header image
 

Cuando el desierto se colorea

DESIERTO DE WADI RUM.

El desierto de Wadi Rum es como un mar sereno de arenas de distintos colores rojizos del que sobresalen grandes formaciones rocosas de granito, basalto y arenisca, a modo de islotes. Este espacio del sur de Jordania lleva sirviendo de morada para muchas tribus beduinas desde tiempos inmemoriales. Sus colinas más altas, como jabal Rum (1754 metros) o jabal Umm Ashreen (1753 m) entre otras, también son refugio de numerosas especies animales, huellas antropológicas, leyendas populares. Este silencioso y atractivo paraje sirve para conocer la inmensidad del desierto, aliado antes que enemigo inhóspito, tal y como comprobó Lawrence de Arabia cuando acampó en Wadi Rum para descubrirse a sí mismo y al pueblo que lo alzó como personaje histórico. Las cambiantes tonalidades del día y las generosas noches estrelladas recalcan la belleza del desierto, un espacio que no tiene límites.

Entre las distintas colinas que se erigen en el desierto destaca la formación rocosa que se conoce como «los siete pilares de la sabiduría», nombre que empleó Lawrence de Arabia para titular su famoso libro en el que narró sus días en el desierto luchando contra los turcos otomanos.

En el jabal Khazali aúnn viven algunos ejemplares de ibex nubio (especie de cabra montesa). Dentro del estrecho cañón de unos 15o metros, conocido ya desde el 1000 a. C., existen unos petroglifos tallados en la piedra de la pared oculta. Se distinguen algunas figuras y pies humanos, o animales.

En el desierto de Wadi Rum también se puede observar la fuente de Lawrance, llamado así por haber sido descrito por el propio aventurero inglés. A muy poca distancia se encuentran las ruinas de un templo nabateo (siglo I a. C.)

~ by lostonsite on 7 noviembre, 2008.

Jordania, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: