header image
 

Cuando se descubren los orígenes

MIQUEL BARCELÓ.  “BARCELÓ ABANS DE BARCELÓ 1973 – 1982”

FUNDACIÓN PILAR I JOAN MIRÓ A MALLORCA
Del 24 de Junio al 27 de Septiembre 2009

– Periodo inicial de la obra de Barceló (1973 – 1982)

Los inicios de Barceló es el periodo menos documentado de su obra. Desde sus primeros tanteos del pintor, hasta su formación y consolidación del lenguaje artístico, Barceló ha ido evolucionando pero también ha mantenido algunas características significativas y perdurables.

Miquel Barceló nació en 1957 en Felanitx, una localidad de no demasiados habitantes al Sureste de Mallorca. Los alrededores de Felanitx son secos; el paisaje, pródigo en olivos, es uno de los más severos de la isla; en los meses cálidos cae sobre la localidad un sol casi intolerable. Su abuelo había practicado el contrabando en las escarpadas costas cercanas, y se vio metido en diversas aventuras rocambolescas que Barceló relata con delectación. El otro abuelo, mientras tanto, compraba cuadros a los postimpresionistas de los 20 y de los 30 que vivían en las Islas y se hacía una selectiva pero sólida pinacoteca entre la que puede encontrarse algún que otro Anglada Camarasa. Sus primeros contactos con la pintura se realizan por tanto desde muy pequeño.

Comienza sus estudios en la Escuela de Artes Decorativas de Palma de Mallorca entre 1972 y 1973, y continuó en la Escuela de Bellas Artes de Sant Jordi de Barcelona en 1974. Barceló empieza a ser más conocido cuando participa en la Bienal de Sao Paulo (1981), pero sobre todo a raíz de la documenta VII de Kassel (1982), cuando Rudi Fuchs le presenta; desde entonces su obra es incluida en las más prestigiosas muestras internacionales, configurándose como una de las mayores revelaciones del arte español de los años 80.

Sus enormes lienzos figurativos de finales de los años 70 con temas de animales de marcado expresionismo reciben la influencia de Joan Miró, el action painting, Jackson Pollock, Antoni Tàpies, el arte conceptual y el art brut.

. Vanitas:

Uno de las grandes obsesiones de Miquel Barceló es el paso del tiempo, que puede adoptar una amplia iconografía y variantes lingüisticas. En este periodo inicial se concreta en el proceso de transformación de la materia orgánica, y port tanto, en el interés por la vida más allá de la muerte. Es, en definitiva, una actualización de la temática clásica tan querida por la sensibilidad barroca. El ejemplo más notable de su preocupación por el paso del tiempo se puede ver en su obra “Cadaverina 15” (1976), montaje de 225 cajas (15 series de 15) de madera con tapa de crisal con materiales orgánicos en descomposición, tales como: plátanos, espaguettis, arroz hervido, huevos fritos, carnes, pan, flores, pescados… La obra se basaba en 15 grupos de 15 cosas que se descomponían durante los 15 días que duraba la exposición.

    

. Elementos del paisaje:

Barceló, en este periodo, tiene un concepto amplio de la naturaleza y del paisaje, un concepto que abraza elementos como esqueletos, hojas, mariposas, pigmentos, sedimentos, manchas matéricas, playas, espacios acotados…

  

. Poesía experimental:

La relación de Barceló con la práctica de la poesía experimental se da aproximadamente durante el periodo de 1975 a 1978. Se pueden diferenciar dos vertientes: la primera tiene que ver con el juego que ofrece la combinación de texto e imagen o de letra y forma, mientras que la segunda se relaciona con la poética y el objeto, la acumulación y ecapsulado.

. Libros:

Los temas del libro, la biblioteca o el artista leyendo son muy significativos durante la década de los años 80 y, como dijo el propio artista, su constante presencia es una forma de insistir en la experiencia del conocimiento como un acto de trabajo del pintor. Los inicios de esta investigación formal se tradujeron en dibujos y libros pintados.

  

. Retratos y Autoretratos:

Desde sus inicios, Barceló ha mostrado un especial interés por la autorreferencia, que va del narcisismo a la brutalidad, desarrollándose de manera paralela al tema del retrato, especialmente a personas muy próximas al artista. Es recurrente el tema del artista como pinta-perros, pero también el humo, la mesa o el pincel funcionan a modo de indicios de su presencia.

. Bestiario

La fascinación del artista por el mundo animal es uno de sus rasgos más destacados que nace en esta etapa de formación e impregna toda su trayectoria. Animales, bestias del fondo marino o de la superficie terrestre se encuentran transforamados. Escarabajos,  pulpos, peces, perros… forman un particular repertorio que puede ser detallista, zoomórfico y a veces teratológico.

~ by lostonsite on 17 julio, 2009.

España, Islas Baleares, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: