header image
 

Cuando se fotografía arquitectura

PHOTOESPAÑA 2011

NICOLAS GROSPIERRE
CUENTOS DE MODERNISMO

INSTITUTO POLACO DE CULTURA
Del 1 junio al 24 julio 2011

Nicolas Grospierre nació en Suiza y es ciudadano francés de origen polaco. Creció en Francia pero se trasladó a Polonia en 1999 donde vive y trabaja en la actualidad. Su evolución artística está marcada por sus estudios universitarios en la London School of Economics y por haber recibido una formación centrada en las ciencias políticas y sociales y no en el arte. La preocupación social de Grospierre se refleja en sus primeras obras, por ejemplo en Portraying Communities: Kamionka (2003) (Retrato de comunidades: Kamionka) y Portraying Communities: Podgorze (2004) (Retrato de comunidades: Podgorze). El primero de estos dos proyectos trata de una comunidad utópica de refugiados cuya determinación para acercar su entorno a la naturaleza deriva de su conciencia de ser producto del ajetreo y bullicio de la gran ciudad. El segundo proyecto está basado en las vidas de presos y sus vigilantes. Las fotografías reflejan estas dos comunidades: una abierta y otra cerrada, una voluntaria y otra forzada, utopía social y distopia, marcadas por dos tipos de relaciones.

En sus últimas series fotográficas, Grospierre desvía su atención de las formas de organización social a la arquitectura como contexto de la existencia del ser humano. La exploración de los motivos arquitectónicos tiene su propia y peculiar dinámica y comenzó ya en sus años de instituto, cuando se dedicó a pasear con una cámara. Así creó un álbum de fotos casi amateur. El siguiente paso de Grospierre fue documentar sistemáticamente las fachadas de los edificios y ordenarlos en significativas líneas en Inzynierska Street (2002) (calle Inzynierska). Las colecciones tipológicas se concretan en obras como Lithuanian Bus Stops (2003-2004) (Paradas de autobús en Lituania), que ya muestran la personalidad, la sensibilidad y la forma de pensar de un documentalista maduro. Si se analizan las formas captadas por el artista, se descubre su interés por la arquitectura socialista modernista. Los espectadores occidentales pueden notar que el modernismo, con su peculiar estética y arquitectura, se manifiesta de forma inusual y sorprendente en la antigua Unión Soviética y los países situados bajo su influencia. Así queda de manifiesto en proyectos como: Visaginas, Grospierre y Olga Mokrzycka (2003), Hydroklinika, Grospierre (2004) y Artek, Grospierre (2005). En estas obras, Grospierre profundiza en la forma fotográfica de percepción y explora exhaustivamente complejos proyectos arquitectónicos, desde la fachada hasta el interior. Además, el artista parece interesado en cierta vivisección de los edificios como formas que expresan la ideología del antiguo sistema. Grospierre captura los últimos momentos de existencia de estos edificios, y al mismo tiempo evita la nostalgia innecesaria.

En sus series más recientes se encuentra un enfoque similar frente a la arquitectura post-comunista, como en su serie Kolorobloki (2006-2008) (Bloques de colores) y Glass House (2008-2010) (Casa de cristal).

Desde que Grospierre comenzó a practicar la fotografía, se sintió atraído por la arquitectura moderna. Así, a través de imágenes mostraba el edificio que le interesaba, ya fuese en su totalidad o distintos aspectos del mismo. Para Grospierre, la fotografía era la técnica idónea de mostrar la arquitectura, tanto por su objetividad como por la posibilidad de revelar un edificio en conjunto mediante la exposición de una serie de obras. Tras unos años de dedicación a esta práctica fotográfica, determinó que con la fotografía clásica nunca podría superar un determinado plano de representación de un edificio concreto. Decidió entonces mostrar un edificio mediante la fotografía simple, comunicando mucho más si fingía ser un arquitecto que, aunque incapaz de crear sus propios edificios, pudiese al menos producir su representación.

. KOLOROBLOKI.

El cristal emalite es un tipo de vidrio opaco y multicolor que surgió en los años cincuenta. Con marcos de aluminio, se utilizaba para recubrir las fachadas de los edificios con paneles modulares del color deseado. Su facilidad de uso y su capacidad modular lo hicieron muy popular en los sesenta y los setenta en la Europa occidental y en el bloque socialista. Sin embargo el cristal emalite envejece mal y a menudo es sustituido por otro tipo de material protector bastante menos colorido.

Kolorobloki incluye una serie de fotografías de edificios recubiertos de cristal emalite. Estas fotografías están organizadas de forma modular, es decir utilizando la capacidad modular de los paneles de cristal emalite tal y como se utilizan como material de construcción. Así, aunque en realidad todos los edificios son diferentes, sus fotografías han sido manipuladas para que todas las fachadas tengan las mismas proporciones y el mismo número de pisos. Algunos edificios han sido recortados y otros alargados, añadiendo el número necesario de paneles modulares . El único motivo que ha permanecido inalterado en estas fotografías es el color de la fachada.

De alguna manera, los paneles de cristal emalite son los últimos herederos de la tradición de la arquitectura moderna, cuyos valores esenciales fueron la sencillez y la funcionalidad. Desde este punto de vista, la modularidad, fue la característica que mejor se adaptó a una arquitectura barata y funcional, pero también elegante. Sin embargo, en lo que se refiere al cristal emalite, debido a la baja calidad de los materiales utilizados, es frecuente enfrentarse a un estilo en decadencia ya que el paso del años afecta considerablemente a estos edificios.

Sin embargo, Kolorobloki no pretende criticar la arquitectura moderna, más bien todo lo contrario. Se trata de un proyecto que utiliza la gramática de este estilo arquitectónico para mostrar sus limitaciones, pero sin perder la admiración por dicho estilo ni por los edificios fotografiados.

. GLASS HOUSE

The Glass House tiene tres fuentes de inspiración diferentes aunque de algún modo relacionadas entre sí.

En primer lugar, existe un interés por la fachada del Banco Nacional Polaco de noche, en concreto sus ventanas que despliegan una gran variedad de plantas exuberantes. Surge una explosión de la naturaleza que crece en un entorno tan austero y brutal. Además, refleja la atracción de Grospierre por la idea del invernadero, donde las plantas se mantienen artificialmente con vida, como símbolo del (ilusorio) control del hombre sobre la naturaleza.

En segundo lugar, la idea de la “Casa de Cristal” que aparece en la teoría y la práctica arquitectónica del siglo XX. Según Grospierre, esta idea resume la belleza y el carácter utópico de la arquitectura moderna. Se trata de hecho de una idea progresista y distópica al mismo tiempo. Progresista porque el cristal y su transparencia simbolizaban en los años veinte la condición del nuevo hombre moderno, que no tenía nada que esconder tras muros de piedra. Sin embargo, la sociedad aprendió muy rápido que la transparencia del cristal también era una característica distópica debido al control total sobre el individuo que implica.

Y finalmente hay una docena de edificios icónicos del siglo XX apodados “Casas de Cristal”. Aunque en su momento fueron considerados grandes logros arquitectónicos, en la práctica eran inhabitables.

La obra The Glass House combina estas fuentes de inspiración en una obra fotográfica única.

~ by lostonsite on 2 junio, 2011.

Arte, Exposiciones

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: