header image
 

Cuando la fachada principal busca el septentrional río

VILLA FOSCARI (1559), “LA MALCONTENTA”

ANDREA PALLADIO

Situada a orillas del río Brenta, ésta es una de las residencias más bellas de Andrea Palladio. Su fachada principal, desde la que avanza un imponente pórtico, se orienta hacia el canal. Dispuesta sobre un monumental basamento, ofrece al visitante que accede por el curso de agua una composición de impresionante majestuosidad. Para orientar la fachada principal al río, Palladio rompió con la tradición y la dispuso hacia el Norte en lugar de hacerlo hacia el Sur.

 

La villa está practicamente ante las puertas de Venecia y, más que por el apellido de sus propietarios, Nicolò y Alvise Foscari, es conocida por el nombre de “La Malcontenta”. Existen diversas teorías sobre el origen de este nombre. Según la leyenda, se debe a que una dama de la casa Foscari fue encerrada entre sus muros en soledad por no cumplir su deber conyugal. Sin embargo, es posible que aluda al descontento que existía entre los habitantes de Padua y de Piove di Sacco por la construcción del Canal de Brenta, o que el nombre derive del topónimo “Brenta mal contenuta” (Brenta mal contenido), que tal vez tuviese la zona por las frecuentes inundaciones del Brenta.

Los hermanos Nicolò y Alvise Foscari, miembros de una familia patricia veneciana, encargaron a Palladio la construcción de la villa entre los años 1550 y 1560. La villa surge con un bloque aislado, careciendo de los edificios agrícolas que eran parte integral de otras villas palladianas. Esto fue debido a que la villa se utilizó para recepciones oficiales y no para explotación agrícola. En ella  se realizó la recepción de Enrique III de Francia en 1574.

La imágen de la fachada principal está definida por el pórtico que, acorde con las dimensiones de la villa como a la disposición sobre un basamento, presenta dos intercolumnios de profundidad. La anchura de la loggia revela la de la sala central. El basamento, característico de las villas de Palladio, es más voluminoso de lo habitual debido a que no era posible construir un sótano subterráneo en el lugar. Este basamento separa el piano nobile del suelo húmedo y confiere magnificencia al edificio, sobreelevado como un templo antiguo. El pronaos jónico y las grandes escalinatas tienen como modelo el templete en la desembocadura del río Clitumno, bien conocido por Palladio.

Con mayor claridad que en la Villa Cornaro, la loggia asume aquí la función de aislar las áreas accesorias del edificio y, al mismo tiempo, subrayar el carácter de dignidad de aquellos espacios que debe representar.

Aunque con otros medios, el mismo principio de jerarquización caracteriza la fachada del jardín. También aquí las impostas de color delimitan el piano nobile y, en consonancia con la anchura de la loggia, una sección de la fachada se proyecta en saledizo, destacando así la sala de la planta noble. El frontón dispuesto en la fachada principal fue sustituido aquí por uno quebrado que se vincula armónicamente con la forma ascendente de la ventana termal.

Las majestuosas rampas de acceso gemelas imponían una suerte de recorrido ceremonial a los huéspedes que llegaban de visita: situadas ante el edificio, ascendían hacia el propietario que les atendía en el centro del pronaos. Accediendo a la villa por el pórtico, el visitante se encuentra inmediatamente en la sala principal del edificio. La adopción de una planta cruciforme para la gran sala se puede interpretar como una repetición del principio de concentración de todas las fuerzas espaciales del compeljo en dirección a la gran sala, puesto en práctica en la Villa Cornaro.

Como la Malcontenta da al Norte, la luz de la gran sala proviene de la orientación con mayor intensidad lumínica: la del Sur. Palladio sacó provecho de esta circunstancia. La cara opuesta al ingreso principal se convirtió, practicamente, en un plano lumínico. Una gran ventana termal adopta la forma de la bóveda de la estancia. Bajo la misma se abren otras tres ventanas integradas a la arquitectura ilusoria de los frescos, la cual reduce al mínimo la impresión de límite que produce normalmente un muro. Este plano lumínico permite inundar la sala de luz, reforzando con ello la fusión de fuerzas espaciales en el centro del recinto.

Puesto que se accede a la sala directamente, ésta adquiere un carácter público en función del cual fue decorada profusamente. Acorde a los ideales de la vida en una residencia señorial campestre, la temática de las pinturas se centra en escenas mitológicas de la Antigüedad enmarcadas por una arquitectura ficticia. Los frescos son obra de Battista Franco y Giambattista Zelotti, representando escenas mitológicas provenientes de Ovidio que se alternan con alegorías de las Artes y las Virtudes.

En el año 2008, debido a la Bienal de Arquitectura de Venecia, el equipo de Zaha Hadid realizó una instalación denominada “Aura” en la Villa Foscari. Las esculturas, situadas en las habitaciones interiores de la villa, representa las proporciones, en formas de olas, de intervalos musicales.  Se retoman las proporciones armónicas desarrolladas por Palladio para vincular las habitaciones de la villa, con el fin de traducir el diseño de la villa en un espacio contemporáneo.

 

~ by lostonsite on 11 Agosto, 2009.

Italia, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: