header image
 

Cuando el poder se asienta en una isla

PALACIO REAL DE LA ALMUDAINA.

El Palacio Real de La Almudaina en Palma de Mallorca, castillo real de la capital mallorquina, tiene su origen más remoto en los asentamientos megalíticos para ser posteriormente castrum romano, residencia de los valíes musulmanes y luego de los reyes cristianos o de sus representantes. De este modo, ha sido siempre la sede del poder político en la isla gracias a su situación privilegiada que domina la bahía y la ciudad de Palma. El castillo, de construcción califal, fue tomado por Jaime I al conquistar la isla en 1229, y en el siglo siguiente fue remodelado para ser la sede del próspero reino mallorquín, que incluía también el Rosellón. Fue precisamente Jaime II (1276-1311) primer rey privativo de la Mallorca cristiana, el encargado de transformar el castillo musulmán en Palacio que sirviera a la vez como residencia regia y como sede del aparato burocrático del nuevo estado. Las obras se realizaron entre 1305 y 1314. El arquitecto fue el rosellonés Ponç Descoll.

A la muerte de Jaime II, su hijo Sancho I continuó las obras del Palacio y colocó, sobre la torre más alta, la figura-veleta del ángel a modo de protector. Sucedió a Sancho su joven sobrino Jaime III, a quién corresponde la época más brillante del reino independiente y del castillo. La Almudaina fue, pues, entre 1229 y 1343 la sede de una pequeña corte medieval. En el año 1343, Jaime III fue desposeido de la Corona por su cuñado Pedro IV, incorporándose de nuevo la isla al Reino de Aragón.

En 1310 se distinguen ya las diversas partes del Palacio (perfectamente identificables en la actualidad), cada una de ellas con una función bien diferenciada.

1. Palau del senyor Rei.

Se concibió sobre el antiguo Alcázar almorávide, como residencia de sus príncipes. Jaime II mandó revestir con piedra algunos de sus muros de tapial y adosar a los mismos galerías y alcubas que lo aligeraran. Se distribuye en  tres pisos con cuatro cámaras cada uno que se corresponden simétricamente.

En planta baja se distribuyen las siguientes estancias:

– Comedor de Oficiales: Situado en el ángulo noreste, desde aquí se accede al Patio de Armas y junto a ella se alza la Torre del ángel. Esta sala era un espacio de entrada a la planta baja.

– Salón de Carlos I: Otra de las estancias ocupadas por los servidores del rey. Esta sala, como otras de esta planta, tiene acceso directo a la terraza.

– Sala de Guardia: Servía de acceso al ala oeste de la terraza. En ella se alojaban los miembros de la guardia que protegía al Palacio. Al construirse los baños árabes se abrió aquí una puerta de acceso a los mismos.

En la planta superior se encuentra:

– Antesala del despacho de su Majestad la Reina: Hoy en día es una habitación de paso. En el antiguo Palau del Senyor Rei era el estudio o biblioteca de los Reyes de Mallorca. Fue en esta estancia donde residió, en 1459, Carlos príncipe de Viana, hijo del rey Juan II de Aragón. Este príncipe llegó en el mes de agosto de aquel mismo año a la isla, desde donde propuso a su padre un convenio para resolver las disputas que existían entre ellos.

– Despacho de su Majestad la Reina: Era la Sala del Cónsul y comedor en el Palau del Senyor Rei. En ella los Reyes de Mallorca disfrutaban de los almuerzos privados y allí se reunían también en consejo. Por una escalera de caracol, que desembocaba en esta sala, se traían los alimentos desde la cocina. En 1973 se restauró esta estancia, retirándose los falsos estucos de las paredes y el techo raso, de época más moderna, bajo el que apareció el artesonado mudéjar, restaurado en 1979. En ella destacan los restos de pinturas murales de época cristiana, en los que se representan personajes a caballo en actitud beligerante.

– Despacho de Ayudanes: Se corresponde con la «Recambra del Rei» del antiguo Palacio. En él se conserva el artesonado del siglo XIV y un interesante friso de pintura mural en el que , entre roleos y volutas, aparecen figuras humanas y animales, junto a jarrones de flores, que corresponden a la época de ocupación cristiana del Palacio. Según los antiguos documentos, en esta sala se instaló posteriormente una capilla privada.

– Despacho de su Majestad el Rey: Se encuentra en el lugar del dormitorio o Cambra del antiguo Palau del Senyor Rei. Situado en el ángulo sureste de edificio con vistas al mar, recibe la luz a través de una elegante galería gótica. Uno de los acontecimientos históricos que tuvo lugar en esta sala fue la rendición del emir ante el rey Jaime I en 1229.

2. Sala Mayor o «Tinell».

Este gran salón se construye principalmente para grandes ceremonias, como era la reunión de Las Cortes o la Recepción de Embajadores, así como banquetes y festejos muy destacados. Para us construcción se utilizó  la muralla almorávide de la fachada sur y se edificó otro muro en el interior del recinto amurallado que da al Patio de Honor. Cuenta con tres chimeneas de considerable tamaño que caldeaban el Salón. Desde 1578 se encuentra dividido en dos alturas y cada una de ellas en varias dependencias:

– Salón de Chimeneas: En 1578 se produjo el humdimiento de la cubierta del Salón Mayor, y durante las obras de reconstrucción, el monarca Felipe II dispuso que se instalara en aquel lugar la Real Audiencia. Fue entonces cuando se compartimentó y surgieron cuatro estancias diferentes. La Sala de Chimenas, llamada así por la gran chimenea, de triple hogar, era el sistema de calefacción del gran Salón Mayor.

– Salón de Reyes: En ella se exponen una serie de nueve cuadros, algunos de ellos retratos de monarcas de Mallorca. Son lienzos pintados en el siglo XX por José Sancho de la Jordana.

– Salón de Consejos: Es la estancia de mayores dimensiones de aquellas que surgieron tras dividir el Salón Mayor. Su nombre se debe a que en este lugar se celebró, en el mes de julio de 1983, un Consejo de Ministros, presidido por Su Majestad el rey don Juan Carlos I. La cubierta de esta sala es, de bóvedas de crucería con claves blasonadas con las armas de Felipe II. Las reformas realizadas sobre el antiguo Salón Mayor fueron realizadas por el arquitecto Pere Castany, maestro de obras del rey.

En la Planta superior se sitúa el Salón Mayor, destinado a las recepciones oficiales. Su cubierta estaba muy deteriorada y debió ser íntegramente restaurada en 1985.

3. Palacio de la Reina.

Comprendía un conjunto de alojamientos destinados a ser residencia de la Reina de Mallorca, los Infantes y las Damas de Compañía. Para su construcción se siguió el mismo proceso que en la Sala Mayor. Se levantó una muralla interior y se aprovechó la de Poniente. Su distribución repite las cámaras privadas del Palacio del Rey.

4. Capilla de Santa Ana

Destinada principalmente al uso del Rey, su construcción supuso la división y transformación del gran patio del Alcázar en dos espacios, los actuales «Patio de Armas o de Honor» y «Patio del Brollador o de La Reina». Fue inaugurada por el Rey Jaime II en 1310. Es un excelente ejemplo de gótico levantino. El acceso se realiza a través de un portal con claras referencias al románico catalán. La visión del interior muestra uno de los espacios más respetados de todo el conjunto de la Almudaina. La importante restauración que tuvo lugar bajo la regencia de ala Reina María Cristina, no afectó a los elementos substanciales de su arquitectura; es más, en ella se restauraron los ventanales y los muros fueron liberados de las capas de cal que le cubrían. La Capilla dedicada a Santa Práxedes, fue fundada en 1432 por Alfonso V el magnánimo, para rendir culto a las reliquias de esta santa que habían sido traídas a la Almudaina por Jaime III desde Roma y que se conservan en una urna de cristal y bronce.

5. Capilla de San Jaime

Fundada también por Jaime II en 1310, estaba destinada a la Reina. Se estructura en dos plantas: la Superior o Capilla de La Reina que ha desaparecido prácticamente, y la inferior o Cripta que áun se conserva.

6. Los Baños

Tienen su origen seguramente en las termas del primitivo «Castro» romano. Sin grandes variaciones, debieron ser utilizados por los Emires árabes y posteriormente por los Reyes de Mallorca. Se encuentran entre los dos Palacios y eran para el uso de ambos. Al tratarse de unos baños privados sus dimensiones son reducidas, limitándose a tres pequeñas estancias: el frigidarium, sala fría de planta rectangular; el templarium, sala templada de planta cuadrada y cubierta con una cúpula circular, destinada ala aplicación de ungüentos; y el caldarium, sala caliente, también de planta rectangular. Estas estancias están construidas sobre un hipocausto. Este sistema calentaba las salas mediante un horno que despedía aire caliente, que se distribuía por debajo de ellas a través de unas arquerías.

Completan el conjunto los Huertos del Rey y de la Reina.

~ by lostonsite on 17 julio, 2009.

España, Islas Baleares, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: