header image
 

Cuando el poder se asentó entre las bahías

POL.LÈNTIA.

La ciudad de Pol.lèntia fue fundada después de la conquista de la isla, que llevó a cabo el cónsul Quinto Cecilio Metelo en el año 123 aC. Esto supuso el inicio de la vida urbana en la isla de Mallorca. El topónimo de Pol.lèntia significa poder, nombre típico de fundación republicana, y ya es nombrada en las fuentes clásicas (Plinio, Estrabón), que hacen referencia al proceso de incorporación de las Islas Baleares al Imperio Romano.

El gran desarrollo urbanístico, que experimentó entre el siglo I aC. y III dC., en parte por su situación estratégica entre las bahías de Pollença y de Alcúdia, la convirtió en la ciudad más importante de la época romana de las Baleares, con una extensión de entre 15 y 20 ha. El trazado reticular, orientado norte-sur, organizó el tejido urbano, que contó con una red de abastecimiento de agua potable y alcantarillado.

Las primeras noticias sobre Pol.lèntia las situamos durante el siglo XVII, a raíz de hallazgos casuales, alguno tan importante como el busto de Augusto Velado y constituyen el punto de partida de los estudios que llegan hasta la actualidad. Las excavaciones sistemáticas se iniciaron en el año 1923, con el profesor G. Llabrés Quintana, el cual obtuvo del estado el permiso oficial y una dotación económica para para llevarlas a cabo. La Guerra Civil marcó un paréntesis en la actividad científica. Sin embargo, a partir de los años 50, las investigaciones se reanudaron hasta la actualidad. Se han excavado tres áreas: La Portella (área residencial), el Foro y el Teatro Romano.

– Área de la Portella:

Situada en el extremo norte de Pol.lèntia, la Portella es el área residencial, que contiene restos de tres domus, y del trazado viario que las une. Estas suntuosas casas, construidas durante la época republicana, fueron remodeladas a partir de la época imperal (Siglo I aC – Siglo I dC) momento de apogeo urbanístico de la ciudad. Alrededor del siglo VI dC, las casas dejaron de ser habitadas.

La Casa dels Dos Tresors: Es la mejor conservada, distinguiéndose las diferentes partes de su estructura, centralizadas por el atrio. Su fachada principal da a la calle Porticada de la cual aún se conservan las columnas que servían de soporte al porche. Debe su nombre por haberse encontrado en dos de sus habitaciones dos tesoros de monedas, uno del siglo III dC, y el otro del siglo IV dC. Su superficie alcanzaba los 460 m2, siendo construida en el siglo I dC siguiendo la estrutura típica de la casa romana. Durante los siglos que estuvo habitada sufrió diversas reformas. La entrada desde la calle Porticada se realizaba a través del vestibulum. Todas las estancias se distribuían alrededor del atrium, con una abertura en la parte central que recogía el agua de lluvia en el compluvium. Cada habitación tenía funciones específicas. En el centro, el tablinum, o dormitorio del amo; en el lado izquierdo el triclinium o comedor, que en un época posterior se subdividió en cuatro estancias. También se localizó la cocina y un almacén lleno de ánforas. En el extremo derecho, una tabernae o tienda tenía su propio acceso desde la calle, sin tener comunicación con el resto de la casa.

La Casa del Cap de Bronce: Construida en torno a un peristilo o patio porticado, se encontró una pequeña cabeza de bronce que representaba a una niña. Parte de la casa se ha perdido debido a un proyecto inacabado de construcción de una estación ferroviaria.

La Casa del Noroeste: Es la domus peor conservada, ya que sobre sus cimientos se asentó parte de la muralla romana del siglo III dC.

La muralla, de la cual se conocen casi cien metros, no presenta ninguna torre ni puerta. Está construida con dos lienzos de bloques escuadrados irregularmente, con los bloques mayores en la parte inferior, con un total de 9 hiladas.

La excavación estratigráfica realizada en la calle Porticada, puso de manifiesto la existencia de un poblado talayótico anterior a la fundación de la ciudad romana.

– El Fórum:

A partir de 1980 las investigaciones se concentraron en la zona de Ca’n Reiners, una finca situada dentro del denominado Camp d’en França. Este solar fue elegido puesto que en excavaciones anteriores habían aparecido una serie de objetos que permitían intuir que el foro de la ciudad podía estar situado en este lugar. Iniciadas las excavaciones, el descubrimiento de basamentos honoríficos, fragmentos de inscripciones imperiales, edificios públicos y otros elementos característicos no dejaban lugar a dudas de que se había encontrado el foro, centor neurálgico de la vida de una ciudad romana.

En el Foro de Pol.lèntia se han descubierto las siguientes edificaciones: un templo, el Capitolio; dos templetes (uno adosado al este del Capitolio y otro más hacia el sureste), y parte del espacio abierto de la plaza pública que estuvo ocupada por diversos edículos o basamentos honoríficos.

 

Los Templetes: En el lado este de la plaza del foro se ubia el Templete I, justo al lado de la pared noroeste del capitolio. Se trata de un edificio de planta rectangular, de 8,4 m en sentido norte-sur por 5,5 m este-oeste (29 por 18 pies romanos). En su pared oeste se puede observar la técnica del almohadillado. Se asocia a este templete una crestería realizada en piedra arenisca (marés), de motivos vegetales y una altura de 55 cm. Las últimas intervenciones arqueológicas realizadas sobre este edificio permiten indicar que estaría ya desmontado a finales del siglo I dC. El denominado Templete II, está ubicado a 29 pies al sur del Templete I. Es de forma rectangular y presenta un basamento moldurado de unos 40 cm de altura que rodea los lados sur y este del edificio.

Tabernae: El lateral oeste de esta plaza quedaba delimitiado por una ínsula (manzana) de tabernae (talleres y tiendas) porticada tanto al este como al oeste (Ínsula de Tabernae al Oeste del Foro). Otro posible grupo de tabernae conformaría el cierre norte del foro.  En este recinto se llevaban a cabo actividades comerciales y artesanales. La excavación ha permitido fechar la construcción de esta ínsula en el siglo I dC. La estructura de la manzana sufre una primera reforma hacia el cambio de Era y otra muy acusada a finales del siglo II dC, inicios del s. III dC. La fachada este de la Ínsula de Tabernae, que daba a la plaza del foro, estaba flanqueada por un pórtico adintelado con cubierta a un agua y una columnata constituida por columnas realizadas con tambores de piedra de arenisca, con una separación intercolumnios de 3 metros. Estuvo también adintelada la fachada que daba a la calle Oeste.

En la remodelación de finales del siglo II dC, se cegaron los espacios intercolumnios con unos muros, cerrando en gran medida este espacio comercial a la plaza del foro.

La función económica de estas tabernae se mantuvo hasta finales del siglo III dC, cuando fueron destruidas a causa de un incendio. Los principales momentos de ocupación detectados mediante la excavación arqueológica corresponden al momento de fundación en el siglo I aC y al siglo III dC.

Las medidas de esta ínsula son de unso 25,60 m. en sentido este-oeste y, por ahora, de unos 39 m. en sentido norte-sur. En equivalencias modulares se aprecia la misma relación del Capitolio, 3:4:5, partiendo del ancho en sentido este-oeste de 87 pies (29 por 3), que le daría una longitud de 116 pies con una diagonal de 145 pies.

En época tardía, a mediados del siglo V dC., se construyó un recinto defensivo (Recinto Fortificado), convirtiéndose gran parte del  antiguo Foro en época altomedieval, en necrópolis.

 

Recinto Fortificado: A partir del siglo V se construye al norte de la Insula de Tabernae al oeste del Foro, una edificación defensiva denominado Recinto Fortificado Tardío. El tramo identificado hasta hoy es un lienzo de 50 m. de longitud en sentido este/oeste, con una anchura de 4’5 m.Consta de dos paredes realizadas con bloques de piedra bien escuadrados, algunos reaprovechados de construcciones anteriores. En algunos tramos de la pared sur, se reaprovechan estructuras anteriores, como los muros de la fachada norte de la ínsula de Tabernae al Oeste del Foro, o la pared norte del Capitolio. En la cara norte de la muralla se levanta una torre maciza rectangular, con tres lados bien definidos (este, norte y oeste). El lado norte mide unos 4’80 m, mientras que los lados este y oeste miden unos 3’20 m. De entre los materiales encontrados en el interior de la muralla, destaca una inscripción funeraria.

En el Foro, la secuencia estratigráfica documentada hasta hoy se resume en las siguientes fases:

. Fase I: El momento más antiguo documentado en esta zona de la ciudad correspondea a un trabajo de ingeniería consistente en la nivelación general del terreno, llavada a cabo a inicios del siglo I aC. En algunos sectores, el terreno natural, conocido como blanquet, es recortado, mientras que en otros ese mismo sedimento se acumula para elevar el nivel. Sobre esta nivelación se asentaron los primeros edificios de este lugar, entre ellos el Capitolio y la ínsula de tabernae.

. Fase II: La segunda fase corresponde a una reforma de inicios del siglo I dC, identificada tanto en la Ínsula de Tabernae al oeste del Foro como sus dos pórticos y en la vía de paso de la plaza.

. Fase III: A inicios del siglo III dC se documentan unas fuertes reformas en toda la Ínsula al Oeste del Foro, que aféctó a toda la manzana, tanto al módulo de sus ámbitos, que cambian de tamaño, como a la técnica constructiva. Esta fase termina con un gran incendio acaecido hacia el año 270-280.

. Fase IV: Sobre el nivel de escombros del mencionado incendio se identifican en algunos puntos del foro restos de pavimentos de opus signium, prueba de la continuidad y uso de este espacio de la ciudad tras la destrucción provocada por el incendio.

. Fase V: La edificación de un Recinto Fortificado en el solar del antiguo foro, fechable a partir de mediados del siglo V dC en adelante, marca una nueva fase constructiva y, por tanto, un nuevo momento de ocupación d esta zona de la ciudad.

. Fase VI: La necrópolis altomedieval que va sobre una gran parte del solar excavado, incluso por encima del Recinto Fortificado, indica un nuevo cambio de uso de lo que fue este espacio cívico, transformándose en este momentos en una zona de cementerio.

. Fase VII: La presencia de materiales islámicos asociados a pequeñas estructuras permite intuir una ocupación de la antigua ciudad de Pol.lèntia en época medieval islámica.

– El Teatro Romano:

Se construye en el Siglo I dC a las afueras de la ciudad. De planta semicircular, estaba destinado a representaciones dramáticas y musicales. Las gradas tenían pasadizos para la circulación de espectadores y escaleras que se distribuían de forma radial. Se cree que la parte superior tenía un pequeño entoldado para proteger al público del sol y la lluvia. Se calcula que tenía una capacidad para 200 personas.

El teatro posee tres partes bien diferenciadas, la cávea, la orquesta y la escena:

. La orquesta: Situada entre las gradas y la escena, era de planta semicircular. No se dedicaba al coro, como al teatro griego, sino para acoger altos magistrados.

. La escena: Totalmente excavada en la roca presenta planta rectangular. Se ha conservado también el proscaenium, espacio propiamente destinado a la función con cinco agujeros para recibir pilares de madera. Detrás quizás se alzaba un gran muro de madera, la scanae frons, decorada con mármoles, esculturas y elementos arquitectónicos. Según Vitruvio, este muro mejoraba la acústica y evitaba que el viento estorbase la representación.

. La cávea: Excavada en la roca, era el lugar destinado al público.

Posteriormente este espacio fue utilizado como necrópolis, observándose tumbas trapezoidales tanto en la escena como en la cávea.

– Museo Monográfico de Pol.lèntia.

En el Museo Monográfico de Pol.lèntia se exponen las piezas arqueológicas recuperadas durante las distintas excavaciones. El discurso museístico se articula en torno a dos temas: el ámbito público y el ámbito privado, para explicar los principales aspectos de la cultura romana a partir de los restos que nos ha llegado. La gran mayoría de las piezas del museo pertenecen a los siglos I y II, momento de máximo esplendor de Pol.lèntia.

. Vida pública:

I. El Forum, centro de la vida pública: El forum es el centro de la vida pública de la ciudad, donde se lleva a cabo la actividad comercial, política, administrativa y religiosa. En él se encuentran el capitolio – templo principal – las tiendas o tabernae, etc. La importancia que tenía y la cantidad de información que concentra ha motivado que se desarrolle en él buena parte de la actividad investigadora.

II. El teatro, tiempo de ocio: El Pol.lèntia se construyó un teatro. Se trata de un edificio excavado en la roca, de pequeñas dimensiones, adaptado a las necesidades de la ciudad. Se han encontrado objetos que hacen referencia a este mundo lúdico: máscaras teatrales, objetos de luchadores o una tesera para accedera a las representaciones.

III. Las necrópolis, la muerte en Pol.lentia: A ambos lados de las vías de acceso a la ciudad se enterraban los muertos. El ritual funerario en el mundo romano es tanto de incineración (cremación), como inhumación (enterramiento). En ambos casos los restos humanos van acompañados de un ajuar funerario. En época romana estaba prohibido enterrar dentro del núcleo habitado y por tanto los cementerios sirven también de indicador de los límites de la ciudad.

. Vida privada:

IV. Preparando los alimentos: La comida se preparaba en un fuego en el atrio y en las casas que tenían cocina en un fogón de obra. Existían artefactos similares a un brasero para mantener los platos calientes o llevarlos de una habitación y también cocinas portátiteles de metal. La vajilla estaba compuesta de objetos que servían para cocinar, para preparar los alimentos y para limpiar -vasa coquinaria- y también otros utilizados para guardar provisiones. Se trata de utensilios simples y prácticos.

V. La mesa está servida: El triclinium era la habitación destinada a comedor, aunque en verano a menudo se comía fuera, en el atrio o en el peristilo. La vajilla se componía de diferente piezas y según su función recibían diversos nombres: para la comida -vasa escaria-, para beber -vasa potoria- y para servir -vasa ministeria.

VI. Ingredientes básicos: Los ingredientes básicos de la cocina romana eran el aceite, aceitunas, vino, miel, fruta fresca y seca (dátiles y pasas), legumbres (carne, pollo, cerdo, cabrito), pescado fresco y salado, huevos. Uno de los dulces más típicos -dulce domestica- consistía en dátiles deshuesados y abiertos por la mitad, y rellenos con nueces, almendras y canela molida. Por último se ponía un poco de sal encima y se freían en miel, sirviéndose bañados en miel.

VII. Fragmentos de estuco: De muchos lugares se extrae, y en abundancia, el almagre o tierra roja, pero es raro encontrarla de buena calidad como es la de Sinope en el Ponto, la de Egipto y la de las ilsas Baleares en España y también la de Lemnos.

VIII. La casa romana: La clase social y el poder adquisitivo de cada individuo determinaba el tipo del vivienda. En Pol.lèntia había diferentes barrios, algunos residenciales como Sa Portella, otros de casas de pisos más humildes, cercanos al fórum o en otras zonas de la ciudad. No es inusual encontrar edificios de más de un alzado. La casa o domus clásica se componía de un atrio central con las habitaciones distribuidas alrededor: tablinum, triclinium, cubicula, alae, culina y despensa. Algunas de las casas presentan acabados ricos y elaborados pavimentos de mosaico, estucos de colores en los muros, etc.

IX: Habitaciones personales: Los dormitorios -cubicula- y los baños -lavatoria- serían las habitaciones más privadas de la casa. Podríamos encontrar utensilios de tocador, lavamanos o quemadores para aromatizar.

X: La religión doméstica: Normalmente en las zonas de acceso a la casa solía haber pequeños altares y representaciones de las divinidades protectoras de la casa, los dioses Lares. Las representaciones de las grandes divinidades del panteón romano solían ser menos frecuentes en el ámbito familiar, se disponían normalmente en espacios públicos. Con la introducción del culto cristiano se sustituyen las imágenes paganas por nuevos símbolos.

~ by lostonsite on 18 julio, 2009.

España, Islas Baleares, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: