header image
 

Cuando se construyen templos en el agro

SOTILLO

– IGLESIA DE LA NATIVIDAD DE LA VIRGEN.

La Iglesia de la Natividad de la Virgen de Sotillo es uno de los más bellos ejemplos del Románico rural de la provincia de Segovia. Según los estudiosos, conserva su estructura original, que habría de fecharse allá por el siglo XIII. Destaca por la decoración escultórica de la cornisa del ábside y por el equilibrio de sus formas arquitectónicas.
Junto a las iglesias de Duratón y Sotosalbos, es el prototipo de iglesia del románico rural segoviano, que como fórmula constructiva tiene su origen tras la estabilidad que se produce en la Extremadura castellana como consecuencia de la consolidación de los procesos repobladores (en este caso y en el de Duratón, en la Tierra de Sepúlveda) y del alejamiento de la frontera hacia el sur de la Península.
La iglesia de Sotillo consta de una sola nave rematada por una cabecera formada por tramo recto y ábside. En el muro norte, en la parte más cercana a la cabecera se adosa una torre de dos cuerpos. El inferior se refuerza con dobles arquerías ciegas, mientras que en el superior se abren los vanos del campanario. Sólo la cabecera y el primer cuerpo de la torre son de sillería, mientras que nave y campanario se construyen en mampostería con sillares reforzando vanos, esquinas y cornisas. El ábside queda dividido en cinco paños por cuatro columnas que ascienden hasta la cornisa, apoyándose esta en sus capiteles. Tanto estos como los canecillos y las metopas aparecen decorados con una profusa muestra de temas típicamente medievales entre los que abundan los motivos vegetales, los animales y las alusiones a la vida cotidiana, a la música y a la caza (sorprendentemente se puede encontrar incluso la figura de un camello). En cada uno de los paños centrales se abre una ventana románica.
La puerta de ingreso se abre en el muro sur de la nave. Es una puerta lobulada que enlaza directamente con los artífices de la iglesia de Duratón. La nave es muy austera y se cubre con armadura de madera, que recientemente ha necesitado una profunda reparación. Aparte de las reparaciones necesarias, en los siglos posteriores a la construcción tan sólo se añadió el coro. Bajo él se encuentra la pila bautismal con forma de copa, de estilo renacentista. En el muro norte se abre dos puertas pequeñas con arco de medio punto. La primera es el acceso al campanario, la segunda el de la sacristía, alojada en el cuerpo inferior de la torre. Junto al arco triunfal hay dos retablos barrocos. El del lado del Evangelio está dedicado a Cristo crucificado, mientras que en el de la Epístola encontramos la imagen de Nuestra Señora de Sotillo. En su cartela se puede leer: “Se doró este retablo a devoción de Pedro Ribera y su mujer Cata[lina] de Zarza. Año de 1755”.
El tramo recto del presbiterio se cubre con bóveda de medio cañón y el ábside con bóveda de horno. El retablo mayor ocupa parte del hemiciclo, sin adaptarse a él y ocultando la ventana central y parte de las laterales. Es de estilo barroco tardío y se organiza en tres calles separadas por columnas. En la hornacina central aparece la imagen de la Virgen, flanqueada por la Inmaculada y San Antonio de Padua. San Sebastián ocupa la hornacina del remate.

DURATÓN

– IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Duratón es un templo románico de principios del siglo XIII. Construida a los pies de un importante yacimiento romano y junto a una necrópolis visigoda, es uno de los mejores ejemplos del románico rural segoviano. Destaca por la profusión y belleza de su decoración escultórica.
Es un templo de nave única rematada con cabecera semicircular. A lo largo de los muros sur y oeste se abre un gran pórtico acodado que tiene puertas al oeste, al sur y al este. La nave se cubre con una armadura de madera, mientras que la cabecera lo hace con bóveda de crucería y un cuarto de esfera con nervios de refuerzo. Esta solución podría ser un indicador de la transición del románico al gótico o fruto de una reforma fechable en el siglo XVI, cuando se levanta la torre a los pies de la nave. Una intensa restauración, realizada en los años 80 del siglo XX, devolvió el esplendor a las formas arquitectónicas y escultóricas del edificio. Se eliminó la sacristía y se trasladó el retablo mayor de la cabecera a la nave.
El pórtico es el elemento de mayor interés. A parte de las puertas ya mencionadas, tiene cuatro arcos a un lado del acceso principal y seis a otro. Descansan los arcos en capiteles sobre dobles columnas, todos ellos decorados menos el último, que fue reconstruido durante la restauración.
Para Inés Ruiz Montejo, los motivos decorativos de estos capiteles plasman un programa catequético: La Redención frente al mal. De esta forma, podemos observar dos capiteles dedicados al ciclo de la Navidad, con el Nacimiento y la Adoración de los Reyes Magos. Otros temas son las figuras monstruosas, símbolo del pecado, contrapuestas a las aves, símbolo de l a virtud o de la Eucaristía cuando aparecen picoteando racimos.
La cornisa del pórtico descansa una interesante serie de canes y metopas decorados. Entre los motivos abundan los dedicados a la vida cotidiana. Aparece un dromedario tallado con gran realismo, por lo que podría pensarse en la participación de un artista mozárabe. Este mismo origen tendría el arco lobulado de la puerta principal.
La decoración escultórica es muy abundante también en la cabecera, dado el gran número de capiteles que hay que sujetar para las cubiertas. Entre los temas, aparece de nuevo la Adoración de los Reyes, realizado con tal calidad que su autor podría ser el maestro que dirigió las obras. Podemos contemplar también una lucha entre caballeros, “Daniel en el foso de los leones”, “Sansón desquitando al león” y “Susana y los viejos”.

SAN PEDRO DE GAÍLLOS:

– IGLESIA DE SAN PEDRO:

La Iglesia de San Pedro de San Pedro de Gaíllos es un templo románico, reformado con posterioridad. De la primera etapa conserva la cabecera, una capilla lateral, hoy convertida en sacristía, y una de las mejores galerías porticadas del románico rural castellano-leonés. En el interior destacan el retablo mayor, de estilo barroco, y la gran pila bautismal.
La iglesia consta de una nave única rematada por una capilla mayor semicircular. La galería porticada se abre en el lado sur, y a continuación de ella, a los pies de la nave, se alza la torre. En época románica se añadió un segundo ábside a modo de capilla lateral.
El pórtico consta de un espacio rectangular al que se accede por dos puertas abiertas en los lados sur y este. Las arquivoltas de ambas alternan los boceles con los zigzag. El trasdós se remata con chambranas con forma de cabeza humana. A ambos lados de la puerta meridional se abren dos arcos dobles apoyados en columnas gemelas. Los capiteles presentan decoración escultórica bellamente labrada, aunque deteriorada por el paso del tiempo. Entre los temas aparecen una lucha de guerreros, la adoración de los Reyes Magos, el Nacimiento, el demonio y sirenas-pájaro. Se accede al interior a través de una portada románica en la que alternan motivos vegetales con taqueados y boceles. La nave es amplia y alta, reformada quizás en el siglo XVII. Se cubre con bóveda de lunetos. A los pies se levantan el coro y, bajo él, se dispone la pila bautismal, de estilo románico y decorada con forma de cáliz de flor, con gruesos pétalos.
Un sencillo arco triunfal de medio punto da acceso a la cabecera, cuyo tramo recto se cubre con bóveda de medio cañón. El cascarón del ábside queda totalmente oculto por el retablo mayor. En el exterior, presenta dos saeteras enmarcadas por arcos de medio punto con capiteles decorados. La cornisa es taqueada y apoya sobre canecillos decorados.
La arquitectura del retablo mayor sigue la curva del ábside y se organiza en tres calles separadas por columnas estríadas de orden clásico. Sabemos por la cartela que se terminó en 1660. Destaca la profusión de sus esculturas y pinturas, presididas por la imagen de San Pedro en la hornacina central.
En la sacristía se conserva un retablo neoclásico que alberga tres tablas pintadas del Maestro de los Claveles, activo a finales del siglo XV. Representan la Estigmatización de San Francisco, la Adoración de los Magos, y la Virgen con el Niño. Las tres proceden del Monasterio de los Ángeles de la Hoz, enclavado en las Hoces del Duratón. Fueron recuperadas en 1856, tras la desamortización del lugar, por el pintor José Galofre. Según él, la mujer arrodillada a los pies de la Virgen sería Isabel la Católica y el rey más joven, Fernando el Católico.

CASTROSERNA DE ABAJO

– IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LOS REMEDIOS

La iglesia de Nuestra Señora de los Remedios de Castroserna de Abajo, situada a media ladera del valle del río San Juan, es un templo humilde que se construyó en el lugar en el que una tradición piadosa cuenta que se apareció la Virgen.

El paraje, con las peñas cortadas por el río plagadas de cuevas, es de gran belleza. El templo consta de nave y cabecera cuadrangular. Hubo una ermita primitiva en el lugar donde se alza la actual cabecera, o quizás esta misma fuera el antiguo humilladero. En cualquier caso, el edificio se amplió en el siglo XIX, añadiéndose la nave hacia el este y contraviniendo la orientación habitual en la zona.
El acceso principal se hace a los pies de la nave. Sobre el dintel de la puerta se lee: “Esta obra se amplió a devoción de los devotos de Nuestra Señora de los Remedios siendo cura párroco don Justo María Lucas Sanz. Año 1866”. Se adorna con florituras y a los dados se lee otra frase: “Estas letras las hizo Gregorio González ¿Martín?”, que debía ser el cantero. Sobre el muro de la entrada se levanta el escueto campanil. En el muro sur se abre un acceso secundario.
El muro oriental de la antigua ermita se derribó y se sustituyó por el arco triunfal que la une a la nave. El retablo mayor divide el espacio de la cabecera. En su frente presenta tres calles separadas por columnas de orden clásico. En el centro se dispone la hornacina con la imagen de Nuestra Señora de los Remedios.
En el espacio que queda detrás del retablo se encuentra la sacristía y el camarín desde el que se viste a la Virgen.
El último domingo de septiembre se celebra una multitudinaría romería en honor a la Virgen de los Remedios. El jolgorio y la alegría rompen por un día la quietud del lugar. Hasta aquí acuden vecinos y gentes de otros muchos lugares. También se saca a la Virgen en procesión el 25 de octubre, festividad de San Frutos, el anacoreta del Duratón. Este hecho junto al retablo de San Benito de la parroquia, donde aparece el escudo de Silos, manifiestan una relación entre Castroserna de Abajo y los benedictinos.

PERORRUBIO

– IGLESIA DE SAN PEDRO AD VINCULA

La Iglesia de San Pedro ad Vincula de Perorrubio es un templo románico perteneciente al taller que se inicia con la iglesia de Duratón. Por lo tanto, ha de fecharse en el siglo XIII. Consta de una sola nave con cabecera cuadrangular. Al norte se adosa la torre, mientras que una elaborada galería porticada recorre los muros sur y oeste.

El pórtico es el elemento de mayor interés de todo el conjunto. Tiene su acceso por el lado sur, a través de una portada de doble arquivolta que apoya en impostas decoradas con hojas de roble. Esta portada queda flanqueada por dos arcos de medio punto a un lado y cuatro a otro. Como los tres arcos que se abren en el muro oeste, apoyan en dobles columnas con capiteles decorados en los que predominan los motivos vegetales entre los que se insertan cabezas humanas, animales y figuras monstruosas.
El acceso al templo se realiza a través de otra portada, esta vez de tres arquivoltas, que se abre en el muro sur de la nave. La arquivolta intermedia apoya en columnas con capiteles decoradas con figuras humanas y grifos. Dentro de la nave, el coro se levanta a los pies. Bajo él, una puerta da acceso al baptisterio, donde se conserva una pila bautismal románica decorada con gruesos pétalos de flor. Frente a la puerta hay un retablo dedicado a San José y junto a la cabecera, en el lado de la Epístola, otro similar dedicado a la Virgen del Rosario. Entre los cuadros de ambos retablos aparece San Roque, San Cristóbal, San Blas, el Santo Ángel de la Guarda…
Nave y cabecera se unen a través de un arco triunfal doblado, apoyado en columnas con capiteles. En uno de ellos aparece un jinete con un águila en la mano, como alegoría del Apocalipsis. En el otro aparece un león y serpientes. Uno frente a otro trasmiten el mensaje de la victoria del Bien y del Mal.
El tramo recto del presbiterio se cubre con bóveda de medio cañón y el ábside con bóveda de horno, ambas enlucidas. En los muros laterales del tramo recto se disponen dos arcos ciegos. En el exterior, la cornisa se decora con taqueado y apoya en canecillos decorados, entre los que hay metopas ornamentadas con motivos vegetales.
El retablo mayor es de estilo barroco, ya tardío. Está completamente dorado y se adapta al cascarón del ábside. En las calles laterales aparecen las imágenes de San Vicente Ferrer y Santo Tomás de Aquino con la Catena aurea sobre el pecho. En la calle central, sobre el sagrario y el expositor giratorio, se abre la hornacina con la imagen de San Pedro, vestido de Papa y sentado en el trono vaticano.

CASTILLEJO DE MESLEÓN

– IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Castillejo de Mesleón es un templo de estilo románico, con una sola nave rematada por cabecera semicircular, al que posteriormente se le añadieron la sacristía, de estilo gótico, el campanario y el pórtico. El elemento de mayor interés de la portada de cinco arquivoltas.
Testigo pétreo del tránsito de viajeros por la antigua carretera de Francia (actualmente Nacional I), la iglesia estuvo cerrada durante veinticinco años. Su restauración, una actuación modélica, se inauguró en 1994.
El pórtico ocupa toda la longitud del muro de sur de la nave. Se accede a su interior a través de una parte de grandes dovelas abierta en el muro este. Por encima de la puerta hay una hornacina de piedra vacía. Dentro aparece una espectacular portada románica de cinco arquivoltas, cuyo maestro sería el mismo que hizo la de Languilla, en la tierra de Ayllón. Alternan las arquivoltas aboceladas, hasta llegar al trasdós decorados con gruesos motivos vegetales. Las arquivoltas aboceladas apoyan en columnas con basas, capiteles y ábacos decorados con motivos vegetales idénticos a los de las impostas que reciben las arquivoltas lisas. Entre los temas que decoran los capiteles podemos observar la degollación de los Inocentes, una lucha entre guerreros, otra lucha entre un guerrero y un león y sirenas pájaro. A los pies del porche se encuentran la pila bautismal románica, decorada en forma de cáliz de flor y la entrada a la escalera de caracol que sube a la espadaña y que ocupa un cuerpo cilíndrico.
La nave se cubre con armadura de madera. A sus pies se levanta el coro, apoyado sobre una columna de piedra en cuyo pedestal se lee la fecha de 1692. En su muro norte se alza el púlpito de piedra. El arco triunfal que separa nave y cabecera es doblado y tiene un trasdós con moldura de taqueado jaqués. Los capiteles de la dobladura reproducen motivos vegetales. El presbiterio es románico, pero sufrió una reforma, al menos, en 1685. El tramo recto se cubre con bóveda de medio cañón y el ábside con bóveda de horno. Ambas arrancan de una imposta que se origina en los ábacos del arco triunfal. En los muros del tramo recto se disponen sendos arcos ciegos sobre columnillas y capiteles decorados. En el suelo aparecen losas sepulcrales fechadas en 1531, 1601 y 1692. El retablo mayor es barroco, dorado y policromado. Se organiza en tres calles pero no conserva ninguna imagen ni pintura de interés.
En el lado del evangelio (norte) se abre una puerta que comunica con la sacristía. Esta estancia se cubre con bóveda de crucería en forma de estrella de cuatro puntas, una fórmula muy frecuente en el gótico postmedieval de la comarca. Las ligaduras forman una cruz con claves en sus extremos y en el centro. Esta última es más grande y se decora con un blasón cruzado.

~ by lostonsite on 7 abril, 2009.

Castilla y León, España, Viajes

One Response to “Cuando se construyen templos en el agro”

  1. Hola he visto este articulo y quiero agradecerla la informacion porque me gusta mucho hacer rutas cultural y conocer nuestro patrimonio,tan olvidado.

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: