header image
 

Cuando se interpretan evocaciones y danzas

NELSON FREIRE.

ROBERT SCHUMANN (1810 – 1856):

– Arabesque en Do Mayor, Op. 18

– Escenas de niños, Op. 15:
1. De tierras y gentes extrañas
2. Curiosa historia
3. Jugando al escondite
4. Súplica infantil
5. Casi feliz
6. Suceso importante
7. Ensueño
8. Al camino
9. En el caballo de madera
10. Casi demasiado en serio. Que viene el coco
11. El niño duerme
12. Habla el poeta

– Papillons, op. 2
Introduzione: Moderato
1.
2. Prestissimo
3.
4. Presto
5.
6.
7. Semplice
8.
9. Prestissimo
10. Vivo
11.
12. Finale

—————————————————————–

FRÉDÉRIC CHOPIN (1810 – 1849):

– Barcarolle en Fa sostenido mayor, op. 60

CLAUDE DEBUSSY (1862 – 1918):

– De Preludios (Libro I):
Les sons et les parfums tournent dans l’air du soir
Les collines d’Anacapri
Minstrels

HEITOR VILLA-LOBOS (1887 – 1959):

– Alma brasileira (1925)

– Dança do indio branco (1936 – 1937)

—————————————————————–

SCHUMANN: ARABESQUE, ESCENAS DE NIÑOS, PAPILLONS

– Arabesque op. 18: Compuesta en Viena en 1838 junto con otras pequeñas piezas para piano, la Arabesque de Schumann tiene un lugar permanente en el repertorio general de piano. Su ligereza y gracia pueden ser debidas a las ansías de Schumann por prosperar y convertirse en el compositor favorito de toda la sociedad vienesa. Como resultado, la Arabesque es un  buen ejemplo de música de entretenimiento en el mejor sentido de la palabra.

– Escenas de niños, op.15: Conjunto de trece piezas musicales para piano escritas en 1838. En este trabajo, Schumann plasma sus evocaciones de su infancia. Originalmente escribió 30 movimientos para este trabajo, pero eligió 13 para la última versión. Schumann tituló esta obra como Leichte Stücke (Piezas fáciles). Asimismo, los títulos de cada pieza fueron añadidos posteriormente, y según el propio Schumann los títulos son “nada más que delicadas sugerencias para la ejecución e interpretación”.  La partitura data de un periodo atormentado de la vida del músico, que contrasta con el carácter apaciguado de la obra. Este año, en el que Schumann es rechazado por el padre de su amante Clara Wieck, ve nacer varias obras cumbres pianísticas, como su Kreisleriana.

– Papillons, op. 2: Un joven Schumann acometió la que había de ser su primera obra pianística, Papillons -aunque publicada despues de las Variaciones Abegg op. 1 – bajo la advocación de dos grandes figuras. En lo musical, se acogió a Schubert, por el que siempre tuvo auténtico fervor; en lo literario, al novelista romántico Jean Paul (Johann Paul Friedrich Richter). En 1829, Schumann escribió seis valses que reutilizaría, con modificaciones a fondo, en la redación definitiva de 1830 – 1831 de Papillons, obra que dedicaría a sus cuñadas, Therese, Rosalie y Emilie. La serie que forma estas Mariposas (el titulo en francés se ha querido ver como una muestra más del influjo de Jean Paul, quien afrancesó él mismo su nombre) consta de doce piezas breves que siguen con claridad el modelo de los valses y danzas de Schubert. En el caso de Schumann, son valses y polacas de ligereza evidente, bien que el autor quisiera que bajo esa capa más superficial se lograse la profundidad. Y tal vez por esta pretensión surgió la ligazón con una obra concreta de Jean Paul, la inacabada Flegeljahre (de 1804). En carta al crítico Ludwig Rellstab, Schumann le pormenorizó los doce pasos concretos de la novela que corresponderían con sus Papillons. No obstante, no debe concederse demasiada importancia a este dato, pues lo más probable es que el compositor no pensase en coincidencias tan exactas al escribir su música, realizándose la superposición de la literatura con su obra ya escrita. Algunos temas de Papillons reaparecerán citados en Carnaval.

CHOPIN: BARCAROLLE OP. 60

Chopin tocó su Barcarola en fa sostenido menor, redactada en los dos años anteriores, en el concierto que dio en la Sala Pleyel de París el 16 de febrero de 1847. La obra era ciertamente idónea para que el pianista polaco exhibiera su celebérrimo sentido del canto rubato. El título parece aludir por tradición al canto de los gondoleros venecianos, si bien el término “barcarola” se había ido extendiendo a muchas piezas líricas con un ritmo balanceante de 6/8 ó 12/8. En el caso de Chopin, su Barcarola discurre por el terreno de la ensoñación de sus propios nocturnos. El tiempo principal es un Allegretto de tema fundamentalmente cantable. Chopin lo maneja con suma libertad, aun desde el punto de vista de una armonía que presagia claramente la de Debussy.

DEBUSSY: TRES PRELUDIOS DEL LIBRO I

Siguiendo la tradición que contaba con los precedentes señeros de Bach y Chopin, Debussy escribió sus 24 Preludios para piano y los distribuyó en dos libros, una forma de homenajear a los maestros a los que admiraba pero también una proclamación de que el autor se consideraba parte de esa gloriosa estela. Muy posiblemente, los Preludios del compositor francés no representan lo más perfecto que consagrara al piano, puesto que las series Images y Estampes reúnen piezas más ambiciosas o de una originalidad más afilada. Pero lo que indudablemente vinieron a suponer los Préludes dentro de la producción debussysta fue una especie de recapitulación de los hallazgos pianísticos precedentes. Está presente la magia armónica inherente al estilo mismo del compositor y de igual modo el refinamiento de su escritura, así como una amplia paleta de matices. La variedad es el hilo conductor de los dos cuadernos; tanto es así que cada preludio pertenece por escritura y naturaleza, a un mundo propio y singularísimo, que lo separa de sus compañeros. La libertad formal, que convierte las obras casi en páginas de fantasía improvisatoria, no pone en entredicho esa individualidad, asegurada en todo los casos por la unidad conceptual de cada preludio.

VILLA-LOBOS: ALMA BRASILEIRA, DANÇA DO INDIO BRANCO

Alma Brasileira -título bajo el que se acoge el Chôros nº5- fue escrita por Villa-Lobos en 1925. Su programa es muy simple, dado que trata de pintar con sonidos la personalidad del brasileño, su sencillez e ingenuidad, pero también su lado de cierta perversidad. Empieza con un tema algo doliente, que tiene una cierta semejanza con A lenda do caboclo (1920), una de las piezas pianísticas más célebres del autor. La parte central, más violenta, posee un inequívoco aire de marcha.

La Dança do indio branco es el cuarto y último número del Ciclo brasileiro, compuesto en 1936-1937. El estreno tuvo lugar el 11 de octubre de 1941. La danza ha llegado a ser una de las obras de Villa-Lobos mejor instaladas en el repertorio internacional. Ciertamente, la brillantez y pasión con que aquí se maneja el teclado supone una vuelta de tuerca con respecto a su música anterior dedicada al instrumento.

NELSON FREIRE:

Nace en 1944 en Boa Esperança, Minas Gerais (Brasil). Comienza sus estudios de piano a la edad de tres años con Nise Obino y Lúcia Branco, y tna sólo cinco años ya ofrece su primer recital. En 1957, tras ganar el Concurso Internacional de Piano Río de Janeiro se le concede una beca que el permite estudiar con Bruno Seidhöfer en Viena. Siete años después, gana la Medalla Dinu Lipatti en Londres, así como el primer premio en el Concurso Internacional Vianna da Motta de Lisboa. En 1959 comienza su carrera internacional de recitales y conciertos. Colabora con destacados directores de orquesta como Pierre Boulez, Chalres Dutoit, Valery Gergiev, Hans Graf, Eugen Jochum, Lorin Maazel, Kurt Masur, Seiji Ozawa, André Previn y Hugo Wolff. Toca junto a orquestas europeas como la Filarmónica de Berlín, Filarmónica de Múnich, Bayerisches Rundfunk, Sinfónica de Londres, Orquesta de París, etc… En la temporada 2002-2003 realiza una gira por Europa junto a la Orquesta del Concertgebouw de Ámsterdam. Graba discos para Sony, Teldec, Deutsche Grammophone e IPAM. En 1999 Philips edita un disco con sus interpretaciones en directo: Grandes pianistas del siglo XX. Su grabación con los 24 preludios de Chopin recibe el Premio Edison. En 2001 firma un contrato en exclusiva con Decca. Sus grabaciones de obras de Chopin reciben en 2002 varios premios; ofrece algunos recitales junto a Martha Argerich.

~ by lostonsite on 30 junio, 2009.

Conciertos, Música

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: