header image
 

Cuando la ciudad se trazó por Este

FERRARA.

La historia de Ferrara se halla íntimamente unida a la Casa de Este, nobles italianos de origen lombardo que la gobernaron desde el siglo XIII al XVI. Siendo feudo de los Este, fue como alcancó su mayor esplendor, ya que el auge económico la llevó a renovarse y modernizarse a manos del arquitecto de transición gótico-renacentista Biaggio Rossetti, que trabajó por encargo de los Este. Biaggio diseñó casi íntegramente la estructura urbana de la ciudad de Ferrara, convirtiéndola en la primera ciudad moderna de Europa. También fue autor de la mayoría de los palacios que, en gran cantidad, perviven en Ferrara.

La Casa de Este se trasladó a Ferrara a finales del siglo XII. Pronto se introdujeron en la lucha por la conquista dle poder en la ciudad. Uno de lso factores del rápido éxito de la Casa de Este fue el enorme patrimonio de la dinastía. Eran los mayores latifundistas de la región, de manera que toda la sociedad de Ferrara tenían una relación económica con la Casa. Los Este consiguieron mantenerse en el poder durante tres siglos mediante pactos con emperadores y monarcas europeos. Eran feudatarios del papado, aunque en 1509 Alfonso I, que se había casado con Lucrecia Borgia, fue excomulgado por el papa Julio II, y en 1512 combatió contra el ejercito pontificio, conquistando Rávena. Consiguió reconciliarse con los Estados Pontificios y le sucedió su hijo Hércules II.

La Casa de Este fueron mecenas de las artes y las letras y durante el mandato del ambicioso Alfonso I, la corte de Ferrara se convirtió en la más brillante de Europa. Auspició a literatos, escultores y pintores como los celebérrimos Ariosto, Petrarca, Bellini y Tiziano.

Unieron su destino al de Milán gracias a las nupcias de Beatriz de Este, (hermana de Alfonso I) con Ludovico Sforza, llamado comúnmente, Ludovico el Moro, duque de Milán y mecenas de Leonardo da Vinci. Años más tarde, el poeta Torquato Tasso también recibió mecenazgo por parte de Marfisa de Este.

Alfonso II de Este muere en 1597 sin descendencia, por lo que Ferrara fue declarado feudo vacante por el papa Clemente VIII. Son los Estados Pontificios quienes pasan a controlar Ferrara política y económicamente en el año 1598. Otras ramas de la familia Este abandonan la ciudad y se establecen en la vecina Módena. Comienza así el declive de la otrora próspera localidad.

Paradójicamente, su paulatino abandono contribuyó a su ulterior conservación. El hecho de que no hubiese una continuidad en el levantamiento de nuevas edificaciones ha permitido la homogeneidad de su casco histórico y la preservación intacta de su patrimonio.

1. PALAZZO DEI DIAMANTI

El Palazzo dei Diamanti (Palacio de los diamantes) es una de las estructuras arquitectónicas de mayor importancia en la ciudad. La particularidad de este monumento reside en los 8500 bloques de mármol en forma de punta de diamante que, además de dar nombre al palacio, hacen de la fachada una estructura notablemente articulada gracias a las diversas inclinaciones de las puntas de los diamantes que crean numerosos efectos de luz y sombra.

El palacio se sitúa en la intersección generada por las dos vías más principales de Ferrara (Corso d’Ercole I y Corso Biagio Rossetti). En esta intersección se sitúan además el Palazzo Prosperi-Sacrati y el Palazzo Turchi di Bagno. Tales obras arquitectónicas fueron comisionadas por el arquitecto Biagio Rossetti.

2. CASTELLO ESTENSE (CASTELLO DI SAN MICHELE)

Es el principal monumento de Ferrara, un edificio de ladrillo de planta cuadrada dotado de cuatro torres defensivas y rodeado por un foso de agua, que está situado en el centro de la ciudad. En el año 1385, Niccolò II encargó al arquitecto Bartolino de Novara la construcción de una fortaleza defensiva. Éste utilizó una torre ya existente (la torre de los leones), uniéndola con otras tres construidas a propósito.

La ciudad se expansionó y las murallas fueron trasladadas, de modo que el castillo perdió su función defensiva. Así pues, empezaron a construirse apartamentos en su interior, utlizándose como Palacio de la Corte. Los trabajos definitivos de transformación se llevaron a cabo en 1544 tras un incendio que dañó las habitaciones existentes. El arquitecto Girolamo da Carpi dio al castillo el aspecto externo que actualmente se conserva, mientras que los interiores fueron modificados muchas veces con el paso de los años. El castillo se presenta rodeado por un foso y con tres entradas con puentes levadizos. Las torres fueron estilizadas con la construcción de miradores.

. La Torre de los Leones: Era la única torre que existía antes que el Castillo de San Michele se construyese, que defendía la línea norte de las murallas de la ciudad. No mucho antes de la construcción del castillo, la torre sufrió una serie de transformaciones a cargo de Niccolò II. Así, la rectilínea torre creada para la vigilancia, se convirtió en un pequeño fuerte con una base mucho más ancha. Las amplias estancias de la torre fueron usadas como la central de los soldados de Este, mientras que las prisiones se situaron en la oscura base.

. Las prisiones: Su situación en la planta subterránea de la torre de los Leones, hacía que las prisiones fueran inexpugnables. En estas prisiones no se encerraban detenidos comunes, sino que estaban destinadas para personajes de alto rango, o para prisioneros que la Casa de Este quería asegurarse una particular vigilancia. Algunos de estos prisioneros fueron Don Giulio, hermano natural de Alfonso I y la pareja formada por Ugo y Parisina.

Don Giulio y don Ferrante, hermanos de Alfonso I, fueron recluidos en 1506, tras el intento de asesinato del hermano cardenal Ippolito. Para Ferrante la prisión finalizó tras 34 años de cautiverio, mientras que Giulio fue liberado en 1559 a la edad de 81 años.

Parisina Malatesta, segunda mujer del marqués Niccoló III, libertino y mucho mayor que la esposa, siete años después de la boda, terminó por enamorarse, y fue correspondida, del hijastro Ugo, que el marqués había tenido de Stella de los Tolomei. Los dos jóvenes fueron descubiertos, sometidos a un rápido juicio y al final decapitados. Era el año 1425, Parisina tenía veinte años, Ugo aún diecinueve.

. Loggia y jardín de los narnajos: Durante el Renacimiento, Ferrara fue famosa por sus jardines, diseñados para reflejar el arquetipo del paraiso. Bosques, grutas, colinas, diseños geométricos en jardines, parterres de flores perfumadas, espectaculares efectos de agua, todo fue añadido para transformar el paisaje a través de diversos recursos extraidos de novedades técnicas y artísticas. El jardín, entendido como el símbolo de la naturaleza tranquila, un lugar donde el orden sobrenatural se impone sobre los elementos naturales, hace alusión a las ideas de gobierno de Este, constantemente en busca de una ampliación de sus territorios. A través de la metáfora del jardín, la imagen de la corte se exhibe fuera de los palacios. Los visitantes que se aproximaban a Ferrara por transporte fluvial desembarcaban en la isla Belvedere, donde se encuentra una impresionante colección de bellas arquitecturas. Particularmente sugestiva era la entrada de la Ciudad a través de la llamada Puerta de los Angeles, donde se vislumbraba una vista del Castillo emergiendo sobre los jardines. Las murallas de la ciudad, que desde fuera aparecían como una formidable estructura defensiva, también encerraban idílicos lugares diseminados con naranjos y con cuidadosas flores y estanques. El proceso de “esculpir” el paisaje transformó completamente la apariencia de la naturaleza: el Castillo se situaba en el centro con una secuencia de logias y secretos jardines, culminando con los jardines colgantes de los naranjos. Fue bajo Alfonso I cuando el Jardín de los Naranjos adquirió el diseño actual. En documentos de 1478 se menciona un jardín de la duquesa Eleonora de Aragón (esposa de Hércules I de Este) en el castillo. Esto podría hacer referencia al pequeño jardín que estaba situado en lo alto de la parte oriental hasta las ampliaciones del siglo XV. En el verano de 1531, la muralla que rodeaba el jardín se desmoronó y fue reconstruida en varias ocasiones junto con la logia de cuatro arcos. Los jardines han ido siendo renovados: desde una primera versión que incluía pequeños caminos y parterres de flores, hasta una posterior con macetas de madera que contenían naranjos.

. Camerino dei Baccanli: En su orígen era un pequeño estudio donde el señor se retiraba con la única compañía de los libros y de los objetos más idóneos para conciliar la actividad intelectual, pero a finales del siglo XVI se transformó progresivamente en un lugar destinado a guardar objetos y obras de arte. Este camerino estaba dedicado al tema de la bacanal y al dios Baco, dios del vino que conquistó el mundo con la fuerza de las armas, derrotando la miseria y estableciendo la paz, justicia y abundancia. Alfonso I, y después Alfonso II eran por tanto la personificación de un nuevo Baco. Es díficil establecer la autoría de las pinturas, pero se puede presumir que las encuadraturas arquitectónicas se debían a Leonarda da Brescia, y las pinutras de “La vendimia” y “El Triunfo de Baco en la India” al taller de los Filippi.

. Capilla Ducal: A finales de 1590 comenzaron las obras para construir una nueva capilla. El proyecto fue encargado al arquitecto Alessandro Balbi, que anteriormente llevó a cabo las obras de reconstrucción del castillo tras el terremoto de 1570. Según los archivos históricos, la capilla se construyó en tan solo un año, entre diciembre de 1590 y diciembre de 1591, a las ordenes de Alfonso II, el último duque de Ferrara. Hasta hace poco esta capilla era considerada como la “Capilla de Renée de Francia”. Fue atribuida al patrocinio de la princesa debido a la ausencia de imágenes sagradas, hecho distintivo del Calvinismo, la fe religiosa que la esposa de Hercules II abrazó y por lo que tuvo que exiliarse de la corte durante un tiempo. Las paredes, totalmente cubiertas con preciosos mármoles policromos, carecen de ninguna imagen religiosa. La bóveda está decorada con frescos que retratan a los cuatro Evangelistas sobre un fondo de azul claro, rodeados de querubines. Esta representación se realiza mediante el Tetramorfos: el león (San Marcos), el toro (San Lucas), el ángel (San Mateo), el águila (San Juan). La hipótesis de que se trataba de una Capilla no católica fue confirmada tras el descubrimiento de que las figuras sagradas pertenecían al pintor del siglo XIX Giuseppe Tamarozzi. Recientes trabajos de restauración han sacado a la luz, bajo las densas pinceladas de Tamarozzi, los frescos originales pertenecientes a Giulio Marescotti en 1572.

. La Sala de la Aurora: En ella se representaba el paso del tiempo y el movimiento del Universo, tal y como era habitual en las residencias patricias italianas. Era el centro del “Apartamento del Espejo”, ordenado por Alfonso II y diseñado por el anticuario de la corte Pirro Logorio (1500 ca. – 1580). En la Sala de la Aurora, generalmente atribuida al taller de Filippi, intervino Ludovico Settevecchi (1520 – 1590) junto con Leonardo da Brescia (1556 – 1598). Ludovico Settevecchi figura como uno de los colaboradores más asiduos de Bastianino, aunque desarrolló un estilo más monótono que su maestro. Esto se puede apreciar por el contraste entre las pinturas del techo, y los paneles que describen el Tiempo, la Aurora y la Noche de brillantes amarillos y verdes, obra de Bastiniano. Las escenas de la bóveda son una alegoría de la vida humana, acosada por el rápido paso del tiempo, así como el paso de las horas en el día.

. Pequeña Camera de los Venenos: En enero de 1926 se convocó un concurso para asignar las decoraciones del techo de la pequeña Camera conocida como “la del Balcón”. Entre los participantes, Augusto Pagliarini (Ferrara, 1827-1960) presentó ornamentaciones arabescas y medallones que contenían retratos de ilustres ciudadanos de Ferrara junto con escenas de paisajes inspirados en los territorios provinciales. El 20 de febrero de 1926, el pintor Carlo Permiggiani (Ferrara 1881 – 1927) presentó un boceto que ilustraba temas heroicos resaltando la grandeza de Italia. El resultado final del proyecto iconográfico es una representación de los idelas patrióticos del régimen.

. Salita de los Juegos: Situada entre la Sala de la Aurora y el Salón de los Juegos, fue denominada en el siglo XVI como la “camara adyacente a la camara del espejo”. El autor de la ejecución de los frescos corresponde a Ludovico Settevecchi, junto con Bastianino. El desarrollo decorativo es obra de Leonardo da Brescia, al igual que las otras salas que componene el “Apartamento del Espejo”.

. Salón de los Juegos: Salón principal del Apartamento del Espejo. Cuando Alfonso II, que sucedió a su padre Hércules II en 1559, estaba promoviendo la conversión del Castillo – fortaleza en un palacio residencial, el terremoto de 1570 le obligó a llevar nuevas obras de restauración y reconstrucción. Los autores de los frescos fueron a cargo de Sebastiano Filippi, llamado Bastianino, Ludovico Settevecchi y Leonardo da Brescia.

. El Apartamento de la Paciencia: La torre de Santa Catalina y los locales adyacentes fueron transformados en estancias residenciales a finales del siglo XV. Estas estancias fueron renovadas en 1556 debido a un devastador incendio que ocurrió en 1554, destinándose a un nuevo apartamento de Hércules II. Este nuevo apartamento fue decorado por Girolamo da Carpi, según un refinado programa iconográfico inspirado en la virtúd de la paciencia.

. Antecamara de la galería: Esta salita formaba parte del “Apartamento de la paciencia”. Desde aquí se accedía a la galería, que se adaptó por el duque Hércules II a partir de 1554.

. La Habitación de Héctor y Andromaca: Entre la torre de Santa Catalina y la torre de San Paolo, se puede ver un techo decorado. Esta decoración data de 1816, llevada a cabo por dos artistas de Ferrara, el pintor Giovanni Bregola (1764 – 1822) de quien se tienen muy pocas noticias, y Francesco Scutellari (1780 – 1840). Las pinturas ilustran una parte del VI canto de la Iliada en el que se narra un episodio de la Guerra de Troya: el héroe troyano Héctor se despide de su mujer e hijo Astianatte cerca de las Puertas Esceas de Troya, tomando en brazos al pequeño tras haberse despojado del yelmo.

. Torre de San Paolo: Construida al suroeste del castillo, fue proyectada hacia el lugar donde había estado construida la iglesia de San Giuliano, visible desde las ventanas. Junto con la torre de Santa Catalina, en el noroeste, sufrió grandes daños por el terremoto de 1570 por lo que tuvo que ser reconstruida.

. Antesala del “Gobierno”: Esta pequeña estancia de gran calidad artística estaba ligada a la sala del gobierno con funciones de antecamara del “salón de Su Excelencia”. La decoración era muy parecidad a la sala del gobierno, caracterizado por notables grotescos en las escuadras de las ventanas y en la pequeña bóveda. La decoración fue realizada por Girolamo Bonaccioli y por Battista Bolognese. Las pinturas se presentan en parte alteradas por las intervenciones de la restauración realizadas en los primeras décadas del siglo XX.

. Sala del “Gobierno”: Esta sala tenía una gran importancia representativa de Hércules II (1534 – 1559). Aquí era donde se desempañaban los asuntos del gobierno y el ejercicio de la Justicia. La estancia se caracteriza por una rica decoración en el techo con lacunares pintados y dorados. En el centro, en el gran óvalo, hay una representación del mito de Pan. Otras representaciones mitológicas se encuentran en otros recuadros, aludiéndo todos a la celebración del príncipe y de su buen gobierno.

. Sala della Devoluzione: El techo, de 1800, representa la devolución de Ferrara, es decir, su paso desde el poder estense a los Estados Pontificios de 1598. En total existen cuatro representaciones: en la primera aparece Lucrecia Borgia conversando con el Cardenal Aldobrandini, en la segunda el duque César de Este se dirige hacia Módena, la nueva capital de sus Estados, en la tercera el Cardenal Aldobrandini llega a Ferrara, mientras que en la cuarta se representa la celebración en honor del Papa Clemente VIII tras tomar posesión de la ciudad.

. Sala de los paisajes: Los frescos del techo representan diferentes paisajes, atribuidos a Giuseppe Zola (1672 – 1743). Los fondos de los paisajes están caracterizados en primer plano por una serie de episodios minuciosamente descritos. La simbología de la decoración no es de fácil comprensión. Tal vez podría referirse al contraste entre la tranquilidad de la tierra respecto de la peligrosidad del mar, agitado por las tempestades que provocan naufragios. Las figuras alegóricas que aparecen son Poseidón, dios del mar armado con el tridente, y la personificación de la Tierra como una figura femenina que sujeta espigas de trigo, representando abundancia y prosperidad.

. Sala degli Stemmi: Presenta una doble decoración del periodo pontificio. La más antigua está constituida por una larga serie de blasones con tiara papal.  La parte inferior está ocupada por una decoración realizada en 1857.

3. CATTEDRALE DI SAN GIORGIO. IL DUOMO

La catedral de Ferrara , sede arzobispal de la Archidiócesis de Ferrara, es la iglesia más grande de la ciudad y uno de los monumentos más importantes de la capital estense.

La catedral fue construida a partir del siglo XII, ocn la contribución de Guglielmo degli Adelardi, cuando la ciudad se estaba expandiendo a lo largo de la ribera izquierda del rio Po, y por lo tanto, el centro de la ciudad se desplazaba hacia el norte. Fue consagrada en 1135 y dedicada a San Giorgio, como se lee en la inscripcion del atrio de la iglesia. El estilo románico del proyecto original queda patente en la grandiosa fachada de mármol blanco, donde se muestran logias, arquerías, rosetones, ventanas con arquivoltas, estatuas y numerosos bajorrelieves.

En la parte central de la fachad resalta el pórtico, sostenido por dos columnas en cuya basa están esculpidos dos hipógrifos. En el frontón se representa una escena del Juicio Universal, esculpido en estilo gótico por un autor desconocido. La logia posee una estatua de la Virgen con el Niño (añadido tardogótico) y en la parte inferior, sobre el portón central, dos estatuas del escultor Nicholaus, posible discípulo de Wiligelmo: la Estatua de San Giorgio, protector de Ferrara, y Escenas del Nuevo Testamento. Probablemente fue el propio Nicholaus quein proyectó la fachada, los ábsides, los laterales y la estrctura interna de la Iglesia. Algunos elementos de la fachada como las pequeñas logias, son parecidas a las catedrales de Parma y Módena.

El lado sur de la catedral está decorado por dos logias con columnas esculpidas con diversos temas. Sobre este lado existía un segundo gran portal, pero fue demolido en las obras de restauración del siglo XVIII. Era el portal que los peregrinos que se dirigían a Roma tenían que atravesar. En torno al portal estaban esculpidas algunas estatuas representando los meses del año. En este mismo lateral se alza el campanario renacentista en mármol blanco y rosa, cuyo diseño ha sido atribuido a Leon Battista Alberti. El campanario data de 1451 a 1493, pero su forma actual fue ultimada en el siglo XVI.

El ábside está reconstruido enteramente en estilo barroco tras un incendio acaecido en el siglo XVII. En éste se pueden admirar las estatuas en bronce de la Crucifixión y de los San Giorgio y San Maurelio, de Niccolò Baroncelli y Domenico di Paris del siglo XV, y el cuadro “Martirio de San Lorenzo” de Guercino (Siglo XVII). En las capillas laterales destaca la obra “Madonna in trono e Santi” de Garofalo y “Incoronazione della Vergin” de Francesco Francia. El pintor Bastianino también realizó algunas obras de la catedral como “Vergine in gloria con le Sante Barbara e Caterina” (Siglo XV).

4. IGLESIA SAN FRANCESCO

La Iglesia de San Francesco fue erigida en 1594 sobre un edificio preexistente usado por los franciscanos. El proyecto se encuentra entre las mejores realizaciones de Biagio Rossetti.

La fachada y el cuerpo basilical presentan las líneas típicamente renacentistas, con las volutas inspiradas por Leon Battista Alberti, y las lesenas o pilastras en mármol que destacan sobre la pared. El interior está dividido en tres naves con una planta de cruz latina y ocho capillas en cada lado. En la primera capilla a la izquierda destaca el notable fresco de la Caida de Cristo, realizado por Garofalo en 1524. En esta misma capilla, el altar tiene un retablo con “Cristo en el Getsemaní, con los restratos de los donantes al fresco.

En la parte derecha del transepto aparece un imponente mausoleo de Ghiron Francesco Villa, de estilo barroco, mientras que en la parte izquierda se conserba un precioso sarcófago romano, obra procedente de Rávena del siglo V.

5. PALAZZO SCHIFANOIA

El Palazzo Schifanoia fue eregido bajo las órdenes de Alberto de Este en el año 1385. Posteriormente fue transformado y ampliado en época de Borso de Este. Su nombre quería subrayar su carácter de  divertimento (Schifanoia literalmente significa “che schiva la noia” – que  esquiva el aburrimiento -). La fachada se caracteriza por un gran pórtico marmóreo esculpido, que se remonta a 1470.

El palacio posee los frescos del “Salone dei Mesi”, uno de los ciclos pictóricos sobre pared más importantes del Quattrocento italiano. Proyectado por Cosmè Tura y el astrólogo Pellegrino Prisciani. Su nombre proviene de la personificación de los meses del año correspondiente a un signo zodiacal y con alegorias a las actividades que se realizan durante ese periodo. Los frescos se realizaron por voluntad de Borso de Este en 1469 y 1470. La extraordinaria rapidez con que fueron realizados a cargo de un nutrido grupo de artistas que intervinieron, se debía a que se tenía que celebrar en este salón la investidura, por parte del Papa, de Borso como duque de Ferrara, a principios de 1471.

El antiguo ingreso a la estancia ponía al visitante frente a las paredes meridionales, con los frescos que representaban los meses de enero y febrero, actualmente ilegibles. La decadencia de los frescos se debió a la pérdida de interés por el Palacio a partir de finales del siglo XVI, que durante dos siglos fue un lugar de distraciones y delicias para los señores de Ferrara.

. Marzo – Triunfo de Minerva (Signo de Aries): En la parte superior se representa el triunfo de Minerva. La diosa avanza sobre un carro adornado para una fiesta, llevado por dos caballos blancos de débil complexión. A los lados del carro aparecen a la derecha un grupo de sabios, con semblante serio enfrascados en la lectura y la discusión, mientras que a la izquierda un grupo de mujeres trabajan en el arte del tejer. En la parte inferior, frente a un elegante edificio con emblemas, putti y medallones, aparece el duque Borso administrando justicia. La escena de la izquierda representa al duque que parte hacia una cacería, entre caballos pataleando, perros y halcones. En el paisaje del fondo se vislumbra un sugestivo fragmento de vida agreste, con un grupo de cinco ciudadanos sumidos en los trabajos de la poda.

. Abril – Triunfo de Venus (Signo de Tauro):  El triunfo de Venus se celebra sobre un carro conducido por dos mangificos cisnes; el carro se mueve deslizándose sobre el agua de un rio. La diosa del amor celebra su victoria sobre Marte (dios de la guerra), representado con su armadura, encadenado y arrodillado frente a la diosa. En el fondo, en un paisaje rocoso fantástico, se divisan las tres Gracias, mientras que sobre el prado, en la ribera del rio, aparecen conejos blancos, símbolo de la fertilidad. En torno al carro grupos de elegantes jóvenes tocan música y se abandonan a tiernos abrazos o a gestos más audaces aún. En la parte inferior, a la izquierda se ve una carrera de caballos que se celebraba en Ferrara: damas y caballeros disfrutan del palio de San Giorgio desde las ventanas y los pórticos de un palacio. En primer plano vemos al duque regresando de una batida de caza. A la derecha, bajo una logia renacentista, rodeado de pajes y dignatarios, el dique ofrece una moneda a Scocola, bufón de la corte.

. Mayo – Triunfo de Apolo (Signo de Géminis): Sobre el carro del triunfo, guiado por la Aurora, se encuentra Apolo, que tiene en la mano un globo y un arco. Asisten a su triunfo, situados al fondo, las nuevas Musas, mientras que cerca del carro -con intenciones alegóricas de difícil interpretación- aparece un tupido grupo de regordetes niños. Al otro lado se diponen figuras y símbolos ligados al culto del dios.

. Junio – Triunfo de Mercurio (Signo de Cáncer): El signo de Cáncer está representado con una gran langosta en la zona central. En la parte superior destaca un carro remolcado por dos águilas, sobre el cual aparece la figura de Mercurio (figura deteriorada por los daños sufridos en el fresco). El dios del comercio está rodeado por un grupo de mercaderes sumidos en sus asuntos. En el denso programa iconográfico que caracterizan las escenas de los triunfos, se puede apreciar un lobo y un simio (símbolos de los negocios), la ninfa Io transformada en ternera y Argo decapitado por Mercurio. En la parte inferior, bastante deteriorada, figura una escena con el duque Borso y su cortejo, dirigiéndose hacia un pórtico, donde un personaje arrodillado está preparado para suplicarle.

. Julio – Triunfo de Jupiter (Signo de Leo): Sobre el carro del triunfo, tirado por dos leones, están Júpiter y Cibeles (diosa de la Fecundidad). A un lado se sitúa un grupo de sacerdotes, y al otro un cortejo nupcial. Al fondo aparece una tranquila escena de la vida monacal.

– Agosto – Triunfo de Ceres (Signo de Virgo): Sobre un carro llevado por dos dragones se encuentra Ceres, diosa de la agricultura y las cosechas. En torno a la diosa se disponen diversas escenas de trabajos en los campos y escenas de mercados. Al fondo se puede ver el rapto de Proserpina, hija de Ceres, ante la desesperación de sus damiselas.

. Setiembre – Triunfo de Vulcano (Signo de Libra): Sobre un carro llevado por dos simios se presenta Vulcano. A la izquierda, en la forja del dios se encuentran los cíclopes inmersos en su trabajo. Un magnifico escudo, con las figuras de Rómulo y Remo amamantados por la loba, está colgado a la entrada de la forja. Ésto remite a la escena erótica situada a la derecha: la relación de Marte con la ninfa Illia, de la cual (como narra Ovidio) nacerán los dos gemelos fundadores de Roma.

Tras la devolución de Ferrara a los Estados Pontificios, el Palazzo fue destinado a uso civil. Posteriormente el salón albergó trabajos de elaboración de tabaco y después de granero, estropeándose gran parte de los frescos. Siete de los doce campos (los que corresponden de Marzo a Setiembre) han podido ser recuperados a través de diversos trabajos de restauración, sin embargo los otros se perdieron irremediablemente.

En el interior del Palazzo Schifanoia alberga el Museo Civico di Arte Antica, donde se exponen bronces, cerámicas y códices miniados.

6. PALAZZINA DI MARFISA D’ESTE

Palacio histórico de Ferrara que se encuentra entre los mejores ejemplos ciudadanos de residencia señorial del siglo XVI. Fue construida a partir del 1559. Formaba parte de un gran complejo de edifcios. Este complejo era propiedad de Francesco d’Este (1516 – 1578), hijo de Alfonso I y Lucrecia Borgia. Tras su muerte pasó a manos de su hija Marfisa (1554 – 1608), amante de las artes y protectora de Torquato Tasso.

Marfisa d’Este se casó primero con Alfonsino d’Este y posteriormente con Alderano Cybo-Malaspina. Estableció su residencia en este palacete, donde permaneció hasta su muerte en el año 1608.  Marfisa decidió quedarse en Ferrara incluso después de que la ciudad pasase bajo dominio papal en 1597, mientras toda su familia se trasladaba a Módena. Ese obstinación a dejar Ferrara hizo surgir el mito de Marfisa alimentado por la fantasia popular, que narra que su fantasma, aún hoy, habita entre los muros de la Palazzina.

Tras la muerte de Marfisa, el palacete se convirtió en sede de la administración Cybo hasta mediados del siglo XVIII. A partir de este momento el edificio comenzó a sufrir una lenta degradación, destinado durante siglo y medio a usos no adecuados. Entre 1910 y 1915 fue restaurado para asumir las funciones de museo desde 1938. El jardín de la residencia ha desaparecido en su gran mayoría, quedando actualmente una pequeña área verde.

 

El interior está decorado con frescos en los techos, en parte restaurados en el siglo XX, pertenecientes al taller de Filippi. Los grotescos son de una notable imaginería y refinamiento. El mobiliario pertenece al siglo XVI y XVII, siendo en parte de Ferrara y parte proveniente de adquisiciones en anticuarios.

. Sala delle Imprese: El techo está densamente decorado con amorcillos, flores, dinidades, escenas mitológicas, y el escudo heráldico de Francesco d’Este.

. Loggetta dei Ritratti: Lugar que sirve de conexión entre las distintas habitaciones interiores y el jardín, sobre el cual se abre con una logia de tres arcos. La decoración representa a divinidades propicias para la buena fortuna de los niños retratados en dos óvalos: Marfisa y Bradamante d’Este, los dos únicos hijos de Francesco.

. Sala di Fetonte: Llamada así por la escena mitológica del Carro del Sol guiado por Faetón que aparece representada en el centro del techo.

. Sala dei Banchetti: Techo con decoraciones particularmente suntuosas, llenas de escenas mitológicas y festones vegetales.

. Studiolo: Sobriamente decorado con muebles toscanos del siglo XVI. Sobre la puerta de ingreso aparece un retrato de Alfonso I, de escuela emiliana del siglo XVI.

. Sala Grande: En el techo aparecen frescos provenientes de la sabia mano de Sebastiano Filippi, il “Bastianino”. La compleja decoración culmina en el recuadro central.

 

7. PALAZZO BONACOSSI

Edificado en 1469 a cargo de Borso de Este según un proyecto de Diotislavi Nerone. El palacio, originariamente, estaba constituido por un solo piso y una torre central, que en su interior se conserva el techo original, adornado con los símbolos de Borso d’Este.

A cargo de Gurone d’Este en 1533 se realizó el patio interior, tradicionalmente atribuido a Gerolamo da Carpi. En 1572 Francesco d’Este unió la propiedad con la limítrofe Palazzina Marfisa, creando un elemento arquitectónico y escenográfico determinado por la logia del Cenacolo sobre el jardín común. Así pues, el Palazzo Bonacossi se convierte en un nodo de comunicación entre la adyacente Palazzina di Marfisa y la delicia del Palazzo Schifanoia.

Tras la muerte de Marfisa, junto con las demás propiedades, el Palazzo pasó a manos de Vittoria Cybo y a sus herederos que en 1643 lo vendieron al conde Borso Bonacossi, cuya familia lo gobernará durante dos siglos y medio. En este periodo se aportaron consistentes cambios en la estructura externa y en las habitaciones interiores, en particular en las salas situadas cerca de la torre que se modificaron al estilo barroco.

En 1911 fue adquirido por la Comune, llevándose a cabo una restauración y reestructuración del palacio.

8. CASA ROMEI

El Edificio es un ejemplo casi único de mezcla entre elementos medievales y renacentistas. La casa fue edificada en el siglo XV, incorporando el contiguo Convento del Corpus Domini.

Al interior, las salas están decoradas en estilo gótico, albergando un pequeño lapidario. El majestuoso patio es una estructura mixta, medieval y renacentista, con un gran Crismón de Cristo en terracota como decoración. La “Sala delle Sibile” aparecen frescos en las paredes representando las figuras de las profetisas, cada una con un rollo de profecías en mano, sobre un fondo verde.

 

El piso superior es un apartamento del siglo XVI finamente decorado, con mobiliario antiguo. Esta parte del palacio fue transformada por el cardenal Hipólito II de Este, cuyo símbolo (un águila blanca), se repite varias veces en el Salón de Honor. El estudio de Giovanni Romei tiene el techo con casetones.

~ by lostonsite on 8 agosto, 2009.

Italia, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: