header image
 

Cuando la arquitectura no es barrera

CENTRO PARA DISCAPACITADOS.

Proyecto: Centro para discapacitados, Palma de Mallorca.
Dirección: Calle Viñedo, calle Joan Crespí
Tipología: Centro Social
Autor: Asensio-Wandosell & De Mateo
Año del Proyecto / Construcción: 2007
Bibliografia: AV Monografías “España 2008” nº 129-130, pág: 122-127
Coordenadas: 39°34’24.96″N, 2°37’59.22″E
Localización

Con la idea de paisaje artificial inoculado, asociado a imágenes como la niebla de la mañana en el bosque o el trozo de hielo entre las ramas, el proyecto, un centro para grandes discapacitados, hace frente a un entorno heterogéneo, vinculándose tanto a la plaza como a las edificaciones que lo rodean, donde alternan edificios residenciales de media altura con viviendas unifamiliares. La relación con el entorno más cercano se establece a través de un cuerpo bajo entre el edificio existente en la parte este del solar – construido en 1938 y protegido como bien de interés cultural – y la plaza situada al oeste, trazando una diagonal que se quiebra para abrir las entradas. Un pavimento de tacos de madera de iroko con alfombras de caucho de colores conecta los accesos. Al norte, un volumen de seis alturas se adosa a los edificios colindantes; y un tercer cuerpo – plataforma, bajo el nivel de calle, recibe luz y ventilación de un patio inglés. Un telón translúcido completa el cierre de la manzana.
Este edificio niebla, como así se pensó, se caracteriza por la indefinición de sus límites, no se pretende construir un edificio monumento, sino que se prefiere un edificio filtro o colador. Se busco lo borroso, lo difuso, lo definido dentro de un amplio ámbito. A los conjuntos borrosos, solo se pertenece en parte, sus bordes están difuminados, por lo que la condición de pertenencia no es un escalón sino una curva.

El proyecto, además, debe hacer frente a los condicionantes propios de la parcela y de la escala del lugar. La edificación, con su geometría simple y su doble escala, se vincula tanto a la plaza que la circunda como a las edificaciones de su entorno.
El edificio se inserta en una de las manzanas del ensanche oeste de Palma, relativamente próxima al puerto deportivo. Se trata de una zona marcadamente heterogénea donde alternan las edificaciones residenciales colectivas de mediana altura –bloques de hasta 6 plantas-, con otras de menor entidad, dos o tres plantas, representadas por antiguas villas residenciales de principios del veinte. La disposición volumétrica de la solución adoptada se ajusta a esta dualidad de escalas. El proyecto, por tanto, adquiere una doble dimensión dentro de una misma unidad edificatoria.

Un cuerpo bajo de tres niveles se desarrolla en una continuidad escalonada desde el extremo oeste de la parcela hasta el este, articulándose con un edificio protegido como bien de interés cultural que limita el solar con la calle Joan Crespí. La edificación a conservar corresponde a un buen ejemplo del racionalismo industrial en Mallorca. Se trata de un edificio diseñado por el arquitecto Guillermo Muntaner Vanrell el año 1939. Edificio entre medianeras, de planta trapezoidal, ocupa el chaflán entre las calle Viñedo y Joan Crespí. Tiene planta baja y piso, la primera tenía un uso fundamentalmente industrial y el piso superior estaba configurado para dos viviendas y una amplía terraza sobre la calle. El segundo cuerpo edificatorio, más esbelto, se desarrolla en altura adosándose a las medianerías de 6 plantas de los edificios que limitan el solar por el norte, resolviéndose el remate de las mismas sin la noción de escala desmesurada, gracias a su retranqueo.
Estas dos caras de un mismo edificio comparten por debajo del nivel de calle un tercer cuerpo-plataforma donde se ubican las plazas de aparcamiento de vehículos -40 plazas necesarias según uso-, los cuartos técnicos y las zonas de almacenaje. Todo este cuerpo-plataforma aparece ventilado e iluminado por el patio inglés con jardín vertical que remata el edificio al norte.

La plaza delante del edificio ahonda más en la idea del bosque, del suelo lleno de hojas, y la topografía.
La posición semienterrada de la planta baja, para resolver los tres accesos a nivel, nos permite crear una nueva topografía, que debe atender a los requerimientos de conexión con la plaza de Morlá -2 metros más alta que Joan Crespí- y con al trazado descendente de la calle Viñedo. Sobre esta nueva topografía de tacos de madera de iroko y formas suaves se inscriben diferentes alfombras-camino hacia la entrada del edificio, siempre atendiendo a dos criterios: algunas de ellas deberán tener pendiente cero y otras serán el camino más directo desde la acera de Viñedo a la entrada sin atender a la pendiente –nunca superior al 6%-. Todo el mobiliario urbano se genera a partir de procesos automórficos sobre el mismo entarugado, que hacen que éste, de repente, sea báculo de farola, o banco público.

El esponjamiento de las fachadas, producido por la separación de tres diferentes membranas, permite crear estancias de transición y jardines a diferentes niveles. Cada piel tiene su función y trazado: la primera, de cedro rojo, controla la entrada de luz solar según las estaciones. La segunda, de policarbonato, configura una superficie tersa y lisa, rota únicamente por la aparición de huecos practicables. La tercera piel, muy heterogénea, es la que define el interior: está compuesta de policarbonato, panel fenólico y vidrio, dependiendo del programa.

La piel más exterior pertenece al mundo del bosque, y se forma a base de tablones de madera de cedro rojo canadiense. La construcción responde a varios factores: el primero y más importante es controlar el asoleo del edificio, mediante cartas solares estereográficas se calculó la distancia y la inclinación de los tablones para conseguir sombra de mayo a noviembre, permitiendo la entrada directa de luz solar hasta el interior del edificio el resto del año. Lo interesante del cedro es que, además de dorar la luz natural que entra en el edificio, impregna todo el entorno próximo del edificio de aroma a lápiz, a colegio a infancia.

 

La segunda capa: cien por cien plástico –policarbonato-, configura una superficie tersa, lisa, perfecta, solo rota con la aparición de los huecos de ventana transparentes y los reflejos blandos que provienen del cielo: a veces la fachada es lluvia, otras plata, y al final casi siempre atardecer. Su forma escalonada secuencia en planta primera un serie de patios abiertos y ajardinados, situados entre los intersticios no paralelos de las pieles de fachada: madera y policarbonato, que posibilitan a su vez una agradable iluminación y ventilación natural en el corazón mismo de la edificación. La geometría de esta piel responde primero a la idea general del edificio, después a la de sostenibilidad, se ha intentado evitar la impulsión de aire primario de manera artificial, o sea conducido por tubos, y para ello se ideó un sistema de ventilaciones cruzadas por convección natural entre la fachada norte –al patio de manzana- y la fachada sur, este aire exterior que se introduce por algunas de la ventanas es filtrado previamente haciéndolo pasar por los jardines ubicados a diferentes alturas y entre las dos pieles más exteriores.

La tercera piel, y ya completamente interior, tampoco es paralela a su predecesora, si las dos anteriores eran homogéneas e isótropas esta es muy heterogénea: algunas partes son de policarbonato, otras de trespa y vidrio. Realmente el vidrio es el único material que pertenece a las dos pieles interiores y hace que la ventana funcione como un elemento de conexión entrecaras. El trazado y el material de esta capa responden siempre al uso más íntimo del programa interior.

La definición estructural del edificio se constituye bajo la idea de transmitir la ligereza que, por su carácter traslucido, trasfiere la piel de fachada: la superposición de las losas macizas de hormigón armado sustentadas por esbeltos pilares metálicos apantallados permite liberar las fachadas y fomentar la superposición y transparencia de los planos de fachada.
El arriostramiento general de la estructura se consigue mediante pantallas de hormigón armado en núcleos de ascensores y escaleras, y pórticos triangulados con tirantes formando cruces de San Andrés.
Mención aparte merece el esfuerzo estructural que se ha hecho para liberar de pilares la calle central de planta baja: por un lado, se aprovecha el nivel de terrazas de planta tercera para introducir vigas de canto invertido y por otro, se triangulan los pórticos apeando en dos niveles los pilares de plantas superiores.

La sustentación del sistema de rampas que recorre el edificio es construida con losas de hormigón armado de 20cm de espesor y perfiles longitudinales UPN de borde apoyadas en pilares situados en las fachadas norte, en la interior de las calles centrales y en unos tirantes de acero que cuelgan de la losa de hormigón de cubierta.
Las escaleras del edificio se construyen mediante vigas zancas metálicas realizadas con palastro de 15mm, recortado por laser que define el peldañeado, y se conforma mediante perfiles angulares y tablero contrachapado.

El sistema de suelos está basado en la idea básica de crear suelos flexibles que permitieran absorber la energía de posibles caídas de personas. Para ello se proyectó un entarimado de rastreles de acero galvanizado 50.50.3 perfectamente nivelados y sobre él que mecánicamente se fijaron tableros de contrachapado hidrófugo e ignifugo. Sobre esta tarima se pegó dos tipos de goma. Una para las partes dinámicas con relieve –botones- y otro para las partes más estáticas liso, todo siempre del mismo color –mostaza- y el mismo espesor.

Por último, la piel de madera se sustenta en unos cajones fabricados por pletina de acero inox de 10mm. de espesor y fijados con tacos Hilti, también de acero inox, a los cantos de las losas. La estructura principal se realiza con escuadrías de madera de cedro rojo de 300X75mm., pilares de 150.75mm. y lamas 250.75mm

El edificio está organizado en tres bandas paralelas a la fachada sur: la primera alberga todos los usos en cajas apoyadas sobre el forjado inferior y sin llegar a la losa superior; la segunda es una calle de distribución, conectada con el exterior por la parte superior de las cajas de fachada; y la tercera una banda de núcleos de comunicación vertical: rampas, escaleras, ascensores y servicios. La variedad de materiales y colores utilizados sirve para definir los usos -privado, público y semipúblico- de las diferentes partes del programa.

El sistema constructivo de la tabiquería se compone de perfiles 50.50.3 de tubo galvanizado y perfiles de chapa de 1mm plegada para la estructura portante, y tableros de panel compacto fenólico de 10mm de espesor como plementerías. Los tableros se cuelgan de la estructura mediante zetas de chapa plegada y entre ellos se solapan a medía madera dejando entrecalles de 3mm. El despiece de tableros presenta además una faja horizontal a modo de rodapié que se fija a la estructura mediante tornillos avellanados vistos, este permite desmontarlo fácilmente, con el fin de acceder a las canaletas eléctricas que se encuentran en el interior. Este sistema de rodapiés técnicos del edificio permite flexibilizar la posición de mecanismos así como la movilidad. Los rodapiés que llevan mecanismos están fresados por la parte trasera de tal manera que podemos alojar y fijar el aparato por la parte de atrás, quedando únicamente visto por delante la perforación de uso. Todo este sistema tiene importancia pues permite integrar algo tan extraño como la instalación eléctrica al sistema.

Las puertas de estos espacios de uso del edificio son como un trozo de tabique en movimiento, esto significa que tiene una construcción similar al tabique, o sea mantiene el espesor enrasándose por dentro y por fuera, generando una junta a media madera de 3mm igualmente. Para evidenciar la puerta en los tabiques, se sustituyó la parte sobre la banda de rodapié por metacrilatos de colores que señalan la puerta con un código que aparece serigrafiado en el intradós de ella. Para este proyecto se diseñó unos tiradores-picaporte que cruzan longitudinalmente la puerta de arriba abajo formados por una barra cilíndrica de inox a la que se inserta un cilindro de teflón blanco a modo de tirador.

~ by lostonsite on 15 julio, 2009.

Arquitectura, Edificios

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: