header image
 

Cuando la villa se ensancha

. ENSANCHE DE VALLECAS

El Ensanche de Vallecas es uno de los desarrollos urbanísticos de Madrid, diseñados en la década de los años 90 del siglo XX para ampliar la ciudad. Está situado en el distrito de Villa de Vallecas, en el sureste del término municipal de Madrid.

El Ensanche albergará en su totalidad más de 28.000 viviendas con sus correspondientes equipamientos, ocupando más de siete millones de metros cuadrados, extensión similar a la de la ciudad de Cáceres.

El Ensanche está delimitado al este por la Autovía A-3 (Autovía del Este), al norte por el casco antiguo de la Villa de Vallecas y Santa Eugenia, al sur por la autopista de circunvalación M-50 y al oeste por los territorios que conformará el futuro PAU de Valdecarros. A su vez, es atravesado por la autopista de circunvalación M-45 de este a oeste, dividiéndolo en dos zonas diferenciadas (norte y sur).

1) 132 VIVIENDAS EN EL ENSANCHE DE VALLECAS

Proyecto: 132 viviendas en el Ensanche de Vallecas, Madrid
Dirección: Avenida de la Gran Vía del Sureste
Tipología: Bloque de Viviendas
Autor: Estudio Entresitio
Año del proyecto / Construcción: 2010
Bibliografía: AV Monografías 141-142 “España 2010”, pág: 212-217
Coordenadas:  40°21’56.58″N, 3°35’18.20″W
Localización

El proyecto es resultado de un concurso restringido, convocado por la EMVS en el año 2003, con la idea de que cada equipo ofreciera la mejor solución que pudiera imaginar, siempre que se cumplieran los parámetros de edificabilidad y número de viviendas, y considerando que se trataba de vivienda protegida. Dependía de los concursantes cumplir con el resto de condiciones urbanísticas (ocupación, alineación, alturas). El equipo ganador propuso una torre de 22 plantas, una solución que requería de tramitación urbanística posterior.

El proyecto construye 132 viviendas de uno y dos dormitorios para una edificabilidad de 9.000 metros cuadrados, más 300 de uso comercial en planta baja. Sobre rasante, el edificio ocupa el 70 % del límite marcado por la alineación, con un retranqueo generalizado para liberar un mayor espacio público. Este retranqueo permite evitar los chaflanes típicos del ensanche y trabajar con un volumen de geometría más nítida. Para una misma edificabilidad, reducir la huella del edificio implica necesariamente crecer en altura, y en este caso se propone un volumen de perfil recortado de proporción poco frecuente.

La solución en planta tiene como base geométrica la “doble simetría”, como los ambigramas -que se leen igual al girarlos 180º-. Esta estrategia colabora a desdibujar algo más las partes; además, el edificio en su condición de bloque exento, se percibe como una pieza en la que no hay distinción entre delante y detrás o principio y final. Las viviendas de menor dimensión se sitúan en los elementos en altura, y se desarrollan en una sola planta, mientras que los dúplex, como repetición de unidades funcionalmente indiferenicadas, ocupan el desarrollo longitudinal del zócalo. Las viviendas no son el resultado de un loteo a priori de la planta, sino que se resuelven entrelazadas tanto en planta como en sección.

El cerramiento exterior es una piel de escamas de zinc en franjas horizontales que deslizan unas sobre otras con un ligero decalaje y en las que se insertan los huecos según un patrón aparentemente aleatorio. Unos cajones proyectantes introducen una ligera vibración.

 

La oscura piel de zinc forma parte de la fachada trasventilada, esencial en la estrategia de eficiencia energética del edificio: en verano, el sol calienta el aire que queda en la cámara, que asciende por convección ocupando su lugar aire fresco y evitándose así la acumulación de calor en fachada; en invierno, en cambio, la radiación solar no es suficiente para producir estos movimientos de aire y la fachada ventilada actúa como acumulador de calor, produciendo el efecto contrario.

De las 132 viviendas de uno y dos dormitorios, 14 son dúplex, conformando un zócalo que une la torre con un bloque de ocho alturas; el perfil quebrado del conjunto equilibra las escalas monumental (torre) y cotidiana (bloque). En el entorno del Ensanche de Vallecas, el edificio destaca, además de por su altura, por la oscura piel de escamas de zinc que lo reviste, y por el patrón no repetitivo de los huecos que salpican todos sus frentes.

El Estudio Entresitio está formado por María Hurtado de Mendoza Wahrolén y César Jiménez de Tejada Benavides, (que desde el inicio de su actividad profesional en 1993 trabajan en colaboración), y  por José María Hurtado de Mendoza Wahrolén, que tras cuatro años en el estudio de Rafael Moneo, se incorporó definitivamente al estudio en el año 2003. Juntos fundan el “estudio entresitio”,  espacio de trabajo que supone un punto y seguido en su trayectoria profesional.

2) 123 VIVIENDAS DE PROTECCIÓN PÚBLICA EN VALLECAS

Proyecto: 123 viviendas sociales de Vallecas, Madrid
Dirección: Avenida del Ensanche de Vallecas, 51
Tipología: Bloque de Viviendas
Autor: Estudio Somos Arquitectos / Luis Burriel Bielza, Pablo Fernández Lewicki, José Antonio Tallón Iglesias
Año del proyecto / Construcción: 2006 / 2009
Bibliografía:
Coordenadas:   40°21’56.68″N, 3°36’9.84″W
Localización

Se trata de una promoción de 123 viviendas de VPP, 2 locales y 4 sótanos de garaje, a resolverse en un cuarto de manzana. Se plantean dos únicos núcleos de comunicaciones para economizar el proyecto, ubicados en los extremos del patio interior. Las viviendas se agrupan en torno a dicho patio, accediéndose a ellas a través de unas pasarelas metálicas. Las viviendas de minusválidos se sitúan en planta baja hacia la zona verde, mientras que a la alineación principal se sitúan los accesos a vivienda y garaje, así como los locales comerciales.

El edificio de ocho plantas se eleva a lo largo de uno de los límites de la manzana propuesta. La considerable escala del edificio actúa como pantalla visual de la zona verde que flanquea, protegiendo físicamente esta área verde. La volumetría fijada expresamente según la rígida normativa urbanística que impera en el ámbito del PAU de Vallecas, así como la optimización del espacio para obtener el número de viviendas propuesto, hizo que se respetase la envolvente fijada en el planeamiento, y que se utilizase otra serie de herramientas para dar un nuevo enfoque urbano a la intervención.

En planta baja, la vivienda se organiza orientada hacia la zona verde posterior, mientras que hacia la alineación oficial y el bullicio propio de una calle comercial, se sitúan los locales comerciales y los tres portales de acceso. El edificio plantea una reducción de escala, una relación amable con el entorno descomponiendo la fachada en pequeñas unidades que combinadas entre sí transmitan una sensación cambiante, dinámica, camaleónica.

La fachada se materializa a base de planchas alveolares machihembradas de policarbonato celular sobre subestructura de aluminio, creando una piel sostenible y reciclable. Estas planchas, con una gradación de tonalidad y brillo, combinadas con un sustrato de color neutro fijado en la hoja exterior de fachada, consiguen mediante una acertada combinación de ambos materiales, que la fachada vibre, entre en resonancia con esa luz tan característica de la ciudad de Madrid.

 

En el interior, un patio flanqueado con galerías de acceso aporta luz y ventilación cruzada a las viviendas, que de este modo resultan pasantes. Las ligeras galerías de estructura metálica serpentean por el vacío interior y optimizan el número de núcleos por vivienda, al mismo tiempo que otorga renovadas cualidades estéticas, de higiene y salubridad al espacio común de relación. Se instala un falso techo en policarbonato translucido como lienzos que iluminan los accesos a las viviendas. Las esbeltas escaleras de acceso se solucionan en voladizo de planta a planta.

 

La zona de portal se enfatiza como espacio de acceso comprimido, mediante unas generosas gradas, con revestimiento de mosaico vítreo, para la instalación de los buzones e iluminadas con una red de luminarias-claraboya en techo.

Se plantea una solución estructural mixta en hormigón y acero. El cuerpo principal del edificio se resuelve en estructura de hormigón armado, mientras que las circulaciones de pasarelas y las escaleras de conexión vertical se insertan en el patio interior resolviéndose con estructura metálica y pavimentos de chapa de acero galvanizado.

3) 12 TORRES EN VALLECAS

Proyecto: 12 Torres de Vallecas, Madrid
Dirección: Avenida de la Gavia, Calle de la Granja San Ildefonso, Calle de Canencia de la Sierra
Tipología: Bloque de Viviendas
Autor: Estudio Nodo17-arquitectos / Manuel Pérez Romero + BUNCH (Sara de la Mata)
Año del proyecto / Construcción: 2008
Bibliografía:
Coordenadas:  40°21’58.87″N, 3°37’5.16″W
Localización

El proyecto propuesto por nodo17-arquitectos es un proyecto ambiguo con una clara vocación urbana. En contraste con las grandes obras de los programas de planificación urbana en los suburbios, el proyecto se remonta a la escala y la densidad del centro histórico.

Las viviendas se disponen en un doble bloque, a medio camino entre la manzana cerrada en los suburbios y la manzana cerrada en la ciudad histórica. Términos como fragmentación y compactación son fundamentalmente opuestos pero compatibles. 12 Torres es un proyecto compacto pero formado por diferentes partes.

Es un proyecto que está buscando su posición al ir cambiando en altura, de la fragmentación de la planta baja a la compactación de las plantas primeras y segunda, disolviéndose en piezas independientes en las plantas superiores.

Un diálogo entre dos sistemas, el colectivo y el individual. Entre el sistema masivo y colectivo de los pisos inferiores y las torres “de un solo núcleo familiar”, que descansan sobre ellos.

4) CENTRO ALZHEIMER DE LA FUNDACIÓN REINA SOFÍA

Proyecto: Centro de día para pacientes de Alzheimer
Dirección: Calle Valderrebollo 5
Tipología: Centro de día
Autor: Estudio Lamela
Año del proyecto / Construcción: 2002/2006
Bibliografía:
Coordenadas:  40°22’19.97″N, 3°37’36.85″W
Localización

El Centro Alzheimer de la Fundación Reina Sofía es un proyecto multidisciplinar que aglutina un centro de investigación sobre la enfermedad, un centro de día para 40 personas, un centro de formación para familiares y una zona de hasta 162 residentes. Se trata de una experiencia pionera en este tipo de residencias.

Se proyecta para investigar la evolución de los pacientes desde el origen de la enfermedad hasta el final. El edificio es por tanto un modelo, cuya premisa fundamental es la capacidad de ser exportable a otros lugares. La jardinería cobra especial relevancia y constituye un elemento terapéutico más.

Atendiendo a las necesidades de accesibilidad se han eliminado todas las barreras arquitectónicas. También se ha tenido en cuenta la durabilidad de los materiales – zinc, vidrio y prefabricados- tanto para exteriores como para interiores, y se han diseñado espacios amplios, luminosos y tranquilizantes como medida terapéutica y con el objetivo de que enfermos, familiares y médicos se encuentren integrados en el Centro.

El Centro Alzheimer es un edificio con conceptos arquitectónicos muy sencillos, de colores blancos y enriquecido con vegetación, y en el que se han previsto unas ventanas muy grandes, 150 x 150, para resaltar el valor de la luz natural que incentiva la relación visual interior-exterior. La luz también es la protagonista en los jardines, que están adaptados a la zona, con árboles y bancos para el descanso. El objetivo es imitar las plazas tradicionales de los pueblos. El jardín se convierte en el centro de cada unidad y está perfectamente diferenciado para que se orienten los enfermos. Por último, se ha previsto una zona de recreo para los niños de las visitas.

El centro consta de un gran número de volúmenes de baja altura que se adaptan a la topografía del solar y que están unidos por un gran eje dorsal que hace de nexo entre la zona pública. Todo el proyecto se estructura en cuatro partes fundamentales: Unidad de Vida, Centro de Día, Unidad de Investigación y un Centro de Formación.

. Unidad de Vida.

Está formada por nueve módulos de 16 habitaciones cada uno, unidos por amplios corredores. Las ventanas son de gran importancia en el diseño de hospitales, ya que las personas enfermas pasan la mayor parte del tiempo en el interior del edificio. Estos bloques residenciales encajan dentro de los espacios verdes de sus alrededores.

Cada bloque se articula alrededor de un patio de luz que actúa como una ampliación del interior gracias a las ventanas horizontales. Los bloques están bien equipados con paneles solares, que, junto con las fachadas altamente aisladas, las ventanas y el sistema de ventilación natural,  proporcionan la deseada eficiencia energética.

. Centro de Día.

La estrategia llevada a cabo, es usar aberturas en fachadas y espacios al exterior para abrir el edificio sin disminuir la sensación de protección y seguridad. Esto, junto con la logística organización y el deseo del cliente de flexibilidad y energéticamente eficiente, fueron los factores determinantes para el diseño del Centro Alzheimer.

. Unidad de Investigación.

La Unidad de Investigación supone el volumen más alto y que mayor presencia tiene en todo el proyecto. Ésta es la única desarrollada en altura (cuatro plantas) y se muestra como un hito de la residencia, dominándola visualmente. Es el lugar donde se encuentran las oficinas y susceptible de una ampliación futura. La zona pública y la privada se comunican a través de un vestíbulo, con una gran rampa que facilita la accesibilidad.

Su fachada fotovoltaica permite una gran eficiencia energética. Una orientación adaptada a su localización, actuaciones contra el sobrecalentamiento, ventilación natural, tratamiento del agua, uso de cubiertas ecológicas y el empleo de paneles solares térmicos y fotovoltaicos, hacen del Centro Alzheimer un modelo en prácticas bioclimáticas.

. Centro de Formación.

El Centro de Formación está destinado para personal sanitario, pero también está equipado para la formación de familiares y voluntarios.

  

5) 35 VIVIENDAS DE PROTECCIÓN OFICIAL EN VALLECAS

Proyecto: 35 Viviendas sociales, Vallecas
Dirección: Bulevar de la Naturaleza, 20
Tipología: Bloque de Viviendas
Autor: Estudio Somos Arquitectos / Luis Burriel Bielza, Pablo Fernández Lewicki, José Antonio Tallón Iglesias
Año del proyecto / Construcción: 2004/2008
Bibliografía:
Coordenadas:  40°22’19.65″N, 3°37’52.36″W
Localización

Según las exigencias del Plan Parcial, era obligatorio mantener el volumen edificado de la manzana, por lo que los arquitectos tenían que establecer un diálogo con los edificios vecinos que desconocían. A pesar de ella, se reconfiguró la volumetría tan marcada, especialmente en la esquina, fragmentando el edificio y diferenciándolo en los dos lados de la parcela que ocupa.

La trama urbana de la que forma parte el solar es la típica trama que caracteriza el ensanche con manzanas cuadradas, viales de distinta dimensión, espacios dotacionales y zonas verdes. Es de sobra conocida la facilidad que este tipo de agrupación urbana tiene para caer en la monotonía: grandes manzanas edificadas, sin apenas variación en sus cuatro lados, sin notables diferencias entre unas y otras.

Por este motivo, el Estudio Somos Arquitectos defiende el desarrollo de edificios con identidad suficiente para ser reconocibles y asimilables en la memoria de la ciudad, y la riqueza en los recorridos visuales conseguida mediante la intencionada fragmentación de manzanas.

El solar planteado ya presenta la fragmentación, pues es un cuarto de la manzana. Por ello, se decidió continuar con esta operación y dividir por la mitad el volumen edificable, consiguiendo caracterizar la imagen urbana mediante el juego volumétrico y espacial de los dos nuevos volúmenes creados y dialogar con los edificios vecinos valiéndose del volumen virtual (previamente definido por la altura permitida y el fondo edificable), conseguido gracias a la incorporación del espacio vacío en la composición total, optimizando el soleamiento y la ventilación.

Gracias al gran espacio de acceso al patio de parcela, la manzana se hace permeable allí donde la presencia de lo más público lo reclama (zona verde frente al edificio) y soluciona la necesidad del chaflán: el espacio cubierto se integra formando parte de acera.

Mediante un sistema de paneles de policarbonato translúcido se constituye una envolvente homogénea que ayuda a entender los volúmenes de manera abstracta. Un leve cambio en la tonalidad global, diferencia un volumen del otro. En un nivel de observación próximo adquiere presencia la modulación existente, recordando la escala de las viviendas.

 

Se trata de una promoción de 35 viviendas de VPP, 1 local, trasteros y garaje, a resolverse en un cuarto de manzana. Se plantean dos únicos núcleos de comunicaciones para economizar el proyecto, agrupándose las viviendas a un lado y al otro de la esquina. Se suprime el chaflán que caracteriza las esquinas del ensanche por un soportal que genera un espacio de ingreso bajo cobijo cedido a la vía pública, y sobre el que se vuelca el local comercial, dando frente a la zona verde y en una posición privilegiada. El programa de trasteros y garaje igualmente se resuelve en un único sótano, evitando la excavación de dos plantas bajo rasante.

La solución estructural planteada es de interés debido a la necesidad de materializar el voladizo de casi 6 metros y de asentar semejante carga excéntrica en un suelo que no reúne las mejores condiciones para ello.

De este modo se ejecutan 3 pantallas de 40, 50 y 60cm de espesor que ascienden hasta la planta segunda, alojándose las viviendas de dicha planta entre ellas. A partir de la planta tercera se recuperan los pilares de hormigón que apoyan sobre éstas hasta coronar el edificio.

A nivel de cimentación, se ejecuta una losa de canto variable, que oscila entre los 60cm en la zona de garaje, llegando hasta 1,20m en la zona de arranque de las pantallas, que minimiza considerablemente la cimentación de las tres pantallas.

Por otro lado, el soportal se resuelve con unas vigas de canto que soportan las tres plantas que poseen por encima de ellas, librando la luz del soportal sin necesidad de pilares intermedios.

Se trata de una solución innovadora a la par que eficiente energéticamente y reciclable, y que hasta ahora no había sido aplicada en viviendas de protección pública, forrando toda la fachada (resuelta con un sistema de aislamiento con papel kraft adherido) con paneles de policarbonato translúcido (PC), modulados cada 60 cm de ancho y 315cm de altura.

Asimismo, además de colocar dichos paneles de policarbonato (unas veces sobre paramentos ciegos, y otras sobre huecos permitiendo iluminar las zonas comunes) también se manipulan resolviendo así las necesidades de ventilación de los tendederos, diseñándose el panel de policarbonato perforado (PCP) sobre mesa de mecanizado. Se realizan unos taladros alternos de 15cm de diámetro y que se rematarán con unas arandelas de PVC translúcidas termoselladas, asegurando así la estanqueidad del panel.

 

Los huecos de iluminación y ventilación de las viviendas se resuelven con ventanas de ritmo vertical, moduladas igualmente a 60cm y 120 cm para las ventanas dobles, y que se abren de suelo a techo, aumentando las vistas al exterior. Se incluye un quitamiedos de vidrio de seguridad 5+5 que protege de caídas y no se aprecia desde el exterior.

La fachada arranca de un zócalo de pizarra gris que marca la cota de arranque en el suelo de la planta baja, y que absorbe el desnivel producido por las pendientes de las alineaciones exteriores.

A nivel de cumbrera, la cubierta se retrasa 1,20m, realizándose un faldón en panel sandwich, que depura la imagen exterior de los alzados. Del mismo modo, en las viviendas los forjados se rematan en losas de 19 cm de canto, rebajándose considerablemente al entrar en contacto con la fachada, lo que permite realizar unos capialzados de menor canto, con el consiguiente aumento de la superficie acristalada y de la sensación de ligereza de la fachada.

Del mismo modo, se resuelve el alumbrado del patio interior en armonía con la filosofía del proyecto, mediante el uso de unas claraboyas de diverso diámetro y que alojan la lámpara estanca en su interior, produciendo un efecto de iluminación interesante.

Las jardineras se resuelven con campanas prefabricadas de hormigón que se emplean para la ejecución de alcantarillado, economizando el resultado al tratarse de VPO.

6) VIVIENDAS EN EL ENSANCHE 36

Proyecto: Viviendas Ensanche 36 de la Villa de Vallecas
Dirección: Bulevar de la Naturaleza
Tipología: Bloque de viviendas
Autor: Javier Camacho, María Eugenia Maciá
Año del proyecto / Construcción: 2004 / 2007
Bibliografía:
Localización

La propuesta se ubica en una zona de nueva creación peri urbana, donde el marco espacial de la ciudad histórica es inexistente, y donde la arquitectura no debe eludir su capacidad de crear “lugar”. Por ello el edificio se muestra formalmente rotundo, intentando crear,  a través de sus cualidades expresivas, entornos definidos y reconocibles que tejan la nueva ciudad.

Frente a la tipología de manzana cerrada, sugerida por la normativa existente, se pretende una creciente disolución del bloque y una máxima permeabilidad entre los espacios libres comunes y el espacio de la ciudad. Así la edificación se fragmenta en unidades independientes, separadas por capilares abiertos y elevados sobre plantas bajas porticadas.

El bloque se coloniza con viviendas cruzadas en una crujía fundamental de 15 metros, a partir de la cual vuelan los espacios de estar sobre las zonas comunes interiores, participando intencionadamente de éstas. La fachada exterior, de orientación oeste, se muestra sensiblemente opaca hacia la ciudad inexistente, mientras que la fachada interior, de orientación este, se abre decididamente hacia un cuidad espacio natural interior.

La disposición de la vivienda se organiza en dos grandes espacios de usos día-noche, separados entre bandas inmuebles de servicios. El espacio de día (salón-comedor) se vincula a la banda de cocina-tendero y el espacio de noche (dormitorios) se vincula a la banda de usos de aseo. La disposición pretende ser flexible mediante el agrupamiento de usos no móviles (baños, cocinas…), y liberando los espacios día-noche hacia futuras variaciones en su distribución.

 

Entre las bandas de servicios se dispone un patio interior, que a su vez ilumina y despeja el espacio porticado inferior. Se propone un nuevo entendimiento de los espacios libres comunes no como un espacio residual ajardinado entre las edificaciones, sino como un espacio fundamental del proyecto. Se intenta que la edificación participe de este nuevo espacio de alto valor natural, disgregando los núcleos de comunicación vertical del bloque y ubicándolos entre la trama natural, creando un intenso bosque artificial entre árboles de gran porte y las cajas semiconstruidas de comunicaciones.

Se resuelve la fachada con cerramientos ligeros transventilados a base de paneles de madera de alta densidad baquelizados, que junto a la formalización de los diversos pliegues de la fachada, y la orientación oeste, genere un atractivo juego de matices dorados en los atardeceres de Madrid.

7) ECOBULEVAR EN VALLECAS

Proyecto: Ecobulevar
Dirección: Bulevar de la Naturaleza
Tipología: Centro de ocio
Autor: Ecosistema Urbano
Belinda Tato, José Luis Vallejo, Diego García Setién.
Año del proyecto / Construcción: 2000 / 2007
Bibliografía:
– AV Monografías, 123-124, pág: 174-181
– Arquitectura COAM nº 345, pág: 34-38
Coordenadas: 40°22’25.41″N, 3°37’48.72″W
Localización

Los procesos frenéticos de construcción que se desarrollan en las nuevas ampliaciones dirigidas de las grandes ciudades contrastan con el cadencioso ritmo de crecimiento de las vegetaciones que ayudan a acondicionar sus espacios libres. Para solventar este lapso temporal en el caso del Ensanche de Vallecas, en el sureste madrileño, se realizan tres intervenciones a lo largo de su bulevar principal como respuesta a los requerimientos planteados por el concurso de su Ayuntamiento. En éste se especificaba la necesidad de cumplir el doble objetivo de proporcionar nuevas actividades además de mejorar el confort climático de este ámbito exterior.

Por tanto, el proyecto surge de una necesidad acotada en el tiempo para suplir los quince o veinte años que necesita el arbolado público para desarrollar el porte necesario para crear la masa crítica que reemplace de forma natural las nuevas construcciones planteadas, permitiendo su desmontaje para dejar en su lugar nuevos espacios que funcionen como claros entre la vegetación.

La propuesta tiene por objeto el acondicionamiento bioclimático del Bulevar principal del Ensanche de Vallecas. Se trata de una experiencia innovadora de diseño urbano que pretende mejorar el confort ambiental, promover el intercambio social y ser más sostenible que los modelos convencionales de crecimiento de la ciudad. Los criterios medioambientales y de sostenibilidad subyacen en todas las determinaciones del proyecto: los materiales empleados (en su mayoría de origen reciclado) la utilización de energías alternativas, la climatización por sistemas pasivos, la optimización de los recursos, el carácter social o la nueva disposición asimétrica de las vías de tráfico rodado.

Constituida por tres pabellones, esta construcción de estructuras metálicas ligeras sirve de hito visual urbano que da cobijo a numerosos acontecimientos alrededor de pequeñas operaciones de tratamiento de pavimento y mobiliario. Nombrados como árboles climático, mediático y lúdico, sus denominaciones aluden a los cometidos para los que se destinan, a la vez que se les emparenta con las especies vegetales que suplantan. Se diseñan como elementos energéticamente autosuficientes por medio de la colocación de paneles solares en su coronación cuyo exceso de producción eléctrica se vende a la red pública, reinvirtiendo el beneficio obtenido por su propio mantenimiento. Se crea un modelo exportable a otras localizaciones en proceso de consolidación como auxilio temporal ante las carencias de su acondicionamiento.

Mientras el árbol mediático incluye un recubrimiento continuo en su interior que funciona como pantalla para el sistema multimedia de proyección que contiene, los otros dos pabellones introducen pequeñas vegetaciones protegidas por las pieles externas. El árbol mediático incluye el flujo de información a través de pantallas para la proyección y sistemas de diodos, mientras que el lúdico presenta trepadoras para aportar variedades de color y aromáticas que los nebulizadores potencian.

Para obtener un mayor confort climático se aprovechan técnicas empleadas usualmente en la industria agrícola, incorporando una tecnología existente al mundo de la arquitectura del paisaje urbano. Se incluyen captadores de viento de polietileno que lo atraen hasta una batería de refrigeración impulsada por ventiladores que lo mezclan con agua nebulizada, mutando sus propiedades hasta ser expulsado por las toberas de aluminio, para conseguir descender la temperatura entre 8 y 10 grados. Una vez se pasa el umbral del árbol climático, la percepción del paseante se transforma debido a la visión de la vegetación que contiene; se crea un microclima interior que consigue mitigar los extremos de temperatura.

El uso de la tecnología juega en este proyecto un papel crítico y decisivo adecuándose a un contexto real y concreto. El potencial arquitectónico de la tecnología reside en su reprogramación y combinación con otros elementos configurando verdaderos ready-mades arquitectónicos. En este caso se toman prestadas técnicas de climatización usadas habitualmente por la industria agrícola.

 

Ideado como una solución temporal, el ecobulevar se diseña como un mecano para su desmontaje en el momento en que la masa vegetal adquiera el porte deseado, generando unos vacíos que se asemejan a los claros en un bosque. El encuentro con el lugar recibe un cuidado diseño; el perfil del terreno se modifica para conformar los asientos que crean lugares de estancia a disposición de los ciudadanos y a la vez establecen los límites difusos de la instalación.

Constructivamente, el sistema estructural se plantea mediante la seriación de elementos según una matriz polar de 16 puntos. Se consigue así reducir el número de elementos diferentes que constituyen el despiece de la estructura; estos elementos se unen entre sí por medio de uniones atornilladas. La estructura metálica de los árboles de aire está integrada por perfiles conformados de sección tubular cuadrada y circular, que forman un doble entramado cilíndrico. Éste está constituido por 16 elementos verticales, zunchados mediante celosías horizontales anulares que a su vez sirven de apoyo a los pasillos de mantenimiento en los diferentes niveles.

Tanto la pared interior como la exterior del cilindro se triangulan por medio de elementos diagonales que confieren a la estructura un característico aspecto de cesta. En el nivel inferior, los elementos diagonales constituyen el apoyo y el contacto de la estructura con el suelo. La triangulación completa de la estructura permite un funcionamiento solidario, no jerárquico, de todos sus elementos, más eficaz ante las acciones del viento. De esta forma, se traducen las acciones horizontales en esfuerzos mayoritariamente axiles y se minimizan las flexiones de las barras, permitiendo una mayor esbeltez.

~ by lostonsite on 5 julio, 2011.

Arquitectura, Edificios

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: