Francia, Italia, el Reino Unido, EEUU, México y Puerto Rico.

A través de sus serie El impostor cotidiano, Jorge Conde investiga la relación que nuestra sociedad establece entre los conceptos de la utopía tecnológica, la impostura visual y el éxito socio-profesional. Centra la investigación sobre el automóvil en todas sus versiones y modalidades. Un automóvil es mucho más que una herramienta para el transporte de personas, enseres y mercancías. El automóvil como símbolo de estatus, como fuente de experiencias y emociones, una máquina “perfecta” que todavía encarna la utopía y confirma la supremacía de un modelo socioeconómico global.

Este proyecto deriva de un trabajo anterior titulado SCP_Some Coded Promise (2008-09) con el que, a grandes rasgos, abordaba el tema de la manipulación interesada de la imagen y la impostura visual en la sociedad de consumo contemporánea.

De aquel proyecto seminal nació El impostor cotidiano, un proyecto del tipo work-in-progress ideado con el objetivo de entender la intrincada relación que nuestra sociedad del espectáculo establece entre los conceptos de la utopía, la impostura visual y el éxito socio-profesional.

En este contexto teórico, Jorge Conde se pregunta si las máquinas y las infraestructuras que conforman nuestra vida cotidiana son realmente lo que parecen o dicen ser; si no podrían satisfacer necesidades distintas de las que figuran en los manuales de uso o, incluso, si no gozan de una vida paralela rica en arquetipos.

 

El autor busca y fotografía vehículos en mal estado, inservibles y desguazados, con el fin de subrayar su obsolescencia calculada, una estrategia que emerge de la sociedad de consumo creando necesidades nuevas, plantando promesas de un bienestar efímero, e induciendo presiones en el individuo y el paisaje. Un automóvil es un objeto de deseo y una fuente de íntimo deleite con proyección social. Es el alimento de conversaciones, una oportunidad para el exhibicionismo personal y un lugar común en grado extremo.

 

En su fotografía Partners & Lovers (2008-2009), de la serie El impostor cotidiano, el artista crea una marca comercial (PARTNERS & LOVERS – Socios & Amantes), una tipografía genérica de marca (Arial bold) y un eslogan publicitario (a global enterprise – una empresa global). Emplea este artefacto conceptual publicitario para interferir en la lectura directa y literal que podría hacerse de la imagen. Con este recurso, convierte los automóviles calcinados en los cónyuges de una pareja o bien en quienes se asocian para poner en práctica un proyecto común. El lamentable estado de los coches ilustra los riesgos y el inevitable desgaste que sufren tanto las relaciones sentimentales como las profesionales o de conveniencia, así como las vicisitudes que se producen durante la vida útil de cualquier relación humana.

. MARISA MAZA. <TRAINING_SCULPTURE #1-#4> Florida, EEUU (2008)

Marisa Maza (Madrid, 1965) reside y trabaja en Berlín desde finales de los años 80. Cuenta con una importante trayectoria internacional, exponiendo recientemente en la University Focus Gallery Ham Museum de Gainsville, Florida, Istambul Modern, Art Contemporary Museum de Istambul, Turquia, Gallery Masharabia, Cairo, Egipto y en la Gallery Uqbar, Berlin CTM TRANSMEDIALE.09, KunsHaust Bethanien, Haus der Kulturen der Welt, Berlin.

Del mismo modo, ha realizado en el pasado proyectos/exposiciones en muy diversos países y espacios artísticos como en la Galería Gebauer, NGBK ( Sociedad Nueva de Bellas Artes ) Berlin, Museo Kunsthalle, Nuremberg, Museo Jean Tinguely, Basilea, Centre d´Art Passerelle, Brest, Francia, National Centre of Contemporary Art (NCCA), Mocú, Galería ICA ( Institute of Comtemporary Arts), Londres y en el CCE de Miami, Florida.

En España, sus exposiciones más recientes han tenido lugar en el Artium de Vitoria en el programa Subtramas, Pedagogías radicales, políticas y narrativas de género, y en el Centro 2 de Mayo, comisariada por Virginia Vilaplana Y Montse Romaní.

Desde principios de los años 90, ha cuestionado los conceptos de identidad junto con identidades políticas, así como sus representaciones mediáticas, culturales, sociales y políticas. De forma específica ha trabajado sobre el ‘cuerpo humano’ y tipologías de paisajes urbanos ya sean reales, ficticios o simulados, los cuales son tratados como sistemas (metafóricos) que reflejan las condiciones socio-políticas (de género, tecnológico y antropológico).

En términos generales, Maza utiliza las formas de vídeo-instalación y la fotografía para hacer una reflexión crítica sobre los límites de los formatos de representación mediática, sobre las formas de producción de imagen relevantes en la historia del arte, así como sobre la producción, distribución y recepción de imágenes producidas por los media.

Con su art-media <training_sculpture #1-#4> (2008), Marisa Maza presenta la relación entre el espacio y el cuerpo de las mujeres atletas en el mundo del deporte. A través de diferentes escenas o espacios en movimiento, las deportistas americanas de la Universidad FU de Florida, EEUU, aparecen en el momento del entrenamiento. Se escoge una situación fuera de la competición, donde sus imperfecciones, fallos y caídas forman parte del duro entrenamiento diario, que el espectador de las Olimpiadas no tiene oportunidad de ver.

 

Las secuencias muestran el momento del entrenamiento, donde la repetición, la imperfección y el trabajo físico dan un nuevo significado a las escenas, que están tan condicionadas por las imágenes mediáticas del “deporte-espectáculo” emitidas por los medios de comunicación.

El espacio y el cuerpo se ven representados de forma diferente según las distintas disciplinas. En la categoría de gimnasia y salto artístico, se manifiesta la “sala de entrenamientos”, mediante los cuerpos en movimiento, ya que el “espacio” es tratado estáticamente como una “escultura visual” definido por el devenir de los atletas.

Las fotografías de Marisa Maza en esta serie, exponen el cuerpo a veces como un elemento abstracto en el espacio y en otras es el propio cuerpo de las atletas el que define el espacio.

La banda sonora que acompaña las secuencias, está compuesta por el músico berlinés Jayrope, utilizando el sonido original de Marisa Maza.

~ by lostonsite on 14 julio, 2011.

Arte, Exposiciones

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: