header image
 

Cuando la música acompaña el último viaje

CICLO GREGORIANO.
Auditorio Nacional, Sala de Camara: 31 Octubre

TOMÁS LUIS DE VICTORIA (1548  – 1611):
OFFICIUM DEFUNCTORIUM (1605)

I. AD MATUTINUM
– Invocación inicial: Domine labia mea aperies
– Lectio I: Parce mihi Domine (canto llano)
– Responsorium: Credo quod redemptor
– Lectio II: Taedet animam meam vitae meae
– Responsorium: Qui Lazarum resucitasti (canto llano)
– Lectio III: Manus tuae fecerun me (canto llano)
– Responsorium: Domine quando veneris (canto llano)

II: MISA PRO DEFUNCTIS
– Introitus: Requiem aeternam
– Kyrie
– Graduale: Requiem aeternam. In memoria aeterna
– Tractus: Absolve, Domine (canto llano)
– Sequentia: Dies irae (canto llano)
– Offertorium: Domine Iesu Christe. Hostias et preces (canto llano)
– Prefatium, Sanctus y Benedictus
– Agnus Dei
– Communio: Lux aeterna
– Postcommunio: Dominus vobiscum (canto llano)
– Motectum: Versa est in luctum

III. ABSOLUTIO IN SOLEMNIBUS EXEQUIIS
– Responsorium: Libera me, Domine

LA GRANDE CHAPELLE (Albert Recasens, director)
SCHOLA ANTIQUA (Juan Carlos Asensio, director)

TOMÁS LUIS DE VICTORIA (1548 – 1611)

Era el séptimo hijo de los once que llegarían a tener Francisca Suárez de la Concha y Francisco Luis de Victoria, quien murió cuando el compositor tenía tan solo nueve años. En 1558, se convirtió en niño cantor de la catedral de Ávila. Allí inició sus estudios musicales de teoría del canto llano, contrapunto y composición, ejercitándose también en la práctica del teclado bajo la dirección de los maestros Jerónimo de Espinar, Bernardino de Ribera, Juan Navarro y Hernando de Isasi hasta los dieciocho años (1566).

Al año siguiente viajó a Roma e ingresó en el Collegium Germanicum, fundado por los jesuitas, donde pudo recibir lecciones de Giovanni Pierluigi da Palestrina, maestro de capilla e instructor de canto y música del cercano Seminario Romano, de quien tuvo influencias muy notables en sus primeras composiciones, para perfeccionar y aprender más sobre sus conocimientos musicales y prepararse para el sacerdocio.

En 1573 sucedió a Palestrina en el cargo de maestro de capilla del Collegium Romanum. En el año 1575 recibió la ordenación sacerdotal, y tres años más tarde, en el año 1578, ingresó en la Congregación del Oratorio, fundada por Felipe Neri, el sacerdote italiano y futuro santo.

En 1586 fue nombrado capellán y maestro de coro del Real Convento de las Clarisas Descalzas en Madrid, donde vivía retirada la hija de Carlos I, la emperatriz María de Austria (viuda del emperador Maximiliano II de Austria y hermana de Felipe II), por lo que dejó Roma para trasladarse a su país natal. Durante los años que ocupó este cargo, Victoria compuso pocas obras: solo dos nuevas ediciones de misas y el Officium defunctorum a seis voces. Aunque durante esta época recibió ofertas de importantes catedrales españolas, las rechazó todas.

Regresó a Roma en 1592 para publicar su Missae, liber secundus. Dos años después asistió a los funerales de Palestrina, y en 1595 regresó definitivamente a España, donde falleció en 1611 en Madrid.

Se le considera uno de los compositores más relevantes de su tiempo y su influencia llega hasta el siglo XX, cuando fue tomado como modelo por los compositores del Cecilianismo.

– Officium defunctorum.

En el año 1605 se imprimió el Officium defunctorum, sex vocibus. In obitu et obsequiis Sacrae Imperatricis. Su autor era el capellán Tomás Luis de Victoria, que había compuesto esta obra para su protectora, la emperatriz María de Austria, fallecida dos años antes, el 26 de febrero de 1603. María, hermana de Felipe II, tras enviudar del emperador Maximiliano en 1576 decide regresar a España. Tras llegar a Madrid en 1582 y tras un breve viaje a Portugal se instala definitivamente en una estancia vecina al monasterio de las Descalzas Reales. Hasta su muerte vistió el hábito propio de las terciarias franciscanas, si bien es verdad que nunca profesó en el monasterio, cosa que sí hizo su hija, la princesa Margarita. El 13 de junio de 1605, Victoria firmaba la dedicatoria  para la Infanta sor Margarita de la Cruz en memoria de su madre.

El Officium defunctorum es una de las obras más conocidas de Victoria, debido a su calidad extrema en la que la expresividad se da la mano con un tratamiento vocal de gran sobriedad. La composición seguía los cánones del Concilio de Trento, respetando el nuevo Ceremoniale Episcoporum de 1600 promulgado por Clemente VIII. Los actos litúrgicos de un Réquiem consistían en la celebración la Vigilia de Maitines, la Misa y la Absolución. La Vigilia de Maitines se celebraban en el primer atardecer después del fallecimiento, mientras que la celebración de la Misa junto con el rito de Absolución, se realizaba a la mañana siguiente “corpore insepulto”. Así pues, los ritos se sucedían en el transcurso de dos jornadas bien delimitadas.

Tras la comunión, Victoria incluyó “Lux aeterna” y antes del responsorio para la Absolución “Libera me, Domine”, el motete “Versa est in luctum”, en homenaje afectivo de pura retórica musical, que serviría como meditación tras la comunión y el comienzo de la despedida oficial del cadáver. Este texto fue muy utilizado por la tradición española desde Peñalosa a comienzos del siglo XVI hasta José de Torres e incluso Barbieri en los siglos XVIII y XIX respectivamente. Entre los siglos XVI y XVII se escriben tres obras maestras con este texto: una de Alonso Lobo, ésta de Tomás Luis de Victoria y la de Sebastián de Vivanco. Los tres compositores escogieron un dispositivo a seis voces, quizás en consonancia con el texto que invoca una cítara que según la tradición debía ser “sex chordarum”, es decir, de seis cuerdas.

Después del motete, Victoria introduce el responsorio “Libera me” para la Absolución, con sus secciones bien diferenciadas tanto temática como estilísticamente. Por último, como si de una ventana al paraíso se tratara, el último de los “Kyries” que concluye el responsorio es de una frescura contrastante con los pasajes anteriores. Un pequeño melisma en el “Superius I” deja abierta la puerta a la esperanza de una luz que, en aquel caso, acababa de comenzar para la protagonista de tan magna obra.

. La Grande Chapelle:

La Grande Chapelle es un conjunto vocal e instrumental de música antigua con vocación europea. Toma su nombre de la célebre capilla musical de la Casa de Borgoña y, posteriormente, de Habsburgo, que sirvió a la rama española hasta entrado el siglo XVII (conocida también como “capilla flamenca”), y a cuyo frente estuvieron maestros como N. Gombert, F. Rogier o M. Romero, Como en su época, La Grande Chapelle está formada por avezados intérpretes de diferentes países europeos. La heterogeneidad de la plantilla constituye un sello distintivo del conjunto, que rehuye la uniformidad tímbrica y da prioridad a los relieves sonoros.

Fundada por el maestro Ángel Recasens y dirigida actualmente por Albert Recasens, inicia su empresa en 2005 a partir de los resultados de la antigua Capilla Príncipe de Viana. Dicha transformación fue motivada por la necesidad de emplear grandes efectivos, a la luz de las investigaciones musicológicas propias llevadas a cabo en los últimos años.

La música sacra centra primordialmente el interés de La Grande Chapelle. Su principal objetivo es realizar una nueva lectura de las grandes obras vocales españolas de los siglos XVI a XVIII, con especial predilección por la producción policoral del Barroco. Al mismo tiempo, tiene el propósito de contribuir a la acuciante labor de recuperación del repertorio musical hispano. De ahí que, desde su seno, se estimule la investigación (acopio de materiales, inventario, estudio y transcripción), el estreno de repertorio desconocido, la grabación discográfica e incluso la edición de obras según la metodología científica más contrastada.

El conjunto ha actuado en los principales ciclos o festivales de España y ha sido invitado a realizar giras por Europa, México y Japón. En 2005, inició una ambiciosa serie de grabaciones creando su propio sello, Lauda, con el que ha editado nueve discos hasta el momento. Dos han sido los principales ejes: explorar la relación entre música y literatura de los Siglos de Oro (Entre aventuras y encantamientos, LAU001; El vuelo de Ícaro, LAU003 y El gran Burlador, LAU006) y recuperar la producción sacra de grandes compositores españoles, generalmente a través de reconstrucciones musicólogicas rigurosas que ponen en su correcto contexto las obras litúrgicas (Missa pro Defunctis de Mateo Romero, LAU002, Vísperas de Confesores de José de Nebra, LAU004, Canciones instrumentales de Antonio Rodríguez de Hita, LAU005, Música para el Corpus de Joan Pau Pujol, LAU007, Oficio de difuntos de Francisco García Fajer, LAU008, y Missa O Gloriosa Virginum, de Rodríguez de Hita, LAU009). Para esta segunda serie colabora con la Schola Antiqua de Juan Carlos Asensio.

Por su calidad y su solvencia artística, los discos de la Grande Chapelle / Lauda han obtenido galardones y premios nacionales e internacionales de reconocido prestigio en el mundo de la música antigua, tales como dos “Orphées d’Or” (Academia del Disco Lírico de Paris, en 2007 y 2009), “Sello del año” de los Prelude Classical Music Awards 2007, (Holanda) y CD Excepcional de la revista Scherzo.

. Schola Antiqua:

Desde su fundación en 1984, Schola Antiqua se dedica al estudio, investigación e interpretación de la música antigua y, en especial, del canto gregoriano. Todos sus componentes se formaron como niños de coro en la escolanía de la Abadía Sta. Cruz del Valle de los Caídos. Su repertorio se centra en la monodia litúrgica occidental, así como la polifonía de la Ars Antiqua y Ars Nova. En su repertorio se incluyen interpretaciones alternatim con órgano y con conjuntos vocales e instrumentales (La Colombina, Ensemble Plus Ultra, His Majesty’s Sagbutts and Cornetts, La Grande Chapelle, Ensemble Baroque de Limoges, la Capilla Real de Madrid, Ministriles de Marsias, The English Voices, Alia Musica, Orquesta Barroca de Venecia).

Ha actuado en numerosos festivales en europa, Usa, Próximo Oriente y Japón. Su discografía incluye refistros dedicados al canto mozárabe, al canto gregoriano y a reconstrucciones litúrgicas. Recientemente ha sido ensemble residente en el Symposium Traditions in Western Plainchant, organizado por la McMaster University de Hamilton (Ontario, Canadá).

~ by lostonsite on 31 octubre, 2009.

Conciertos, Música

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: