header image
 

Cuando se pasa al otro lado

BILL VIOLA. OBRAS FIGURATIVAS

MUSEO PICASSO MÁLAGA
Del 28 junio al 12 septiembre 2010

«Aquéllos que han muerto no se han ido nunca
Están en la sombra que se alumbra
Y en la sombra que se espesa,
Los muertos no están bajo la tierra
Están en el árbol que se estremece,
Están en la madera que gime,
Están en el agua que corre,
Están en el agua que duerme,
Están en la cabaña, están en la multitud
Los muertos no están muertos». 
Birago Diop

«El ser es un océano sin orilla. Mirándolo no encuentra principio ni fin, ni en este mundo ni en el siguiente». Ibn Arabi (1165-1240). Esta frase del místico andalusí sirvió de inspiración a Bill Viola para crear la obra «El océano sin orilla», que presentó en la Bienal de Venecia de 2007 y que fue el origen de la serie «Transfiguraciones», a la que pertenecen obras como «Encarnación» (2008), «The Arrangement» (2007), o «Tres mujeres» (2008).

Transfiguraciones hace referencia al extraño proceso por el que la sustancia y la esencia de un ser cambian de forma, en una transformación que surge del interior a partir de una revelación o de una abrumadora sensación de claridad. El resultado es el cruce de lo físico a lo metafísico, una transición ligada a las experiencias humanas más profundas, en las que la vida parece oscurecerse, poniendo a prueba los límites de las personas y a menudo sobrepasándolos.

 The Arrangement (2007), Encarnación (2008) y Tres mujeres (2008) muestran una y otra vez a personas anónimas aproximándose desde la oscuridad, cruzando hacia la luz a través de una cortina de agua -agua y luz son dos elementos de gran carga simbólica- para volver luego a las sombras ubicadas en un más allá incierto y lejano.

   

Para la realización de estos vídeos de alta definición, Viola dio a los actores unas indicaciones mínimas y las reacciones al cruzar la cortina de agua fueron libres: para unos fue una batalla personal, para otros un exorcismo, un renacimiento, la pérdida de la inocencia o, simplemente, el deseo de volver a atrás. En este sentido el artista señala: «Todos nosotros, equipo e intérpretes por igual, fuimos transformados por la experiencia, o quizá debería decir ‘transfigurados’. Querría creer que para aquellos capaces de ver estas obras la experiencia continúa».

 

El proyecto-instalación Bill Viola: Obras figurativas se caracteriza por el simbolismo, la soledad de los personajes, la hondura psicológica, la vida y la muerte. Todos estos temas están presentes también en la obra de Picasso, especialemente en el periodo azul, cuyo inicio coincide con la muerte de Carles Casagemas (1881-1901), íntimo amigo del pintor.

 

La transformación entendida como un proceso de tránsito hacia el conocimiento que transfigura la esfera de la intimidad es un asunto del arte de todos los tiempos, y que el artista andaluz recogió como testigo de la tradición para mostrarlo bajo su propia mirada. Del mismo modo, en la actualidad grandes creadores como Bill Viola se refieren a la transformación bajo el signo de la contemporaneidad con nuevas técnicas creativas.

  

Reconocido mundialmente como un precursor del uso de la imagen proyectada y posteriormente de un modo de representación pictórico-digital utilizando la pantalla de plasma, el artista norteamericano Bill Viola (Nueva York, 1951) expresa en el conjunto de su obra un compromiso personal adquirido desde hace casi cuatro décadas con experiencias humanas básicas: el nacimiento y la muerte o el miedo y el enfado, la conciencia de que la vida es un proceso permanente en evolución.

~ by lostonsite on 20 agosto, 2010.

Arte, Exposiciones

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: