header image
 

Cuando suena la antigua banda de Bilse

BERLINER PHILARMONIKER
SIR SIMON RATTLE

CONCIERTO ANIVERSARIO 40 AÑOS DE IBERMÚSICA.
Auditorio Nacional, 23 de febrero

PARTE I:

RICHARD WAGNER (1813 – 1883):

– Los maestros cantores de Nüremberg
Obertura

ARNOLD SCHÖNBERG (1874 – 1915):

– Sinfonía de cámara, nº 1, op. 9

PARTE II:

JOHANNES BRAHMS (1833 – 1897):

– Sinfonía nº 2 en Re Mayor, op. 73
Allegro non troppo
Adagio non troppo
Allegretto grazioso (Quasi andantino) Presto ma non assai
Allegro con spirito

Berliner Philarmoniker
Sir Simon Rattle, director

SIR SIMON RATTLE

Nacido en Liverpool en 1955, ha sido Director Titular de la Berliner Philarmoniker y Director Artístico de la Philarmonie de Berlín desde septiembre de 2002. Tenía veinticinco años cuando, recién graduado de la Royal Academy of Music de Londres, comenzó  su estrecha  relación con la City of Birmingham Symphony Orchestra (CBSO), primero  como Director Principal y Artístico y después (hasta 1998) como su Director Titular. Su trabajo infatigable e imaginativos proyectos artísticos ayudaron a convertir a la CBSO en una de las más notables orquestas del mundo.

En la sala de conciertos y en la ópera, su extenso repertorio cubre composiciones desde el barroco hasta la música contemporánea. También es Director Invitado Principal de la Orchestra of the Age of Enlightment y trabaja con grandes orquestas a ambos lados del Atlántico. Antes de asumir  el cargo como Director Titular de Berliner Philarmoniker, había trabajado con ella de forma regular desde hacía quince años. De las muchas grabaciones que ha llevado a cabo con la orquesta, varias han sido galardonadas con los premios más prestigiosos.

Una de sus mayores pasiones es la de acercar el trabajo y la música de la Berliner Philarmoniker a la gente joven de los más diversos entornos sociales y culturales. Con ese fin, ha establecido un programa educativo Zukunft@BPhil, que permite a la orquesta perseguir nuevas vías para difundir su música. En reconocimiento a su labor con los jóvenes, obtuvo el premio «Goldene Kamera» y la  Medalla Urania en 2007. En 2009, fue galardonado con el Premio Don Juan de Borbón de la Música, con la Medalla de Oro «Gloria Artis» del Ministerio de Cultura de Polonia, y con el Cruz de Mérito de Alemania (Bundesverdienstkreuz).

BERLINER PHILORMINKER

En 1882, Benjamin Bilse anunció a su malpagada orquesta sus planes de viajar a Varsovia en 4ª clase; 50 de sus músicos renunciaron y se hicieron independientes. Desde sus inicios, la joven agrupación recibió apoyo administrativo por parte del agente de conciertos berlinés Hermann Wolff y, por recomendación suya, cambiaron su nombre a Berliner Philarmonisches Orchester. Wolff convirtió una pista de patinaje en la primera Philarmonie, donde organizó conciertos de abono y buscó al mejor director de ese momento.

Hans von Bülow ya había estado al frente de la Orquesta de la corte de Meiningen, impulsando su desarrollo artístico. En sólo cinco años como director de la Berliner Philarmoniker sentó las bases que han dado a la Orquesta su especial renombre. Sus sucesores permanecieron largo tiempo en el puesto. Arthur Nikisch lo asumió en 1895 y en los 27 años de su liderazgo, la orquesta consolidó el virtuosismo y autoconfianza que la caracterizan.

Si las interpretaciones de Bülow tendían de alguna manera a una brillantez analítica, las de Nikisch eran ricas en esplendor y cálida sonoridad, con economía de gestos. Las obras de Chaikovski, Berlioz, Liszt, Strauss, Mahler y Bruckner, fueron piezas clave de su repertorio. Bajo su dirección, la Orquesta alcanzó su más alto nivel y colaboró con algunos de los mejores solistas internacionales.

Tras la muerte de Nikisch en 1922, le sucedió Wilhelm Furtwängler, que reclamó una gran autonomía y sensibilidad por parte de los músicos. Se les reconocía como legendarios intérpretes de Beethoven, Brahms y Bruckner. Al mismo tiempo, amplió el repertorio para incluir obras contemporáneas de Schönberg, Hindermith, Prokofiev y Stravinski. Realizaron numerosas giras al extranjero, ganando el reconocimiento internacional.

La dictadura nacionalsocialista y la guerra dañaron de modo irreparable el panorama cultural alemán, incluyendo la Berliner Philarmoniker. La política racista del régimen ocasionó la pérdida de valiosos músicos y la privación del intercambio internacional con directores y solistas. Al mismo tiempo, la convirtió en un instrumento político. No obstante, Furtwängler y la Orquesta pudieron preservar la esencia de la agrupación durante estos difíciles años.

El 26 de mayo de 1945, la Berliner Philarmoniker ofreció su primer concierto tras la guerra, en el antiguo cine Titania Palast, bajo la dirección de Leo Borchard, muerto en agosto del mismo años cuando un soldado de la ocupación le disparó por error. Un joven y desconocido director rumano, Sergio Celibidache, fue nombrado entonces, reconocido más tarde por su temperamento apasionado y su amplio repertorio. Furtwängler no fue autorizado a dirigir la Orquesta hasta después de su «desnazificación» en 1947. Volvió a asumir el puesto de Director en 1952.

Furtwängler murió en 1954. Al año siguiente, Herbert von Karajan asumió el papel de Director Titular y su liderazgo duró más que el de cualquier otro director. Su labor sentó las bases para el brillante reconocimiento internacional de la Orquesta, tanto en conciertos como en grabaciones, y amplió sus actividades. En 1967, se fundó el Festival de Pascua de Salzburgo, donde también comenzó a interpretar ciclos de ópera. Asimismo, la Orchester-Akademie der Berliner Philarmoniker, ofrece a músicos jóvenes la oportunidad de formarse en el marco de una gran orquesta. La nueva sala Philarmonie fue construida durante la era Karajan. Diseñada por Hans Scharoun e inaugurada en octubre de 1963, se le añadió una sala de cámara en 1987.

Herbert von Karajan murió en julio de 1989, tras casi 35 años como Director Titular. Su sucesor, Claudio Abbado, familiarizado con la Orquesta, la dirigió por primera vez en 1966. Con un estilo diferente a sus predecesores, lidera a través de su fuerte presencia artística.

Cada ciclo de conciertos se centraba en un tema, por ejemplo «Fausto», «Der Wanderer» o «Music is Fun for All». Esta modernización conceptual significó un rejuvenecimiento y revitalización de la Orquesta. En febrero de 1998, Abbado anunció que permanecería en el puesto hasta la temporada 2001/2002.

El nombramiento de Sir Simon Rattle supuso el reclutamiento de uno de los más talentosos directores de la joven generación, así como la introducción de una serie de importantes innovaciones. La conversión a «Fundación BerlinerPhilarmoniker» aporta las condiciones que permiten un amplio rango de oportunidades de desarrollo artístico, asegurando al mismo tiempo la viabilidad económica.

~ by lostonsite on 23 febrero, 2010.

Conciertos, Música

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: