header image
 

Cuando el oráculo dirige el destino

IPHIGENIE EN TAURIDE
CHRISTOPH WILLIBALD GLUCK (1714-1787)

Dirección musical ……………………………. Thomas Hengelbrock
Dirección de escena ………………………… Robert Carsen
Escenografía …………………………………….. Tobias Hoheisel
Dirección del coro ……………………………. Andrés Máspero

Reparto del día 17 de enero:
Iphigénie …………………………………………… Maria Riccarda Wesseling
Thoas …………………………………………………. Franck Ferrari
Oreste ……………………………………………….. Lucas Meachem
Pylade ……………………………………………….. Yann Beuron
Diane …………………………………………………. Maite Alberola

Orquesta y Coro Titulares del Teatro Real

Igual que Eurípides, el compositor alemán Gluck ensalza el valor de la mujer en Alceste e Iphigénie en Tauride, óperas pertenecientes ya a su reforma musical. La mujer del Rococó como objeto de placer se convierte en la heroína libertadora, como la frecuentará después de modo insuperable el siglo XIX. Para traducir esta idea de la Ilustración al lenguaje de la ópera, Gluck halla nuevas vías de expresión musical, que inspirarán luego a Mozart en su viaje a París para crear el personaje de Ilia en Idomeneo.

Al mismo tiempo, hace su entrada en la ópera la sensibilidad burguesa, tal como podemos observarla en las pinturas de Greuze y de Chardin. Su correspondiente musical se puede descubrir en la figura de una famosa melodía, que luego desarrollará hasta llevarla al culmen Beethoven en el primer movimiento de su sonata Claro de luna. La manifestación de este sentimiento, que más adelante desembocará en el Romanticismo, está ya presente en el aria «Ô, malheureuse Iphigénie» de la ópera de Gluck.

Hoy, la Iphigénie salvada por Diana del incesto paterno y del sacrificio pero condenada al papel de sacerdotisa de sacrificios humanos, recuerda también a la multitud de mujeres del siglo XX que, a pesar de las guerras mundiales y civiles, mantuvieron la fe y la esperanza en la vida, como Margarita Xirgu, la amiga de García Lorca y mensajera de sus obras en Hispanoamérica.

Durante el siglo XVIII fueron varios los compositores que escribieron óperas con el título de Iphigénie en Táuride y entre todas ellas – Ifigenia en Táuride (ópera) -, cabe destacar la compuesta por Christoph Willibald Gluck con libreto de Nicolas-François Guillard sobre la heroína griega, hija de Agamenón y Clitemnestra y hermana de Orestes, Electra y Chrysothemis.

La ópera de Gluck es la más famosa de todas y fue estrenada en París, el 18 de mayo de 1779. Con Iphigénie, Gluck cerraba su proceso de reforma operística. No existen ya los recitativos, sólo la escenas dramáticas ligadas con estructuras del tipo airoso.

. Resumen:

En Ifigenia en Áulide, su padre Agamenón decide sacrificar a Ifigenia, condición impuesta por el oráculo para seguir viaje de su armada hacia Troya.

La historia prosigue años más tarde en Ifigenia en Táuride. La doncella ha sido salvada en el último momento por la diosa Artemisa o Diana y transportada a Táuride (hoy Crimea) donde es máxima sacerdotisa del Templo de Diana (o Artemisa). Gobernada por el rey Toante (Thoas), el oráculo determina que los primeros extranjeros que pisen la isla sean sacrificados para aplacar a los dioses del Olimpo.

Náufragos de una tormenta, el infeliz Orestes – perseguido por las Furias (o Erinias) por haber matado a su adúltera madre Clitemnestra- y su amigo Pílades son capturados y llevados para su ejecución ante la sacerdotisa Ifigenia quien no reconoce a su hermano pero decide salvar a uno de los dos.

Ifigenia pregunta por el destino de su familia a Orestes quien le cuenta que sólo su hermana Electra permanece viva luego de que Orestes asesinara a su madre y se diera muerte. La sacerdotisa decide liberar a uno de los dos para que lleve noticias a Argos sobre su destino en Táuride.

Ifigenia libera a Orestes pero Orestes cede el puesto a Pílades; cuando Ifigenia procede a sacrificar a Orestes este menciona su nombre y ella lo reconoce. La feliz reunión se ve interrumpida por el rey Toante quien furioso ordena el sacrificio de los dos hermanos, éste se ve interrumpido por el regreso de Pílades con un grupo de soldados y por la intervención mágica de Artemisa que perdona a Orestes, enviándolo como rey a Micenas y retorna a Ifigenia a su comarca.

. Argumento:

La acción se desarrolla en cuatro actos después de la guerra de Troya, en el siglo XIII a. C.

Previa a la trama misma debe saberse que Ifigenia es la hija de Agamenón, rey de Micenas. Este ha sido asesinado por su esposa Clitemnestra, quien en seguida también ha sido ultimada por su hijo Orestes. Ifigenia es ignorante de estos acontecimientos y ha llegado a ser sacerdotisa de Diana en la isla de Táuride, habitada por los escitas.

. Acto I

Una tempestad sacude a la isla. En el templo de Diana se encuentran varias doncellas griegas que ofician como sacerdotisas. Éstas son presididas por Ifigenia, quien acaba de tener un sueño que la ha agitado tanto como la tempestad reinante. Algunas sacerdotisas tratan de calmarla, mientras a la vez parece irse aplacando la tormenta.

El rey Toas llega agitadísimo. También él ha tenido sueños terribles y teme por su vida. Sólo eliminando a los enemigos se sentirá seguro y por ello da orden a Ifigenia que sea ella quien de muerte inmediata a cualquier extranjero que pase por allí. Los escitas que acompañan al rey secundan sus palabras y danzan al son de una música primitiva.

Dos extranjeros que vienen de tierras lejanas llegan ante Ifigenia. Uno es Orestes, que huye desde hace dos años de su patria, Argos, porque se siente culpable de haber matado a Clitemnestra, su madre. El otro es Pilades, su devoto amigo, que sigue a Orestes dondequiera que éste vaya.

Según las normas que ha dictado el rey Toas, los extranjeros deberían ser ejecutados. Pero Ifigenia, al enterarse que son griegos, los interroga respecto de cómo están las cosas en Argos y del destino de la familia real. Orestes, avergonzado de su crimen, oculta su identidad y señala que sólo Electra sobrevive de toda la familia.

. Acto II

Orestes y Pilades esperan su destino. Al remordimiento que consume a Orestes por el matricidio cometido se agrega ahora un sentimiento de culpa por haber llevado a su amigo a una situación tan desmedrada y que está poniendo en peligro su sobrevivencia. Pilades es llevado por unos guardias y Orestes se queda solo y en estado de sopor en un calabozo del templo de Diana.

Aparecen entonces las Furias, que lo atormentan por ser el asesino de su madre (recuérdese que las Furias son divinidades vengativas de la mitología griega). Llega Ifigenia e interroga más en detalle a Orestes, pero éste no se da a conocer. Ifigenia supone entonces que definitivamente su hermano ha muerto y organiza solemnes honras fúnebres por él y la familia.

Un solemne ritual sagrado cierra el acto.

 

. Acto III

Ifigenia decide enviar a Grecia sólo a uno de los prisioneros, al que librará de la pena de muerte. El elegido será quien lleve un mensaje a Electra. Ifigenia piensa en Orestes, pero los dos amigos se pelean por morir y salvar al otro. Orestes amenaza con suicidarse, de modo que finalmente Ifigenia tiene que decidirse por Pilades. Éste, sin embargo, promete que salvará a su amigo o perecerá en el intento.

 

. Acto IV

Se celebran los preparativos para la ejecución de Orestes. Ifigenia tiene la impresión de que una fuerza superior le impedirá asestar el golpe mortal a la víctima del sacrificio. Las sacerdotisas en pleno invocan a la diosa Diana. Orestes asegura a Ifigenia que su muerte es algo justo. Finalmente Ifigenia toma el puñal sagrado para ejecutar a Orestes, quien se despide de la vida dando a conocer su verdadera identidad.

  

Las sacerdotisas saludan en él a su legítimo rey, e Ifigenia asegura a Orestes que su matricidio ha sido perdonado. Muy inquieto llega el rey Toas, pues no se han llevado a cabo las ejecuciones. Toas decide actuar él mismo y se dispone a matar a Orestes cuando entra Pilades, quien mata al rey.

Los griegos con los que ha vuelto Piladse se disponen a la matanza de los escitas, pero la diosa Diana se aparece para defender las vidas de sus lejanos súbditos, aunque favorecerá el retorno de Ifigenia, Orestes y Piladse a Grecia.

~ by lostonsite on 17 enero, 2011.

Arte, Exposiciones

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: