header image
 

Cuando transcurre siglo y medio

JOSÉ MORENO CARBONERO (1858 – 1942). HOMENAJE EN EL 150 ANIVERSARIO DE SU NACIMIENTO.

Museo del Patrimonio Municipal de Málaga: 16 Octubre 2008 – 18 Enero 2009

José Moreno Carbonero es considerado por buena parte de la historiografía sobre los pintores del siglo XIX españo, como el mejor pintor que tuvo Málaga en el siglo XIX. Tal reconocimiento se debe a que fue el primer malagueño que alcanzó un puesto destacado a nivel nacional y europeo gracias a las primeras recompensas obtenidas en las Exposiciones Nacionales e Internacionales, la Pensión para la Academia de España en Roma y su aceptación en París dentro de los círculos comerciales de moda.

Por todo ello formó parte del elenco de pintores que ocupan puestos de responsabilidad en la oficialidad académica española. Fue Académico de Número de la Real Academia de San Fernando, catedrático de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y miembro del jurado de las Exposiciones Nacionales y oposiciones para las Pensiones a Roma.
Paralelamente, los contactos y relaciones que estableció en París desde su primera estancia en 1876, tanto con los españoles como con franceses, le abrieron un mercado por el que se convirtió en una firma reconocida, de prestigio y demandada, oportunidad que él canalizó convirtiéndose en el retratista de la alta sociedad española y europea.

Tal posición le procuró clientela y encargos oficiales de importancia, como la decoración de una cpailla en la iglesia de San Francisco el Grande en Madrid (El sermón de la montaña) que compartió con Muñoz Degrain, el lienzo para la decoración del Palacio del Senado (Roger de Flor entrando en Constantinopla) o el ciclo histórico sobre el desembarco de Alhucemas (encargo del Gobierno de Primo de Rivera).

Como otras tantas figuras, se destaca de él su condición de «niño prodigio» y su «descubrimiento» por parte de Ferrándiz, el personaje artístico más importante de la Málaga del momento. Éste le acogió, encauzó, dirigió y protegió desde su más tierna infancia y consiguió prepararle una carrera internacional.
Al margen de exaltaciones localistas, lo que no cabe duda  es que Moreno Carbonero conocía su oficio y el lenguaje que se pedía a un pintor para poder triunfar en el siglo. Por ello destacó especialmente como pintor de Historia y retratista.

Como pintor de Historia fue uno de los muchos (buenos) que dio el país. Consiguió con este género dos primeras medalleas en las Exposiciones Nacionales que fueron adquiridas por el Estado. El cuadro La conversión del Duque de Gandía que le valió sus segunda medalla, utiliza la paleta castiza y una profunda religiosidad en el contenido, exponiendo la «España Eterna» que centraban el programa ideológico de la oficialidad artística española de la época. La crítica del momento consideró que el cadáver de la emperatriz Isabel era el mejor «muerto» de la Pintura de la Historia española.

Con el retrato se mostró con mayor eficacia aún y demostró ser un magnífico y honrado pintor. Supo adular mediante ellos, pero siempre con un oficio impecable. Hizo de la tradición española su programa y mediante la influencia de Federico de Madrazo, enlazando con Velázquez y los pintores del Barroco, fue fiel en los rasgos y analítico en la personalidad, como queda demostrado en Retrato de su madre, Autorretrato  o Retrato de su padre.

Con sus retratos de primeros del siglo XX se puede unir a la ideología regeneracionista y de ejercicio de lo español como política de reivindicación nacional, como lo hicieron López Mezquita, Rodríguez Acosta, e incluso Sorolla.
Cuando estuvo en París, a partir de 1876-77, estudió con Gérôme, se movió entre Ferrándiz, Fortuny y el propio Gérôme. Su producción se inundó de escenificaciones de la gran literatura española. El Quijote, Gil Blas, Pedro Antonio de Alarcón o Juan Valera, su íntimo amígo, fueron inspiración de su producción de género. Dentro de esta modalidad, estas narraciones eran las más dignas, por lo que se dedicó casi con exclusividad a ellas.
Afincado en Madrid desde su vuelta de Roma, hizo visitas esporádicas a Málaga y mantuvo estrechos lazos con la ciudad, sobre todo retratando a sus personajes y sus perfiles paisajísticos.

 

~ by lostonsite on 8 enero, 2009.

Arte, Exposiciones

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: