header image
 

Cuando lo apolíneo lucha contra lo dionisíaco

KAROL SZYMANOWSKI
EL REY RÓGER

TEATRO REAL

Director musical ……………………………… Paul Daniel
Director de escena ……………………….. Krzysztof Warlikowski
Escenógrafa y figurinista …………. Malgorzata Szczesniak
Director del coro …………………………. Andrés Máspero

Roger II …………………………… Mariusz Kwiecien
Roxana …………………………. Olga Pasichnyk
Edrisi …………………………….. Stefan Margita
Pastor …………………………… Will Hartmann
Arzobispo ……………………… Wojtek Smilek
Diaconisa …………………….. Jadwiga Rappé

Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo)
Orquesta Titular del Teatro Real (Orquesta Sinfónica de Madrid)

. KAROL SZYMANOWSKI

Karol Maciej Szymanowski (6 de octubre de 1882 – 28 de marzo de 1937) fue un compositor y pianista polaco. Nació en Tymoszówka, entonces parte del Imperio ruso y actualmente Ucrania. Recibió sus primeras clases de música de su padre antes de asistir (a partir de 1892) a la Escuela de Música de Elizawetgrad de Gustav Neuhaus, y desde 1901, al Conservatorio Estatal de Varsovia, del cual fue director después en 1926, hasta su retiro en 1930. Las oportunidades musicales en Polonia en ese entonces eran bastante limitadas, por lo que viajó ampliamente por Europa, África del norte, Oriente Medio y los Estados Unidos. Estos viajes, especialmente aquellos por el área mediterránea, le dieron mucha inspiración al compositor.

Entre los frutos de estos viajes no están solamente obras musicales, sino poesía y su novela Efebos. Szymanowski confió a su primo Iwaszkiewicz el manuscrito de su novela, que por su contenido homoerótico no quería publicar hasta después del fallecimiento de su madre. El compositor falleció antes que ésta y el manuscrito se perdió en 1939 cuando la casa de Iwaszkiewicz quedó destruida por los bombardeos nazis durante el asedio de Varsovia. Sin embargo, la parte principal se pudo conservar gracias a que fue traducida por él al ruso y regalada en 1919 a Borís Kojno, su amante. Escribiendo acerca de ésta, Szymanowski dijo: “En ella expresé mucho, quizá todo lo que tengo que decir en esta materia, que es para mí muy importante y muy hermosa.” Sigue estando disponible en una traducción alemana como Das Gastmahl. Ein Kapitel aus dem verlorenen Roman Ephebos, Berlín, 1993 (El Simposio. Un capítulo de la novela perdida Ephebos). Murió en un sanatorio en Lausana, Suiza de tuberculosis.

Szymanowski estuvo influenciado por la música de Richard Strauss, Max Reger, Alexander Scriabin y el impresionismo de Claude Debussy y Maurice Ravel. También tuvo mucha influencia de su paisano Frédéric Chopin y de la música folclórica polaca. Al igual que Chopin, Szymanowski escribió varias mazurkas (danzas populares polacas) para piano. Fue influenciado específicamente por la música tradicional montañesa polaca, que descubrió en Zakopane en las montañas meridionales de Tatra, escribiendo incluso en un artículo titulado Sobre la música de Górale: “Mi descubrimiento de la esencial belleza de la música, danza y arquitectura de Górale es muy personal; mucha de esta belleza la he absorbido íntimamente en mi alma.

Las obras orquestales más conocidas de Szymanowski son sus cuatro sinfonías (nº 3, Canción de la Noche para coro y solistas y la nº 4, Sinfonía Concertante, con piano solista) y sus dos conciertos para violín. Entre sus obras escénicas están el ballet Harnasie y las óperas Hagith y Król Roger. Escribió mucha música para piano, entre ella los cuatro estudios, Op. 4 (de la que la nº 3 quizás sea su obra más popular), muchas mazurkas y sus Métopes. Entre otras obras están los Tres Mitos para violín y piano, varias canciones (algunas con textos de James Joyce) y su Stabat Mater.

. KRÓL ROGER

Rey Róger es la cumbre de la pretensión de toda la obra de Szymanowski, que es la de sintetizar estilos musicales muy diferentes. En el Rey Róger, y en toda la obra de Szymanowski, en general, hay influencias muy contrastadas: Wagner, Debussy, Stravinsky, o la presencia ubicua del atonalismo y del colorido orquestal de Scriabin. La ópera es precisamente el punto en donde se crea un estilo propio, a partir de estilos y rasgos tan sumamente antagónicos.

Al igual que la novela Efebos, la ópera Król Roger (1924) fue para Karol Szymanowski una forma de evasión de las penurias vividas durante la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa que arruinaron a su familia y destruyeron su casa de Tymoszówka. El compositor polaco se refugió en los recuerdos de sus dos viajes a Sicilia, realizados en 1911 y 1914, en los que el contacto directo con los monumentos, ambientes y colores del Sur habían permitido aflorar en él una personalidad creativa lírica y sensual, además de descubrir su verdadera orientación sexual. A partir de 1918, diseñó en colaboración con su primo, el poeta Jaroslaw Iwaszkiewicz, un libreto basado en las Bacantes de Eurípides. A principios del siglo XX existía una cierta tendencia a retomar temas mitológicos, con obras como Elektra (1909) y Ariadne auf Naxos (1912) de Richard Strauss, Penélope (1915) de Gabriel Fauré, Edipo Rey (1927) de Stravinsky… etc. El libreto se completó a finales del año 1919, comenzando la composición en septiembre del año 1920 y finalizándose en el año 1921, aunque la orquestación se extendería hasta el año 1924.

La acción se ambientó en la Sicilia medieval y fue protagonizado por el sensible mandatario Roger II (Rogelio II de Sicilia) y su pasión homoerótica hacia un extraño pastor. Esta obra le permitió superar musicalmente el post-romanticismo netamente straussiano de su primera ópera, Hagith (1913), y encontrar por influencia de Franz Schreker y del impresionismo francés una síntesis estilística personal a la que añadiría su interés por el exotismo oriental o la Antigüedad clásica. El Rey Róger es la primera ópera en la que se habla explícitamente de la homosexualidad masculina; ésta se plantea a través de la oposición entre Apolo y Dionisios. Apolo es el dios del orden, de la contención, del dominio de sí mismo, mientras que Dionisios es justamente lo contrario, la embriaguez báquica, el desenfreno sexual… etc. En Eurípides, la oposición se encuentra entre el rey Penteo y Dionisios que se le aparece en la forma de un pastor. En la obra de Szymanowski, sin embargo, el personaje apolíneo tiene su contrapartida histórica, el Rey Roger II de Sicilia, protector de las ciencias, de las artes. Su corte, que fue de las más brillantes del siglo XII, reunió a los más importantes intelectuales de su época; griegos, bizantinos, normandos, árabes… Esa universalidad de las culturas mediterráneas fue lo que fascinó a Szymanowski y lo que quiso reflejar en esta ópera.

Toda la acción de la ópera transcurre en el lapso de una noche, desde la puesta de sol del primer acto hasta el amanecer con que culmina el tercero. La trama es claramente simbólica y representa el conflicto entre la razón y el instinto que tiene lugar en el alma humana; está claramente inspirada en la filosofía de Friedrich Nietzsche y, concretamente, en su famoso ensayo, El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música, publicado en 1872, en el que propone la famosa distinción entre los elementos apolíneos y dionisíacos del arte. De igual forma, todos los personajes principales de la ópera tienen una lectura claramente simbólica, pues no sólo veremos cómo el pastor acaba siendo la personificación de Dionisio o el rey Roger termina adorando al sol (que simboliza a Apolo), sino que su esposa Roxana encarna la tentación dionisíaca del amor prohibido o el consejero Edrisi representa la racionalidad apolínea de quien asesora a un gobernante.

La relación del rey Roger II con el pastor se establece en tres etapas que se corresponden con los tres actos de la ópera. En el primer acto, el rey se siente atraído por el Pastor, pero ante la presión del estamento eclesiástico decide que va a juzgarle. En el segundo acto, el pastor rompe sus cadenas y seduce tanto al rey como a su mujer Roksana. En el tercer acto, Roksana se convierte en una bacante, pero el rey no se convierte en un coribante, que termina adorando al sol, asumiendo la parte oscura de su deseo que la relación con el Pastor le ha revelado.

Cada uno de estos actos tiene un referente musical y ficcional preciso. El primer acto es el acto bizantino, por lo que la referencia musical es la música eclesiástica ortodoxa. Esta referencia está elaborada a través de un tratamiento coral muy complejo, escrito a cuatro voces y en algunos pasajes a seis y a ocho voces, con un coro infantil tratado incluso a tres voces. El segundo acto que se desarrolla durante la noche y es de carácter orientalista. La música hace referencia constante a escalas con segundas aumentadas, con cuartas disminuidas… es decir, con ese colorido modal, exótico tan característico de la época, pero siempre con una gran exquisitez y buen gusto, sin caer en el pastiche o en lo vulgar. El tercer acto, que se va a desarrollar al amanecer puesto que acaba con el himno al sol, es el acto griego. Musicalmente el acto está a medio camino entre el cromatismo absoluto del expresionismo y el diatonismo. Utiliza elementos claramente impresionistas con acordes derivados de la escala de tonos enteros: el tritono, la quinta aumentada… por lo que la polaridad armónica no es clara. Esa ambigüedad es el elemento más expresivo y fascinante de la obra.

El canto es una especie de arioso continuo, en estilo a la vez de Debussy y a la vez Wagner, pero que sin embargo, tiene tres momentos característicos en los que hay un aria para cada uno de los personajes; para el Pastor en el primer acto, Roksana en el segundo y el rey Roger en el tercero. El tratamiento de la orquesta es absolutamente deslumbrador, requiriendo una gran orquesta con maderas a tres, cuatro clarinetes, metales a cuatro, dos arpas, piano, gran cantidad de percusión… A través de todos estos instrumentos, Szymanowski obtiene una gran cantidad de coloridos, de gran opulencia y riqueza tímbrica que proceden de Scriabin, pero que tienen un tono y una funcionalidad absolutamente personales.

Formalmente la ópera es una especie de híbrido; por una parte es oratorio, por otra parte es ópera propiamente dicha, incluso con números separados, pero también es una especie de misterio primitivo y luego tiene un elemento de drama wagneriano. Hay una estilización de la música orientalista o de la música bizantina muy claras y funcionales, pero también existen unos leitmotiv perceptibles.  Toda vez que se da el leitmotiv principal, (que es en el Pastor), utiliza como línea los primeros compases de la frase melódica inicial del coro, en el comienzo de la obra. Este coro refleja la opresión religiosa, el puritanismo, lo represivo… por lo que cuando el Pastor asume esa misma melodía, refleja que esa especie de reivindicación de una libertad absoluta, a la larga se acaba convirtiendo en otra forma de dictadura.

. Argumento.

– Acto I

La acción se sitúa en Palermo en el siglo XII. Roger II, rey de Sicilia, asiste a una solemne misa acompañada por arcaicos cantos corales en la catedral junto a su esposa Roxana. El arzobispo y la diaconisa, figuras influyentes de la corte, denuncian que un blasfemo está apartando al pueblo de la iglesia; el sabio árabe Edrisi informa al rey que se trata de un pastor que canta extrañas canciones en alabanza de un dios desconocido. Cuando el arzobispo y la diaconisa piden que sea detenido, la reina Roxana y Edrisi piden al rey que no lo condene sin juzgarle, por lo que Roger ordena que se presente ante él.

 

Entra el pastor y proclama con un canto seductor que su dios es tan hermoso como él; Roxana se queda fascinada y se une al dionisíaco canto del pastor mientras el arzobispo, la diaconisa y el pueblo escandalizados piden que sea ejecutado. Roger ordena silencio y el pastor describe con gran dulzura su dios, que busca sus rebaños perdidos con la cabeza coronada de hiedra y racimos en las manos, capaz de saciar los deseos de sus fieles.

Edrisi suplica piedad para el joven, así como Roksana, y Roger, tras un momento de cólera en que ordena que el pastor muera, decide liberarlo. El pastor mira a los ojos del rey con una sonrisa luminosa y, antes que salga, Roger, repentinamente, le ordena que aquella noche acuda a su palacio, donde será juzgado.

– Acto II

Por la noche en el patio interior de su palacio, el rey Roger se muestra agitado e intranquilo por la influencia del pastor mientras Edrisi trata de calmarlo. El sonido de la pandereta y la cítara anuncian la llegada del pastor; Roxana inicia entonces la famosa Kołysanka Roksany (“¡Descansad, sueños sanguinarios del rey Roger!”), una bellísima nana estrófica llena de arabescos, con la que pretende calmar a su esposo.

 

Por fin llega solemnemente el pastor, vestido espléndidamente, acompañado de sus músicos, que afirma venir de las tierras remotas de la India, enviado por un dios amable y poderoso. Roger lo acusa de blasfemo y él reacciona con orgullo mostrando su poder de persuasión con una orgiástica danza de tintes orientales, llena de ostinatos e irregularidades rítmicas, que arrastra a Roksana junto a la multitud allí congregada.

Roger intenta en vano detener a su esposa Roksana, que hace un llamamiento al amor y a la aceptación de la locura y pide que el joven dios se la lleve a su paraíso.

 

Roger da orden de detener e inmovilizar al pastor, pero éste, airado y más seguro que nunca, rompe la cadena y la echa a los pies del rey. Pide a la gente que se sienta libre que lo siga a su maravilloso y secreto universo, siendo la primera Roksana. Después de dudarlo, el rey Roger opta por seguir al pastor y convertirse en peregrino.

– Acto III

Más adelante en la misma noche, ahora en las ruinas de un antiguo anfiteatro griego frente al mar, Roger está angustiado y anhela reencontrar a Roxana; Edrisi le insta a que la llame.

La reina y el pastor responden en la distancia al tiempo que ilumina la escena el despuntar de una aurora sobrenatural casi onírica. Llega la reina y con actitud cariñosa le dice a Roger que el pastor se ha desvanecido; Roxana pide al rey que encienda el fuego del sacrificio.

El pastor reaparece como Dionisio invitando a sus seguidores a un viaje infinito en medio del éxtasis al que se une la reina como ménade. Al final de la ópera, Róger reacciona como poseído por una fuerza sobrenatural, transformado por su experiencia dionisíaca a la que no ha sucumbido, y entona un himno al sol naciente que simboliza lo apolíneo que le ha convertido en un poderoso símbolo del superhombre nietzschiano.

. EXPOSICIÓN: “HERMOSO COMO YO”

TEATRO REAL.
Del 25 abril al 14 de mayo, 2011

Con motivo de la representación del Rey Róger en el Teatro Real, el Instituto Adam Mickiewicz en colaboración con el propio Teatro Real y el Instituto Polaco de Cultura en Madrid, se realizó la exposición-instalación Hermoso como yo, donde se muestra las fuentes, los contextos y los elementos fronterizos de la obra.

– Karol Szymanowski (1882-1937): Cronología de su vida destacando fechas y obras que están consciente o inconscientemente relacionadas con El Rey Róger.

. 1882: Nace el 3 de octubre en Tymoszówka
. 1901: Estudios en Varsovia
. 1915: Métopas, Mitos
.1916: Sinfonía nº 3 “Canción de la noche”
.1917: Cantatas Deméter y Agave, novela Efebos, El Rey Róger (su inicio)
. 1922: Gran éxito del concierto en el teatro parisino Vieux Colombier.
.1926: Estreno de El Rey Roger en Varsovia, Stabat Mater
. 1928: Le diagnostican tuberculosis, recibe tratamientos de unos meses en Davos
. 1933: Gira de conciertos por Europa (entre otros: Moscú, París, Londres, Roma).
. 1936: Estreno del ballet Harnasie en la Ópera de París (coreografía: Serge Lifar)
. 1937: Muere el 29 de marzo en un sanatorio de Lausana

Para la creación del Rey Roger, Szymanowski contó con la ayuda de Jarosław Iwaszkiewicz, destacado escritor polaco de gran talento y primo lejano del compositor. A los dos hombres les unía algo más que sólo una amistad, y de esta relación surgió precisamente El Rey Roger. 

Szymanowski visitó varias veces en aquella época la isla de Sicilia, influyendo decisivamente para la composición de la ópera. Las imágenes de la isla tomadas por el aristócrata alemán Wilhelm von Gloeden, fueron fuente de inspiración para Szymanowski. Posiblemente, Iwaszkiewicz también se viese influenciado por Gloeden como se puede apreciar en su fotografía Dionizje 1921 (Los misterios de Dionisos 1921), variación sobre las fotos de fotógrafo alemán.

Wilhelm von Gloeden nació el 16 de septiembre del año 1856 en Mecklenburg, en el norte de Alemania; y falleció el 16 de febrero de 1931 en Taormina, Italia. En Taomina, ciudad siciliana en la que se ubicó, produjo una gran cantidad de fotografías que son estudiadas como un importante hito dentro del arte homoerótico. Además, se convertiría en uno de los pioneros de la fotografía al aire libre.

 

. PAUL DANIEL, director musical

Su versatilidad como director sinfónico y operístico le ha valido numerosos galardones y premios. Cabe destacar su dedicación a la música contemporánea, con varios estrenos mundiales (Baa Baa Black Sheep de Michael Berkeley y Playing away de Benedict Mason) durante su etapa como director musical de Opera Factory (1987-90) y de Opera North (1990-97). Allí se construyó su prestigio en este terreno, con representaciones de Ariane et Barbe-Bleue de Dukas, Gloriana de Britten, Borís Godunov de Rimski- Kórsakov y Wozzeck de Berg. En su etapa como director en la English National Opera dirigió títulos como Les contes d’Hoff mann, Der Rosenkavalier, Manon, Lulu o Nixon in China. Ha dirigido algunas de las más importantes agrupaciones musicales del mundo (Orchestra of the Age of the Enlightenment, London Philarmonic, Cleveland Orchestra, Gewandhaus de Leipzig y New York Philharmonic, entre otras). Ha sido invitado al Metropolitan de Nueva York (Die Zauberflöte), la Royal Opera House de Londres (Mitridate, re di Ponto), la Bayerische Staatsoper de Múnich (Pelléas et Mélisande), el Grand Théâtre de Ginebra (Erwartung) y los festivales de Aix-en-Provence (La clemenza di Tito) y Bregenz (Death in Venice), entre otros importantes centros líricos. Recientemente ha dirigido Macbeth en Bruselas, Billy Budd en Fráncfort, Peter Grimes en Dresde y Lucrezia Borgia en Londres. En el Real dirigió L’Upupa und der Triumph der Sohnesliebe (2004) y Věc Makropulos (2008).

. KRZYSZTOF WARLIKOWSKI, director de escena

Este director de escena nació en Szczeczin (Polonia) en 1962. Estudió historia, filología románica y filosofía en la Universidad de Cracovia. Realizó estudios de teatro en la Sorbona de París y en la Escuela de Teatro de Cracovia. Firmó sus primeros espectáculos en 1992. Fue asistente de Lupa, Brook y Strehler, quien le invitó a dirigir en el Piccolo Teatro de Milán la obra Pericles de Shakespeare en 1994. Ha llevado a la escena piezas de teatro como Angels in America de Kushner, Madame de Sade de Mishima, Krum de Levin y Hamlet de Shakespeare, con las que cosechó un gran éxito de crítica en Polonia y en diversos festivales extranjeros, como el de Avignon y las Wiener Festwochen, así como en teatros de Berlín, Bruselas, Hannover, Nueva York, París y San Petersburgo, entre otras ciudades del mundo. En el campo de la lírica, ha dirigido títulos como Don Carlos, Ubu Rex de Penderecki y Wozzeck de Berg (Ópera Nacional de Varsovia); Iphigénie en Tauride, Věc Makropulos, Parsifal y Król Roger (Opéra national de Paris), Médée de Cherubini (Théâtre de la Monnaie de Bruselas) y Eugenio Oneguin (Bayerische Staatsoper de Múnich). Entre sus creaciones teatrales se encuentran (A)pollonia para Avignon y A tramway para el Théâtre de L’Odéon de París; y en ópera Macbeth para el Théâtre de la Monnaie de Bruselas y The Rake’s Progress para la Staatsoper de Berlín. En el Real realizó la producción de Věc Makropulos (Premio Lírico a la mejor producción en España, 2008).

~ by lostonsite on 27 abril, 2011.

Música, Ópera

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: