header image
 

Cuando el rascacielos crece en espiral

SWISS RE HEADQUARTERS

Proyecto: Swiss Re Headquarters, Londres
Dirección: 30 St. Mary Axe, City of London EC3
Tipología: Edificio de oficinas.
Autor: Fosters & Partners
Año del proyecto / Construcción: 2004
Bibliografía:
– Libro: «London: Architecture & Design» Pág: 38
– AV Monografías, 103, «Tipos de Oficinas» pág: 98-105
– Libro: «Architecture in the United Kingdom» de Philip Jodidio, pág: 108-113
Coordenadas:  51°30’52.60″N,   0° 4’49.87″W
Localización

En el corazón financiero de Londres, sobre el solar de la antigua Baltic Exchange, el edificio de Swiss Re es el primer rascacielos levantado en la City desde 1979, dominado con sus 180 metros de altura el perfil de la ciudad. Se trata del primer rascacielos ecológico de Londres, siendo instantáneamente reconocible dentro del skyline londinense. De silueta fusiforme, su huella circular en planta baja permite esponjar el tejido urbano a su alrededor en una plaza pública delimitada por muretes de piedra que integran también el mobiliario urbano.

Dotado en planta baja con tiendas accesibles a todo tipo de público, este rascacielos de cuarenta alturas está ocupado en alquiler por la compañía aseguradora Swiss Re entre la segunda planta y la decimoquinta. En la cima, el radio de la planta disminuye hasta los 25 metros después de alcanzar los 57 metros en el piso 17. Una estructura periférica de 36 pilares metálicos en espiral resiste los empujes horizontales, reservando para el núcleo interior la función de sustentar la carga vertical.

De geometría circular, las plantas aparecen cercenadas en seis alas mediante vacíos radiales de dos a seis alturas que perforan en espiral el interior del edificio, manifestándose en la fachada mediante bandas de vidrio gris.Estos atrios locales incrementan el número de puestos de trabajo perimetrales, hacen posible llevar la luz y el aire hasta los rincones más recónditos del interior y actúan como centros de servicio y lugares de encuentro para reuniones informales. Coronando la torre se suceden los comedores privados en la planta 38, el restaurante en la 39 y, finalmente, el bar situado bajo la gran lente de 2,5 metros de diámetro que remata la cúpula y permite contemplar la impresionante vista de Londres que se extiende hacia el oeste.

 

La forma ahusada del edificio aminora el empuje del viento sobre la fachada. Desde el punto de vista ecológico, su silueta reduce la cantidad de viento desviado hacia el suelo, reduciendo las turbulencias en la base que tanto incomoda al peatón al pie de las torres de caras planas y participa de forma decisiva en la estrategia de ventilación del interior. La planta circular impedía tratar de forma específica la fachada para responder a las exigencias de cada orientación; se decidió así envolver la estructura mediante un cerramiento doble que canaliza el aire temperado y alberga además las persianas, de manera que la ventilación natural suplementa la mecánica durante el 40% del año. Dos tipos de piezas integran este cerramiento: una romboidal entre forjados, y otra integrada por dos sectores triangulares planos que dejan una rendija entre sí desde la que se incorpora aire fresco al plénum de cada planta. Los atrios se cierran mediante vidrios simples practicables y otras piezas dobles y fijas, dejando que el edificio respire de forma lenta pero constante.

Generado por una planta radial y con un perímetro circular, el edificio ensancha su perfil a medida que se eleva y se afila hacia su cúspide. Su forma característica responde a las restricciones del solar: el edificio parece más esbelto que un bloque rectangular de tamaño equivalente; los reflejos se reducen y la transparencia se mejora; y el estrechamiento de su silueta hacia la base maximiza el espacio público a nivel de calle.

 

Conceptualmente la torre desarrolla ideas ya exploradas en el Commerzbank y en el proyecto de Climatroffice, un proyecto teórico desarrollado con Buckminster Fuller que sugería una nueva relación entre naturaleza y espacio de trabajo, y una conciencia de la energía mediante una piel que resolviese muros y techos mediante continuos triángulos. Aquí, las torres tiene una piel estructural apuntalada diagonalmente permiten una planta sin columnas y una fachada entera de vidrio, que abre el edificio a la luz y a las vistas.

Atrios entre los dedos emitidos de cada piso se unen juntos verticalmente para formar unas series de espacios de esparcimiento que suben en espiral.

Estos espacios son focos sociales donde existen puntos de refrigerios y zonas de encuentro y que funcionan como los pulmones del edificio, distribuyendo aire fresco a través de paneles abiertos en fachada. Este sistema reduce la dependencia de las torres en el aire acondicionado y junto con otras medidas sostenibles, implica que el edificio utilizará la mitad de la energía consumida respecto a otras torres de oficinas.

~ by lostonsite on 20 diciembre, 2010.

Gran Bretaña, Viajes

One Response to “Cuando el rascacielos crece en espiral”

  1. Enhorabuena muy bueno el redacción . Saluditos.

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: