header image
 

Cuando se descubre a la Primogénita

PIACENZA

Piacenza (Piasëinsa en dialecto piacentino) es una ciudad de 102.871 habitantes, capital de la homónima provincia. Situada entre las regiones de Emilia y de Lombardía, la ciudad y su provincia ha experimentado de manera notable la influencia de Milán, a cuya región económica pertenecen por muchos aspectos, y a la cual han vinculado su propio destino en diversas ocasiones. Piacenza ha sido denominada como la “Primogénita”, puesto que fue la primera ciudad italiana que votó en un plebiscito la anexión al Piemonte.

. Historia de Piacenza:

Antes del asentamiento romano, el área estaba poblado con otros pueblos; concretamente, anterior al asentamiento romano, la región en la ribera derecha del rio Po, entre el rio Trebbia y el rio Taro fue ocupado por los Ananes o Anamari, una tribu gala. Antes de los galos, según Polybius, las llanuras fueron ocupadas por los etruscos, cuya cultura permaneció incluso después de ser expulsados por los galos. Los etruscos fueron conocidos por la práctica de adivinar a través de las entrañas de las ovejas. Una escultura de bronce con la forma de un higado, denominada “Higado de Piacenza” fue descubierta en 1877 en Gossolengo, al sur de Piacenza, y en ella aparece un mapa con las regiones marcadas en él y con los dioses asignados a cada una. Está vinculado con la práctica de los arúspices, que fue adoptado por los Romanos. De hecho, el higado data de mediados de la República Romana.

Piacenza y Cremona fueron fundadas como una colonia militar en mayo del año 218 a. C. Los romanos planearon su construcción tras el éxito que obtuvieron en las últimas guerras contra los galos en el año 219 a. C. En la primavera del año 218 a. C., después de declarar la guerra a Cártago, el Senado decidió acelerar la fundación y dio a los colonos 30 días para asentarse en los nuevos territorios y recibir sus tierras. En cada una se establecieron 6000 ciudadanos romanos, recibiendo las ciudades plenos derechos latinos; esto es, tenían el mismo status legal que las demás colonias que se habían sido co-fundadas por Roma.

La reacción de los Galos en la región fue rápida, echando a los colonos fuera del territorio. Éstos, se refugiaron en Mutina. El Senado envió dos legiones bajo el mando de Gaius Atelius, consiguiendo volver a recuperar el territorio perdido. Las dos legiones se asentaron en una nueva castra para apoyar la construcción de las ciudades. Desde un principio, Piacenza fue dotada con unas murallas, puesto que ya existían en la Batalla de Trebbia que se desarrolló en diciembre de ese año. No existe evidencia, ni textual ni arqueológica de un asentamiento anterior en la misma situación en la que se construyeron las murallas, siendo Piacenza la primera ciudad romana en construirse entre los galos en el valle del Po.

Durante los próximos años, Piacenza se vio inmersa en constantes luchas. Tuvo que ser suministrada de víveres a través de barcos, puesto que tras la batallla de Trebbia, Aníbal controlaba el campo. Por ello, se tuvo que construir un puerto (Emporium), por el que se introducían los suministros necesarios. En el año 209 a. C. Aníbal cruzó los Alpes, por lo que fue incapaz de mantener el asedio a la ciudad y se retiró. En el año 200 a. C., los galos saquearon y quemaron la ciudad, vendiendo la población como esclavos. Posteriormente, los romanos consiguieron volver a conquistar Piacenza, recuperando unos 2000 ciudadanos. En el año 190 a. C., el Senado envió a 3000 nuevos ciudadanos para que se asentaran en Piacenza, construyéndose 10 años después la via Aemilia, haciendo que la ciudad fuese fácilmente accesible desde los puertos situados en el Adriático, lo que mejoró el comercio y las posibilidades de una oportuna defensa. Aunque la ciudad fue saqueada y destruida en diversas ocasiones, la ciudad siempre se recuperó, siendo nombrada por Procopuis en el siglo VI como “la principal ciudad de la región de Aemilia”.

Entre los siglos IV y IX d. C., Piacenza estuvo marcada por la expansión de la Cristianidad, con la presencia de varios mártires. En un intento de erradicar la cristianidad, Diocleciano y Maximiano reclutó una legión para que persiguiese a los cristianos. Sin embargo, la legión proclamó un manifiesto en que se negaban a actuar en contra de los cristianos, puesto que no obedecerían ninguna orden excepto la autoridad de Dios. Así pues, los 6666 hombres que conformaban la legión (quizás se trate de un número místico), fueron masacrados, conviritiéndose en legendaria la legión Tebana, que fueron declarados santos. Algunos miembros de la legión consiguieron escapar al sur de Alemania, por lo que Maximiano ordenó su captura y su muerte. Entre ellos estaba Antoninus, que fue apresado en el año 303 d. C., siendo decapitado en Travo.

Sin embargo, pocos años después, Constantino con el Edicto de Milán, despenalizaría la práctica del cristianismo, devolviendo las propiedades a la Iglesia. Tras el edicto se abrieron nuevas vías de expansión para los cristianos, incluyendo el derecho a competir con los paganos en el tradicional cursus honorum para las altas magistraturas del gobierno, así como también ganaron una mayor aceptación dentro de la sociedad civil en general. Se permitió la construcción de nuevas iglesias y los líderes cristianos alcanzaron una mayor importancia (como ejemplo de ello, los obispos cristianos adoptaron unas posturas agresivas en temas públicos que nunca antes se habían visto en otras religiones).

El primer obispo de Piacenza (322-357), San Vittorio, declaró Antoninus el santo patrón de la ciudad de Piacenza, comenzando la construcción de la primera Basílica dedicada a San Antonio en el año 324 en el centro de Piacenza. Se restauró en el año 903, siendo reconstruida en varias ocasiones a lo largo de la historia (año 1101 y año 1562), siendo aún en día una iglesia. Los restos del obispo y del soldado se encuentran en unas urnas bajo el altar. La temática del soldado-santo, protector de Piacenza, es muy conocida en el arte.

Durante las Guerras Góticas (535-552), Piacenza fue saqueda. Tras un breve periodo conquistado por el emperador romano Justiniano I, Piacenza fue conquistada por los lombardos, que crearon un ducado. Tras la conquista por parte de los francos (siglo IX), la ciudad comenzó a recuperarse, ayudada por su situación a lo largo de la Via Francigena que vinculaba el Sagrado Imperio Romano con Roma. Su población e importancia aumentaron hacia el año 1000. Este periodo marcó un cambio gradual de poderes de los distintos señores feudales.

En el año 1095, la ciudad fue la sede del Consejo de Piacenza, donde se proclamó la Primera Cruzada. Desde 1126, Piacenza fue una comuna libre y un importante miembro de la Liga Lombarda. En este papel, tomó parte en la guerra contra el emperador Federico I Barbarroja en la batalla de Legnano (1176). También luchó con sucesivas victorias, contra las comunas vecinas de Cremona, Pavia y Parma, expandiendo sus posesiones. Piacenza tomó el control de las rutas comerciales con Génova, donde los primeros banqueros de Piacenza se habían asentado, como los condes de Malaspina y el obispo de Bobbio.

En el siglo XIII, a pesar de las derrotas en las guerras contra el emperador Federico II, Piacenza consiguió ganar más fortaleza en Lombardía. La agricultura y el comercio florecieron durante estos siglos, y Piacenza se convirtió en una de las ciudades más ricas de Europa. Esto se refleja en la construcción de importantes edificios y en general la revisión del urbanismo de la ciudad. Luchas por el control de la ciudad fueron muy comunes durante la segunda mitad del siglo XIII, como en la gran mayoría de las ciudades medievales de Italia. El poder se sucedió entre la familia Scotti, la familia Pallavicino y Alberto Scoto (1290-1313) hasta que la ciudad cayó en el poder de la familia Visconti, que lo mantuvo hasta el año 1447. El duque Gian Galeazzo situó la Universidad de Pavía en la ciudad, convirtiéndose en una posesión de los Sforza hasta el año 1499.

Una moneda del siglo XVI señala el lema: “Placentia floret” (Piacenza florece) en una de sus caras. Esto hace referencia al progreso económico, principalmente debido a la expansión de la agricultura en el campo en los entornos de la ciudad. Además, en el transcurso de ese siglo, una nueva muralla fue erigida. Piacenza estuvo gobernada por Francia hasta el año 1521, y brevemente, bajo Leo X, formó parte de los Estados Papales. En 1545, formó parte del recién creado Ducado de Parma y Piacenza, gobernado por la familia Farnese.

Piacenza fue la capital del ducado hasta que Octavio Farnese (1547-1586) la trasladó a Parma. La ciudad atravesó algunos de sus años más difíciles durante el gobierno del duque Odoardo (1622-1646), cuando 6.000 y 13.000 habitantes de Piacenza (de un total de 30.000), murieron por hambre y por plagas, respectivamente. La ciudad y sus territorios fueron saqueados por bandidos y soldados franceses.

Entre 1732 y 1859, Parma y Piacenza fueron gobernadas por la Casa de los Borbones. En el siglo XVIII, muchos edificios pertenecientes a nobles familias como la de Scotti, Landi y Fogliani, fueron construidos en Piacenza.

En 1802, el ejército de Napoleón anexionó Piacenza al Imperio Francés. Jóvenes habitantes de Piacenza fueron reclutados y enviados a luchar en Rusia, España y Alemania, mientras que la ciudad fue saqueada de numerosas obras de arte, que actualmente se encuentran expuestos en muchos museos de Francia.

El gobierno Habsburgo de Maria Luisa (1816-1847) es recordado como uno de los mejores gobiernos en la historia de Piacenza; la duquesa secó muchas tierras, construyó muchos puentes para cruzar el rio Trebbia y el arroyo Nure, y creó actividades educacionales y artísticas.

Las tropas austríacas y croatas ocuparon Piacenza, hasta el año 1848, un plebiscito marcó la entrada a la ciudad del Reino de Cerdeña (unos 37.089 votantes de un total de 37.585, votaron por su anexión). Piacenza fue entonces declarada Primogénita de la Unidad de Italia, por el monarca. Los habitantes de Piacenza se enrolaron en masa en el ejército de Giuseppe Garibaldi en la Expedición de los Mil. En junio de 1865, el primer puente de ferrocarril sobre el rio Po en el norte de Italia fue inaugurado (en el sur de Italia ya fue construido en 1839). La ciudad de Piacenza fue decorada con la medalla de oro por las acciones patrióticas realizadas en la ciudad en la época del Risorgimento. Periodo, definido por la Casa Savoya, comprendido entre los actos insurreccionales de 1848 y el final de la Primera Guerra Mundial en 1918.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad fue duramente bombardeada por los Aliados. Los importantes puentes y carreteras que cruzaban Trebbia y el rio Po fueron destrozados. El centro histórico de la ciudad también sufrió daños colaterales. En 1944 los puentes sobre el rio Po se convirtió en un asunto vital para el avituallamiento de las tropas en la Línea Gótica, que protegió la retirada de las tropas de Kesselring de Italia. El 4 de agosto, todas las ciudades del norte de Italia estaban aisladas y sufrieron bombardeos, incluyendo especialmente Piacenza. El transporte hacia Génova por el este y a Turín por el norte era imposible. En las colinas y en las montañas de los Apeninos, bandas de partisanos se mantuvieron activas. El 25 de abril de 1945, una Fuerza Expedicionaria llegó a la ciudad. Piacenza, debido a esto, se encuentra entre las ciudades que fueron decoradas con el valor militar por la guerra de liberación el 9 de abril de 1949.

. Emblema de la ciudad:

El escudo de Piacenza, según el decreto del 27 de septiembre de 1938, está dividido en dos partes: una primera de color rojo con un cuadrado de plata, y otra parte de plata con una loba azul. La parte roja en la que aparece un cuadrado blanco o de plata, constituye también el símbolo de la Provincia de Piacenza. Sobre el origen de esta decisión, los estudiosos se dividen: para algunos esta mitad pertenecería a las insignias de la Legión Tebea o Tebana, en tiempos de Diocleciano, en la que se enroló el mártir cristiano y patrón Antonino. En la tradición iconográfica, de hecho, el santo protector es retratado con el estandarte militar. El cuadrado probablemente representa el típico campamento romano, il castrum. Otros, sin embargo, ponen en duda la alusión de este símbolo a Antonino de la Legión Tebea, sosteniendo que el cuadrado es una estilización de un dado, refiriéndose al pasaje en el que Julio César ante el cruce del río Rubicón señalando que la suerte estaba echada (“il dado è tratto”). Para fomentar esta incertidumbre, los propios habitantes de Piacenza lo llaman comúnmente “il dado”.

En la parte blanca aparece representada la loba capitolina, símbolo de Roma. Esto simboliza el estado de “civitas romana”, título que la ciudad, primera colonia fundada por los romanos junto con la gemela Cremona, fue homenajeada.

CATEDRAL

El Duomo, edificado entre 1122 y 1233, es un ejemplo importantísimo de arquitectura románica. Las obras fueron sostenidas por toda la ciudadanía. La catedral está dedicada a Santa Giustina y Santa Maria Assunta.

Sobre la fachada de mármol se encuentran dos contrafuertes y algunas galerías ciegas con pequeñas columnas. Los portales son tres, sostenidos por prótiros y adornados por capiteles, arquitraves y cariátides.

El interior está decorado con suntuosos frescos, realizados entre los siglos XIV y XVI, por Camillo Procaccini y por Ludovico Carracci. La cúpula fue embellecida por obra de Pier Francesco Mazzucchelli, llamado “il Morazzone” y por Giovanni Francesco Barbieri, “il Guercino”. En la nave izquierda del presbiterio se alberga una escultura de madera de 1479, un coro de madera de Giangiacomo de Génova (1471) y esculturas de escuela lombarda del siglo XV. La cripta tiene forma de cruz griega con 108 columnas románicas, y en la que se encuentran las reliquias de Santa Giustina, santa a la que se dedicó la primera catedral ciudadana, destruida tras el terremoto de 1117. La catedral fue construida sobre las ruinas del anterior lugar de culto.

BASÍLICA SANT’ANTONINO

La basílica de Sant’Antonino, patrón de Piacenza, es un ejemplo de arquitectura románica y se caracteriza por una gran torre octogonal. Fue voluntad de San Vittore, el primer obispo de la ciudad, hacia el año 350 y fue terminada en el 375. En su interior se conservan las reliquias de Antonino, mártir cristiano asesinado en Travo.

La Basílica sufrió diversas obras de reconstrucción debido a los daños de los saqueos de la población bárbara. A finales del siglo XV se construyó un claustro que actualmente no se ha conservado. Entre las pinturas y los frescos, cabe mencionar los de Camillo Gervasetti de 1622 y los 5 cuadros con “Escenas de la vida de Sant’Antonino” de De Longe (1693). En 1183, la Iglesia fue la sede de la Liga Lombarda y el emperador Federico Barbarossa, que se reunieron para firmar los preliminares de la Paz de Costanza.

BASÍLICA SAN SAVINO

La Basílica de San Savino, segundo obispo de la ciudad tras San Vittore, contiene los restos del Santo. Fue edificada en el año 903, pero sufrió algunas destrucciones tras la invasión de los Húngaros, por lo que fue reconstruida. La fachada y el pórtico, de hecho, pertenecen al siglo XVII y XVIII.

En el presbiterio y en la cripta se encuentran mosaicos policromos del siglo XII. El estilo románico lombardo caracteriza los interiores adornados por refinados capiteles antropomórfos, zoomorfos, con figuras de monstruos y figuras vegetales. Sobre el altar está colocado un crucifijo de madera del siglo XII, cuyo autor es desconocido.

PALAZZO COMUNALE

El Palazzo Comunales, también llamado “il Gotico”, fue edificado en el año 1281 por voluntad de Alberto Scoto, gobernador güelfo de la ciudad. Según el proyecto, debía haber sido cuadrangular, pero la obra se quedó incompleta debido al brote de una epidemia de peste. Debido a la depresión económica causada por la peste, el proyecto fue interrumpido, realizándose solo el lado norte. Gran ejemplo de arquitectura civil de la época, recalca el estilo de los “brolettos” lombardos y se caracteriza por las almenas, la cornisa adornada con arquerías, la torre central que engloba la campana grande además de dos torretas laterales. El lado largo está provisto de cinco arquerías, cuyos arcos son apuntados. Finamente adornado con mármol rosa en la parte inferior y de ladrillo decorado con motivos geométricos en la parte superior. Arcos de medio punto con delgadas ventanas de tres huecos que determinan el diseño del piso superior. En el salón arquitrabado, embellecido con representaciones pictóricas, se realizan conferencias o eventos particulares como exposiciones.

IGLESIA DE SAN FRANCISCO

La Iglesia de San Francisco, en la Piazza Cavalli, es un edificio del siglo XII con elementos románicos y góticos, que gracias a su situación, asumió el papel de Santuario cívico en la Edad Media. Existen algunos restos de antiguos claustros que actualmente no se han conservado. La puerta principal está enriquecida por una gran luneta del siglo XV representando el Éxtasis de San Francisco. En el interior se suceden pequeñas columnas que soportan altos arcos góticos, siguiendo un esquema de cruz latina. La nave principal, más alta que las naves laterales, tiene un ábside pentagonal en el que los ábsides laterales se encuentran. Las decoraciones se remontan a frescos de los siglos XV y XVI. En esta iglesia se proclamó la anexión de Piacenza al Reino de Cerdeña en 1848.

~ by lostonsite on 13 Julio, 2010.

Italia, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: