header image
 

Cuando la vivienda crece en altura

SECTOR 8 DE  SALBURÚA, VITORIA.

La Sociedad Urbanística Municipal “Ensanche 21 Zabalgunea” de Vitoria, convocó dos concursos restringidos y paralelos para la redacción del proyecto de edificación y supervisión de obras en el sector 8 de Salburúa, Vitoria. Al primer concurso fueron invitados Patxi Mangado, Alberto Martínez Castillo y Beatriz Matos, Estudio Ábalos&Herreros, Estudio Aranguren&Gallegos y Estudio Ercilla-Campo. Al segundo de ellos se invitó a Carlos Ferrater, Manuel de las Casas, Carlos Lamela, Mariano Bayón y Fernando Ruiz de Ocenda-Iñaki Usandizaga. El jurado estaba formado por Alfredo Piris, gerente de la Sociedad “Ensanche 21”, Isabel Pineda, Javier Salazar, decano del COA Vasco-Navarro, Carlos Quintans y Javier García-Solera.

. CONCURSO 112 VIVIENDAS. PARCELAS M 23 Y M 26

Proyecto: Concurso sector 8 de Salburúa, Vitoria
Dirección:
Tipología: Bloque de viviendas
Autor:
1) Ábalos & Herreros, 2) Aranguren & Gallegos, 3) Ercilla & Campo, 4) Castillo & Matos, 5) Mangado.
Bibliografía: Pasajes, nº34 pág: 14-21
Localización

La Comisión Asesora del Jurado del concurso para 112 Viviendas en las parcelas M 23 y M 26 del Sector 8 de Salburua concedió el premio a la propuesta presentada por el Estudio Ábalos&Herreros.

1) ABALOS & HERREROS. PRIMER PREMIO – PROYECTO CONSTRUIDO.

Proyecto: Torre de viviendas sociales y oficinas
Dirección: Ensanche de Salburúa, Bulevar Europa, Avenida Juan Carlos I
Tipología: Edificio viviendas colectivas en torre.
Autor: Abalos & Herreros
Iñaki Ábalos, Juan Herreros
Año del proyecto / Construcción: 2000 / 2007
Bibliografía:
– AV Monografías, 123-124, pág: 198-203
– “ON SITE, Arquitectura en España Hoy”, pág: 176-181
Coordenadas:   42°51’16.75″N, 2°38’55.78″W

“Se trata de una propuesta sutil, de gran limpieza y sencillez formal, que plantea con sobriedad una solución de gran calidad poética, cuya imagen cambiante, en el tiempo y el espacio, transmite múltiples sensaciones, convirtiéndose en una referencia ineludible sin necesidad de recurrir a excesos formales y destacando los valores medioambientales incorporados a la propuesta”. Fallo del Jurado.

Tanto la verticalidad de la tipología en torre como la manera en la que se asientan los volúmenes en el solar atienden a las necesidades prioritarias del proyector: culminar el eje de articulación del nuevo ensanche de Salburúa en Vitoria y establecer un diálogo con el gran humedal que lo rodea al este. Sobre el terreno existen dos trazas que determinan la geometría de la urbanización: la vía parque sinusoidal que conforma el límite ante el humedal que proporciona un recorrido cinestésico, y la diagonal del antiguo aeropuerto que traza una huella perpendicular a la dirección del casco histórico de la ciudad. Sumadas a las vistas de los paisajes que se extienden hacia el norte y el este apreciables desde la altura, todas estas circunstancias también intervienen en la disposición de las edificaciones sobre la parcela.

Se decide el diseño de cuatro torres, en lugar de las dos previstas por el planeamiento, consiguiendo reafirmar la esbeltez de los volúmenes sin necesidad de un aumento de su altura. Esta solución también permite liberar una mayor superficie del suelo que queda cubierta por una lámina de agua, formando un eco especular del humedal a los pies de los edificios, en la que las torres parecen prolongar su altura. La construcción se inscribe en un planteamiento de respeto medioambiental que presta especial atención a su relación con el entorno. También se logra la mayor captación energética de sus fachadas procedente de la radiación solar a través de las tres orientaciones más favorables con paños de grandes dimensiones, decantándose por tanto por respuestas formales y constructivas frente a las prótesis técnicas asociadas a la idea de sostenibilidad.

La rotación de cada torre busca las mejores perspectivas de los humedales y una óptima orientación solar. La dinámica composición de los volúmenes garantiza que al circunnavegar el área, cada torre se vea desde un ángulo distinto, dándole al conjunto de edificios una apariencia más angosta. Adicionalmente, el estanque artificial al pie de las torres crea un espejo que duplica los edificios, alargando sus formas. Este “jardín líquido” también refresca los espacios públicos alrededor de las torres e integra el conjunto al hábitat pantanoso de los alrededores.

 

Ante un programa funcional mixto que planteaba conjugar viviendas y oficinas en cada torre, se propone una reestructuración que agrupa los usos destinando una torre exclusivamente a fines terciarios, con lo que se reducen los costes de construcción y se mejora el beneficio mobiliario de la empresa adjudicataria. Además, con estas medidas se logra una mayor seguridad formal y técnica -especialmente desde el aspecto bioclimático- para lograr la máxima calificación medioambiental del Gobierno Vasco. Se emplean superficies generosas de vidrio de baja emisividad situadas en función del clima de Vitoria, combinadas con procesos constructivos que incluyen paneles de policarbonato translúcido y estructuras reticuladas de acero. Soluciones cuya conjugación consigue aumentar el aislamiento térmico, eliminando los puentes térmicos de las cámaras ventiladas y potenciando la respuesta energética de las superficies de fachada.

La estrategia bioclimática del proyecto incluye varios sistemas de acumulación y almacenamiento energético. Los arquitectos estudiaron detalladamente el soleamiento de cada fachada antes de medir e incorporar los componentes bioclimáticos para garantizar el confort térmico de cada vivienda u oficina. Las fachadas incorporan paneles opacos, translúcidos y transparentes, hechos de policarbonato corrugado sobre corcho, policarbonato sobre vidrio y vidrio transparente, respectivamente. Los paneles solares instalados en las ventanas de la escalera principal de las torres recogen energía solar, que se almacena en acumuladores ubicados en los sótanos y luego se utiliza para calentar y enfriar el agua suministrada a los edificios. Las porciones opacas de las fachadas actúan como muros tipo Trombe, absorbiendo y almacenando energía térmica durante el día y liberándola de noche para calentar los edificios. Los forjados térmicos de hormigón distribuyen uniformemente el calor en los interiores. Las fachadas ventiladas de las oficinas y los conductos conectados a los acumuladores ayudan a incrementar la circulación del aire y a enfriar los edificios cuando hace calor.

Las torres ofrecen un modelo de construcción para las periferias de las ciudades en proceso de rápido crecimiento tanto en España como en el resto de Europa. Su composición formal las convierte en iconos distintivos dentro de un paisaje edificado bastante homogéneo. El uso de estrategias pasivas para optimizar el rendimiento energético es un ejemplo de construcción sostenible dentro del acelerado desarrollo urbano.

2) ARANGUREN & GALLEGOS. ACCESIT.

“Una solución de gran contundencia y originalidad que enmarca un arriesgado diálogo de armonías entre lo lleno y lo vacío, resuelto con excelencia, donde cabe destacar la flexibilidad de la composición, el acierto de las distribuciones y el interés de las soluciones medioambientales, si bien el zócalo debilita la rotundidad de la solución que, por otra parte, ofrece dudas sobre la naturaleza de su impacto en el entorno urbano.” Fallo del Jurado

“Cuando en un mosaico falta una pieza, la reconocemos por el hueco que deja, lo que de ella vemos es su ausencia; su modo de estar presente es faltar, por tanto estar ausente”. José Ortega y Gasset.

El estudio Aranguren + Gallegos considera que cada problema contiene y sugiere su propia solución, y la solución que presentó resulta ser invariablemente de naturaleza sencilla, básica y claramente relacionada con el sentido común.

 

La torre se concibe como una caja desocupada, una caja “semi-vacía”, que muestra su vaciedad para así conseguir eliminar cualquier impresión de PESO. Busca con el deslizamiento horizontal de las piezas la expresión de movimiento. El objetivo es alcanzar a transmitir las sensaciones de INMATERIALIDAD (ausencia de materia, de peso) y de INESTABILIDAD (consecuencia del movimiento en deslizamiento).

El prisma se vacía. El espacio interno se libera gracias a su descomposición.

La edificación de las dos torres se coloca como un límite, en el borde con la edificación colindante, de la ciudad, liberando el mayor espacio posible para ofrecerlo al frente del humedal, del espacio natural. ¿Hasta cuánto se puede dejar de ocupar?

 

Se pretende realizar un “acto de limpieza”, renunciar a la exhuberancia, fijar como fin el conservar los espacios y expresar la construcción en forma pura. AUSENCIA frente a PRESENCIA.

La arquitectura y la ciudad tienen sus propios límites. Cuando tocamos los invisibles muros de sus límites es cuando mejor conocemos lo que ellos contienen.

Al estar ubicados en el extremo y final de la avenida principial, frente al espacio natural del humedal, el programa de la propuesta se subdivide en dos familias de edificación:

HORIZONTAL de formas fluidas asignada al programa comercial, como la última superficie de agua.

VERTICAL con fuerte presencia y pretendida abstracción y simplicidad donde el programa residencial se convierte en un plano de observación, desde donde otear el privilegiado paisaje.

3) ROBERTO ERCILLA – MIGUEL ANGEL CAMPO

“Los autores subvierten el Plan Parcial para proponer un debate de interés y relevancia sobre el encuentro de la ciudad y la naturaleza, aunque la solución que aportan no resuelve el problema en los términos en que ellos mismos lo plantean.” Fallo del Jurado.

4) ALBERTO MARTÍNEZ CASTILLO Y BEATRIZ MATOS

“La propuesta plantea una solución formal mágica, de gran originalidad y fuerza plástica, en la que destaca también, la extraordinaria resolución de los espacios vivideros, si bien la solución supone, quizás, un exceso de protagonismo de la arquitectura para el escenario en que se propone”. Fallo del Jurado

5) PATXI MANGADO

 

“Es una solución arquitectónica con vocación escultural, de gran fuerza volumétrica, que resuelve impecablemente los espacios de relación y la distribución de las viviendas, si bien aparece algo forzada por la vocación de la simetría del conjunto, la búsqueda del dramatismo de la escena, detectándose una cierta contradicción entre la voluntad de buscar las vistas lejanas y la realidad de la orientación de algunas viviendas.” Fallo del Jurado.

. CONCURSO 222 VIVIENDAS EN SALBURUA, VITORIA. PARCELAS M 3 Y M 6.

Proyecto: Concurso sector 8 de Salburúa, Vitoria
Dirección:
Tipología: Bloque de viviendas
Autor:
1) Bayón, 2) de las Casas, 3) Ferrater, 4) Lamela 5) Fernando Ruiz de Ocenda e Iñaki Usandizaga
Año del proyecto / Construcción:
Bibliografía: Pasajes, nº34 pág: 14-21
Localización

Tras el concurso, se decidió que dos torres fuesen construidas por Mariano Bayón en la parcela M 3 y dos torres de Manuel de las Casas en la parcela M 6.

1) MARIANO BAYÓN

 

“Una propuesta brillante, que plantea las torres como un evanescente velo vítreo, que las hace inexistentes, pero bellas y esenciales, dialogando amablemente con su entorno por vía de reflejarlo, confundiéndose así con él, a la vez que enfatiza notablemente los aspectos medioambientales y resuelve con pericia los problemas técnicos”. Fallo del Jurado.

2) MANUEL DE LAS CASAS

“La propuesta define en cada parcela dos volúmenes, una torre y un bloque, que se articulan mediante un espacio de gran riqueza ordenando en base a la plaza, los porches y los bajos comerciales. La solución resuelve, tanto la integración de la propuesta en el Sector, cuya intención reinterpreta con gran acierto, como su relación con la ciudad consolidada, planteando un juego de interrelaciones entre los volúmenes que enriquecen el conjunto. Destaca el contraste entre la contundencia de los volúmenes y la sutileza de las fachadas, así como la elegancia de la resolución de la relación entre el zócalo y los cuerpos altos.” Fallo del Jurado.

3) CARLOS FERRATER

“La propuesta multiplica los volúmenes, logrando una composición de gran fuerza visual, que condiciona la distribución de las viviendas. Se trata de una solución de gran elegancia formal, pero quizá desvinculada del carácter de la zona y en particular de sus exigencias medioambientales”. Fallo del Jurado.

4) CARLOS LAMELA

“La propuesta descompone la alineación de las torres prevista en el Plan para responder al punto singular que supone la glorieta adyacente y dialogar con la quinta torre prevista en la zona, proponiendo una solución efectista, con una imagen vibrante y una distribución geométrica de las viviendas excepcionalmente resuelta, aunque excesivamente condicionada a la vistosidad del conjunto, con zonas umbrías y terrazas poco adecuadas a la climatología de la zona, exceso de superficie construida y grandes solicitaciones estructurales en algunos puntos.” Fallo del Jurado.

5) FERNANDO RUIZ DE OCENDA – IÑAKI USANDIZAGA

“Se trata de una propuesta formalmente coherente, aunque ajena a las condiciones del emplazamiento, que adolece de excesiva rigidez, tanto del zócalo como del conjunto de bloques y de su distribución interior.” Fallo del Jurado.

~ by lostonsite on 5 junio, 2011.

España, País Vasco, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: