header image
 

Cuando juegas con los objetos

SIGMAR POLKE. FOTOGRAFÍAS 1964-1990

Galería Arnés y Röpke: Calle Lope de Conde de Xiquena, 14
Del 4 de Junio al 31 de Julio

PHOTOESPAÑA 2009
FESTIVAL OFF

Cuando Sigmar Polke (Oels, Alemania, 1941) descubrió la fotografía, el trabajo artístico terminaba con la elaboración del negativo. El aspecto documental era fundamental y se buscaba la perfección técnica para acceder a la realidad. Sin embargo, para Polke este efecto mimético daba pie al escepticismo y por ello su metodología está marcada por la duda y una actitud experimental.

En sus fotografías tempranas, Polke no copió y reunió para formar una secuencia hasta su gran exposición fotográfica organizada por la Kunsthalle de Baden-Baden en 1990. Tomadas entre 1964 y 1968, estas imágenes parecen cumplir aún los requisitos del convencional documentalismo exigido por entonces a la fotografía. La foto como producto final artístico aún no le interesa primariamente en esta fase temprana. De modo parecido al cuaderno de bocetos de los maestros antiguos, Polke emplea la cámara en un primer momento como instrumento de trabajo para elaborar una documentación gráfica de performances artísticas que se archivan de cara a su posterior reutilización.

El interés experimental, centrado más tarde en los presupuestos técnicos y químicos del medio mismo, se dirige sobre todo a acciones protagonizadas por objetos cotidianos tomados del entorno privado del artista, que se pueden “fotocopiar” sin apenas falsearlos. Con su habitual rasgo irónico consigue que los objetos le entreguen su mística vida propia, hace que los pepinos se balanceen entre pantallas de lámpara y que las tijeras se ciernen sobre vasos, o dispone sobre papel un pepino cubierto con un paño húmedo, junto a piezas de lego y pantallas de lámpara, para componer una naturaleza muerta casi a la manera de los maestros antiguos. Si bien el aspecto documental y representativo de la fotografía aún está en primer plano en esos trabajos tempranos, ya en ellos se observan referencias a la imponderabilidad de los fenómenos casuales que tienden un puente hacia los trabajos experimentales de años posteriores. Una avería de la cámara produjo sobreimpresiones en algunas fotografías. Ligeros movimientos en el momento de la toma se tradujeron en imágenes borrosas, que, por ejemplo, hacen parecer tanto más audaz el ejercicio de funambulismo de una cuchara suspendida entre unos yogures y un vaso de leche que, colocados a su vez justo al borde de una mesa y del respaldo de un sillón, sólo prometen una dudosa sujeción. También la iluminación y la acentuación de las diagonales obtenida mediante el decidido recorte de la imagen favorecen esa impresión.

Las primeras fotografías están caracterizadas por una constante verificación de la índole material de los objetos. La magnitud, la pesantez y la materialidad asociadas convencionalmente a los objetos quedan suprimidas, o al menos cuestionadas hasta tal punto que cualquier familiaridad con el objeto y sus propiedades comienza a resquebrajarse y se pone de manifiesto la fragilidad de los propios hábitos visuales.

 

En 1963 Polke fundó, con Richter y Lueg, el Kapitalistischen Realismus (Realismo Capitalista), una tendencia pictórica dentro del pop art. Era un anti-estilo de arte que se apropiaba del lenguaje de la publicidad. Este título se relaciona con el realismo socialista, por entonces la doctrina artística oficial de la Unión Soviética. Trata de una forma irónica la doctrina artística del capitalismo occidental, ligada a la sociedad de consumo.

Sus obras reflejan con ironía la manipulación de los medios de comunicación. Utiliza elementos de la pintura moderna pero también otros de la cultura de masas, como lo kitsch o de la publicidad. Ha realizado cuadros que, con un tratamiento especial, cambian de color al reaccionar frente a la contaminación medioambiental. A partir de 1965 hizo variaciones de obras clásicas de autores como Durero o Kandinsky, imitaciones de obras povera y conceptuales.

El elemento anarquista de la obra de Polke se engendra en gran medida por su enfoque mercurial. Su irreverencia hacia las técnicas pictóricas tradicionales y sus materiales y su falta de lealtad a ninguna forma de representación ha establecido su reputación, actualmente respetada, como un revolucionario visual. No es inusual que Polke combine pintura, materiales caseros, lacas, pigmentos, impresiones de pantalla y transparencias, en una sola pieza. Una «narrativa complicada» está a menudo implícita en el cuadro de varias capas, dando el efecto de atestiguar la proyección de una alucinación o de un sueño con una serie de velos.

Polke se embarcó en una serie de viajes por todo el mundo a lo largo de los años setenta, fotografiando en Pakistán, París, Nueva York, Afganistán, y Brasil. Ha sido profesor en la Escuela de Bellas Artes de Hamburgo en 1970-1971 y desde 1977 hasta 1991). Participó en la documenta de Kassel V-VII (años 1972-1982). En 1978 se estableció en Colonia, donde sigue viviendo y trabajando.

~ by lostonsite on 25 julio, 2009.

Arte, Exposiciones

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: