header image
 

Cuando los dioses crearon el reino de Ife

DINASTÍA Y DIVINIDAD
ARTE IFE EN LA ANTIGUA NIGERIA

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando
Del 18 de Septiembre al 13 de Diciembre de 2009

Los artistas de Ife, la antigua ciudad-Estado y tierra natal de los yoruba, crearon una obra escultórica única, que se cuenta entre las estéticamente más asombrosas y técnicamente sofisticadas de África. Esta cultura tuvo su apogeo entre los siglos XII al XV en Nigeria, logrando obras artísticas de gran calidad. Las piezas están realizadas en diversos materiales como bronce, terracota, piedra y cristal.

Pocas civilizaciones en el África subsahariana son más famosas por su arte y su cultura que Ife, la antigua tierra natal y ciudad del pueblo yoruba en Nigeria. Se sitúa en el suroeste de Nigeria, cerca de ciudades Yoruba antiguas (Oyo y Owo). Ife será la capital de la región entre los siglos XII y XV, pasando, a partir del siglo XV, la capitalidad a Benín. En la actualidad, la ciudad de Ife es todavía el corazón espiritual de los yoruba, un grupo de 35 millones de personas que viven en Nigeria y alrededor del mundo. Técnica y visualmente, las obras de arte de la antigua Ife se cuentan entre las más notables del mundo con objetos artísticos que representan cabezas de tamaño natural y figuras humanas en terracota y bronce, algunos vaciados de cobre casi puro (una hazaña que los griegos, italianos y chinos nunca consiguieron llevar a cabo), así como diversas esculturas de cuarzo y granito. Son objetos, con gran fuerza visual, complejidad icónica y variedad de formas, que revelan la extraordinaria maestría creativa y técnica de los artistas y el gusto de los mecenas y ciudadanos de Ife.

Mapa de África Occidental 300 – 1900 d. C.: El largo periodo de tiempo que se asocia al arte Ife coincide con el crecimiento de las rutas comerciales, mercados ciudades e imperios de África Occidental. Algunos de estos grandes mercados movían grandes masas de población con objetos de diferente procedencia. Desde 1200 hasta alrededor de 1700, estos imperios fueron controlando extensas zonas de Sáhara occidental mientras que hacia el este, el comercio estaba dominado por una serie de estados en Kanem y Bornu.

   

En la producción artística de la cultura de Ife se puede apreciar no sólo la sofisticación, sino también la audacia tecnologíca de estos artistas y las notables cualidades estéticas que desarrollaron, para expresar preocupaciones culturales contrapuestas. Algunas de las obras más importantes son el conjunto de exquisitas miniaturas, deliciosas representaciones de animales domésticos y salvajes en terracota y piedra, menhires de granito, expresivas caricaturas de ancianos, representaciones de enfermedades atroces, monstruosas figuras imaginativas y vívidas figuras de animales. Entre todas estas obras destaca el grupo de impresionantes cabezas de tamaño natural en cobre y diversas aleaciones.

El arte Ife en la antigua Nigeria

Ife, una de las ciudades-estado africanas cuya fundación se remonta al primer milenio de nuestra era, es la legendaria tierra de procedencia de las gentes de habla yoruba de Nigeria y de la República de Benín. Esta ciudad contaba con el mando de gobernantes sagrados (oba)- tanto hombres como mujeres- y de consejos de ancianos y jefes. Muchos de estos núcleos urbanos han seguido prosperando hasta nuestros días. La dinastía de los gobernantes de Ife, por ejemplo, permance intacta en el presente.

La antigua Ife la formaban un grupo de poblaciones asentadas en un fértil valle agrícola, sus gentes diseñaron pavimentos cerámicos con distintos motivos, moldearon sorprendentes obras en metal fundido y crearon objetos rituales en terracota, todos ellos de extraordinaria calidad. Hacia el año 1100 d.C., los artistas de Ife ya habían desarrollado una refinada y sumamente naturalista tradición escultórica en terracota y piedra, que pronto se vio acompañada de otras obras en aleación de cobre. Esculturas de tan exquisita belleza, que Ife se aseguró un lugar en la historia del arte africano y universal.

Existen numerosas versiones de la historia de Ife y de los yoruba, todas ellas coinciden en que el creador, Olodumare, instruyó a una de las deidades (orisa) con el fin de que ésta viajara del mundo espiritual (orun) al mundo terrenal (aye) para instruir la sociedad. Unos identifican a la deidad como Obatala/Orisanla, el dios-artista que modeló a los humanos con arcilla. Otros hablan de Oduduwa, que usurpó el papel a Obatala cuando éste bebió vino de palma y empezó a crear humanos poco comunes, como albinos, jorobados y enanos, y finalmente se quedó dormido trabajando. La leyenda describe cómo el mundo estaba cubierto de agua y cómo la deidad descendió por una cadena de hierro, portando en sus manos una concha de una gran caracola llena de tierra, un ave de cinco dedos, y un camaleón. A su llegada, la deidad vertió en el agua la tierra que llevaba en la concha y el ave la esparció para crear la tierra. A continuación el camaleón tuvo como misión comprobar su firmeza y, una vez hecho esto, llegaron las demás deidades para crear la sociedad, expandiéndose para fundar numerosos reinos, cuyos gobernantes deben sus orígenes a Ife.

Obras sagradas en piedra

En los numerosos santuarios de Ife, las esculturas en piedra representan a personas importantes que más tarde eran deificadas, como reyes, guerreros, reinas, curanderos, cazadores, sacerdotes y servidores de la corte. Algunos quedaron transformados en piedra, pero conservan los rasgos y poderes de los seres vivos, mientras que otros constituyen representaciones de sacrificios rituales, ya sean humanos o animales. Tanto en el pasado como en la actualidad, los actos de veneración tienen lugar en arboledas y templos urbanos situados en diferentes zonas de la ciudad.

La única figura conocida de cuerpo completo y que se conserva íntegra desde la época en la que se desarrollaron estas artes finales en Ife es una escultura en aleación de cobre que representa al gobernante (Ooni) de Ife con la indumentaria que quizá llevaba en el acto de coronación:


Figura de un rey.
Ita Yemoo, Ife
Siglo XIV d. C.
Aleación de Cobre
Comisión Nacional de Museos y Monumentos, Nigeria
Se han encontrado esculturas en piedra por toda la ciudad de Ife y sus alrededores, y su amplia variedad de estilos sugiere que se moldearon a lo largo de un dilatado período de tiempo. Por hallarse en contextos religiosos, se consideran esculturas sagradas, ya representen éstas a animales, a personas deificadas, o se trate de monolitos minimalistas descritos como bastones de poder, escudos o espadas.

 

Camaleón. Opa, Ife. Siglos XII-XV d. C. Terracota. Comisión Nacional de Museos y Monumentos, Nigeria

Cocodrilo. Arboleda de Ore, Ife. Siglos XII-XV d. C. Gneis. Comisión Nacional de Museos y Monumentos, Nigeria

.
El camaleón era considerado como un poderoso mago capaz de transformarse y mimetizarse, es por tanto un símbolo de la transformación. Sus movimientos lentos, el giro de sus ojos y su cautela, se identifican con la sabiduría y la paciencia yoruba o suuru. Su gran boca y lengua, así como los sonidos que producen se relacionan con el poder de las palabras o afose, en su vertiente positiva para bendecir y en la negativa para maldecir. Todas estas circunstancias hacen que el camaleón sea un ingrediente fundamental en muchas medicinas yoruba.

Los cocodrilos se consideran los guerreros en el agua y se dice que son mensajeros de las deidades (orisa) de las lagunas, a las que sirven sacrificios. En el contexto de la Arboleda de Ore, el cocodrilo pudo representar la época en el que el mundo estaba completamente cubierto de agua. En la escultura del cocodrilo en gneis el escultor marcó cuidadosamente los dientes, la piel irregular y las extremidades del cocodrilo.

Muchos expertos consideran que estas obras minimalistas constituyen las piezas de arte yoruba más tempranas, datándolas en el primer milenio de nuestra era. Las obras en piedra halladas en Ife, no están datadas, pero se asocian a la temprana cultura del trabajo del hierro en Ife que tuvo lugar durante el primer milenio de nuestra era. Estas piezas figurativas que representan a animales y a personas podrían datarse entre los años 800 y 1000 d. C., época en la que Ife comenzó a crecer vertiginosamente como núcleo urbano. La inserción de varas de hierro en algunas de las esculturas de piedra sugiere asimismo una asociación con Ogún, el dios yoruba del hierro. Por su parte, Ore, el nombre de una arboleda sagrada de Ife en la que se hallaron numerosas esculturas de piedra, es el nombre de la deidad de los cazadores.

– Figura de Idena: Conocida como Idena «guardián de la puerta», se dice que esta figura vigilaba las carreteras que llevaban a la sagrada Arboleda de Ore, donde se realizaban actos rituales de veneración. Antes se conservaba en un recinto en la arboleda. Ore, la deidad cazadora, está asociada a Ogún, la deidad del hierro, y el pelo grabado en relieve sobre la figura está cubierto de clavos de hierro forjado que se insertaban en orificios perforados en la piedra. La mayoría de los clavos, ahora rotos, tenían en su momento cabeas de espiral. La figura, con porte naturalista, lleva un gran collar de abalorios, brazaletes en ambos brazos, y una capa anudada a la cintura; sobre la capa y sobre la cadera izquierda cuelga una banda borlada.

   

Figura de Idena. Arboleda de Ore, Ife. Siglos XII -XV d. C.
Gneis biótico y clavos de hierro
Comisión Nacional de Museos y Monumentos, Nigeria

Riqueza y comercio

Las relaciones comerciales de la ciudad de Ife se extendían hacia el norte a través del Sáhara, y hacia el sur hasta la costa del océano Atlántico, siendo una de las rutas comerciales más importantes la desarrollada a lo largo del río Níger.

 

– Crisol para el trabajo del cristal. Itajero, Ife. Siglos XII-XV d. C. Terracota, cristal.
Comisión Nacional de Museos y Monumentos, Nigeria

Jarrón esférico. Osangangan Obamakin, Ife. Siglos XII-XV d. C. Terracota.
Comisión Nacional de Museos y Monumentos, Nigeria


 

 

Dinastía y divinidad

Ife alcanzó su máximo esplendor artístico durante el siglo XIV con una serie de esculturas en aleación de cobre que representan a distintos monarcas. Así las máscaras de cobre casi puro, una figura real completa, un busto real y una diminuta figura de una reina que abraza un jarrón, todas ellas elaboradas a través de la técnica del vaciado del metal por cera perdida, están consideradas entre las obras más importantes halladas en África Occidental. Casi una treintena de cabezas naturalistas en aleación de cobre, que podrían o no constituir retratos de monarcas, parecen elaboradas en un período de tiempo muy breve, quizá por varios artistas que trabajaban en un mismo taller.

Se desconoce con qué fin se elaboraron. Todas presentan orificios en el cuello, posiblemente para fijarlas a un poste de madera o a una figura y la mayoría presenta grandes orificios en la parte superior, probablemente para la colocación de coronas, lo que sugiere que pudieron servir para exponer la indumentaria real durante los ritos anuales de renovación y purificación. Algunas cabezas muestran en el rostro finas líneas verticales que podrían representar marcas de escarificaciones o velos de abalorios.

. Cabeza con corona. Complejo de Wunmonije, Ife. Finales del siglo XIV-principios del XVI d.C. Aleación de cobre. Comisión Nacional de Museos y Monumentos, Nigeria

Descubierta en Ife en 1938, se trata de una de las tres cabezas que se conocen en aleación de cobre. De un tamaño menor al real, con corona, la parte superior del penacho se ha desprendido, pero los círculos concéntricos son similares a los de la corona de la figura real erguida y podrian tratarse de un emblema de una determinada dinastía de gobernantes. Los abalorios que envuelven la corona presentan restos de pintura roja. En el cuello se encontró un clavo de hierro, lo que hace pensar que la cabeza estaba unida a una plataforma o a un aro.

. Máscara llamada «Obalufón». Ife. Siglo XIV – principios Siglo XV. Cobre. Comisión Nacional de Museos y Monumentos, Nigeria.

 

La máscara denominada Obalufón, al igual que otras representaciones de cabezas de metal, es uno de los motivos más reconocibles del arte Ife. Es la única máscara de metal de Ife y la única de cobre de todo el continente africano. Como cualquier máscara, tiene unas ranuras en los ojos para poder ver y orificios en la nariz y boca para poder respirar y hablar. Los orificios podrían haberse usado también para sujetar un velo con abalorios.

Probablemente esta imagen representa al Ooni Obalufón Alaiyemore, también conocido como Obalufón II, el tercer Ooni desde la creación. Este gobernante es considerado el patrón de los fundidores de metal y de los creadores de los abalorios, tan frecuentes en los ceremoniales yoruba. Éstos vivían en las proximidades del Palacio Real, lo que es un signo de su reconocimiento social. La técnica empleada está asociada a la del vaciado del latón y se atribuye al taller de donde salieron las famosas cabezas de Ife.

. Cabeza denominada Olokum. Ife. Copia del siglo XX (original siglo XIV). Cobre. Comisión Nacional de Museos y Monumentos, Nigeria.

 

La “cabeza denominada Olokún” es una representación femenina atribuida a la diosa del mar y fue encontrada en la arboleda dedicada a esta diosa. Se trata de un rostro sereno, con escarificaciones y los rasgos muy marcados. Sobre la cabeza lleva una corona o tocado.

Aunque el tardío interés por el Arte Ife protegió las obras ocultas bajo la tierra del expolio occidental, a principios del siglo XX, antes de que existieran leyes que protegiesen el patrimonio de Nigeria, muchas piezas desaparecieron, ya fuera por hallazgos fortuitos, excavaciones ilegales o incluso por robos en los propios museos estatales. Esta cabeza es de principios del siglo XX, probablemente una copia de un original de entre el siglo XIV y XV encontrada por el arqueólogo Leo Frobenius en 1910. La pieza original permaneció en el país mientras que el arqueólogo sacó una copia y molde. En un momento indeterminado la pieza original fue sustituida por la copia.

. Figura Sedente. Tada, Oyo-Ille. Siglo XIV. Cobre. Comisión Nacional de Museos y Monumentos, Nigeria.

Esta “figura sedente” puede ser datada de una manera más precisa que otras piezas al haberse analizado por termoluminiscencia parte de la arcilla empleada en su proceso de vaciado, dándonos una fecha aproximada entre los años 1325 y 1360. Está realizada en cobre, un material muy complicado de trabajar mediante la técnica del vaciado o de la cera perdida, por lo que se harían primero las partes del cuerpo por separado para unirlas después. Su postura asimétrica hace pensar que estaría colocada sobre un taburete. También se han encontrado restos de otros minerales como son arsénico, plomo y estaño. La figura se halló en el pueblo nupe de Tada, cerca de Oyo-Ile, a orillas del río Niger, junto a otras piezas de metal que por sus características indican que fueron realizadas por artistas de Ife, quizá del mismo que hizo la “máscara de Obalufón” y las “cabezas de Ife”. Ésta es sin duda la pieza más espectacular de este arte encontrada fuera de Ife. Se dice que esta figura fue llevada por el héroe Tsoede en su viaje hasta la fundación de Tada. La figura ha permanecido oculta en un santuario con culto hasta el siglo XX.

. Busto de un rey. Complejo Wunmonije, Ife. Principios – mediados Siglo XVI d. C. Cobre. Comisión Nacional de Museos y Monumentos, Nigeria.

El “busto de un rey”, de principios o mediados del siglo XVI, fue hallado en el complejo de Wunmonije. Realizado en aleación de cobre, es la parte superior de una figura rota de un Ooni. Cuando se descubrió, recibió el nombre del Ooni Lafogido, por estar éste enterrado muy cerca. Destaca la rica ornamentación del atuendo del rey, con abalorios, marfiles y objetos metálicos. Al igual que en la “figura de un rey”, lleva un cuerno en su mano portador de ase o potentes medicinas. Su rostro está finamente trabajado, con estrías o escarificaciones que aún hoy en día son frecuentes en el África subsahariana.

Imágenes de terracota de la sociedad de Ife

La terracota o tierra cocida es arcilla modelada generalmente con las manos y posteriormente cocida. Este material permite esculpir las piezas por separado y unirlas a posteriori, creándose conjuntos que difícilmente podrían realizarse con otras técnicas. La terracota soporta bien el paso del tiempo aunque se rompe con facilidad por los impactos, lo que hace difícil encontrar piezas intactas.

Los artistas de Ife crearon esculturas y vasijas de terracota en las que representaban diversas figuras humanas y animales y diferentes seres divinos. Las cabezas independientes retratan a los más altos cargos reales o a servidores de la corte, mientras que las representaciones de los plebeyos constituyen una expresión del carácter cosmopolita de la población de Ife.

. Cabeza denominada Lajuwa. Palacio Real, Ife. Siglos XII-XV d. C. Terracota

 

La tradición de la escultura en arcilla pudo haberse iniciado en los siglos IX y X d.C. Un magnífico ejemplo de una cabeza de terracota, tanto por su conservación como ejecución, es la denominada Lajuwa, custodiada en el Palacio Real de Ife desde su elaboración. Una leyenda dice que Lajuwa, chambelán del Ooni o rey, usurpó el trono reemplazando a su superior muerto, por lo que fue decapitado al ser descubierto por el legítimo heredero. Otra historia nos habla de que Lajuwa usó una máscara para reemplazar al fallecido Ooni, al ser descubierto fue decapitado al igual que los escultores de Ife. Es, en cualquier caso, el rostro de un sirviente, lo que es una excepción, ya que habitualmente se representaban deidades y gobernantes.

. Otras cabezas de terracota:

El resto de cabezas de terracota presentan las habituales escarificaciones, una de ellas de forma muy exagerada que podría representar las marcas producidas por el extracto del “escarabajo ampollador”, un doloroso ritual que soportaban algunos miembros de la familia real.

Las escarificaciones se realizaban con objetos punzantes sobre un diseño previo sobre la piel. Antes de que cicatricen las heridas se vuelven a punzar e incluso se usan sustancias que aumentan el volumen de las marcas. Los diferentes diseños identificaban a los miembros de cada pueblo, así los puntos, círculos y bigotes de gato son habituales de la zona de Nupe, mientras que las finas estrías verticales lo son de Igbo.

  

Más allá de Ife

Algunos temas representados en el arte Ife aparecen en el arte de otras culturas de la antigua Nigeria desarrolladas a lo largo de muchos siglos (Nok, Igbo Ukwu, Benín), aunque poco se sabe acerca de los hechos concretos que puedan vincular a estos pueblos. El arte de Benín, por ejemplo, floreció tras el declive de Ife, y algunos historiadores de Benín remontan los orígenes dinásticos de esta tierra a Ife.

Las conexiones estilísticas e iconográficas hacen pensar que hubo una interacción entre las diferentes culturas de la antigua Nigeria, siendo el río Niger el principal canal de comunicación. Las vinculaciones son aún desconocidas y, por ejemplo, se han encontrado piezas Ife en Benín, probablemente resultado de algún intercambio u obsequio de sus gobernantes. Nok, Igbo, Ukwu y Benín, fueron algunos de los centros culturales que pudieron influir y a su vez ser influidos por el arte Ife.

. Obalufón. Reino de Ijebu. Siglos XVIII o XIX. Aleación de cobre.

Del reino de Ijebu procede una figura de aleación de cobre llamada Obalufón, de finales del siglo XVIII o principios del XIX, que representa a un miembro de la sociedad Ogboni arrodillado. Al igual que en muchas imágenes Ife, hay dos serpientes que surgen de la nariz, elemento que se repite en los reinos de Ijebu, Owo y Benín. Su relación con Obalufón puede referirse más a la técnica empleada en su fabricación que al personaje en sí mismo.

~ by lostonsite on 4 diciembre, 2009.

Arte, Exposiciones

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: