header image
 

Cuando se apresa el agua

PRESA DE ASUÁN.

El río Nilo se desborda anualmente cuando las aguas procedentes de Uganda y Sudán fluyen río abajo durante el verano. Desde la antigüedad, estas crecidas hicieron que las tierras próximas al río fuesen una fértil vega, ideal para la agricultura, al dejar un sedimento de nutrientes y minerales en el suelo, el limo. Sin embargo, la impredecible alternancia del nivel de las crecidas conllevaba la pérdida de cosechas enteras por anegamiento o por sequía y la consiguiente hambruna en la población. Por ello se consideró necesaria la construcción de una presa que regulara el nivel de las inundaciones y proteger con ello las tierras de labor y los campos de algodón.

– Presa Baja de Asúan: Se inició en el año 1899 y se concluyó en 1902 a cargo de los británicos. Su diseño de 1900 metros de largo por 54 metros de alto pronto se descubrió que era inadecuado, por lo que se procedió a aumentar su altura en varias fases. Cuando la presa estuvo a punto de desbordarse en 1946 se decidió que, en lugar de aumentar su altura por tercera vez, se construyera una segunda presa de ocho kilómetros río arriba.

– Presa Alta: El proyecto se comenzó en 1952, tras la revolución de Nasser. Gracias a las ayudas económicas de la Unión Soviética, la construcción comenzó en el año 1960 y se concluyó en el año 1976.
Debido a su construcción, algunos templos se tuvieron que trasladar a otras ubicaciones más seguras. Esta operación de rescate fue patrocinada por la UNESCO, que localizó, excavó y trasladó veinticuatro de estos monumentos. Algunos fueron donados a los países que colaboraron en el rescate, como el templo de Debod, actualmente en Madrid. La Presa tiene en total 3600 metros de largo y 980 metros de ancho en la base (mientras que sólo tiene 40 metros en la cúspide), con una altura de 111 metros. Posee rebosaderos de emergencia adicionales y un canal que enlaza el embalse con la depresción Toshka. El embalse se denomina Lago Nasser y tiene 480 km de largo y 17 km en su parte más ancha.
Con la nueva presa, los efectos de las peligrosas inundaciones de 1964 y 1973 y las terribles sequías de 1972-73 y 1983-84 quedaron mitigados. Además, con su producción hidroeléctrica, generó en 1967 la electricidad necesaria para el consumo de todo Egipto, permitiendo por primera vez, la conexión eléctrica en la mayoría de los pueblos egipcios. Sin embargo, la construcción de la presa tuvo graves consecuencias en el frágil equilibrio del milenario ecosistema. No se tuvo en cuenta el impacto ecológico que su construcción tendría en la fauna y flora, y también sobre la propia economía de los pueblos nubios que habitaban en los márgenes del Nilo. Algunas de estas consecuencias han sido la sedimentación excesiva aguas arriba, erosión aguas abajo, desaparición de especies animales que efectuaban migraciones a lo largo del río, destrucción y salinización del delta del Nilo… etc.

~ by lostonsite on 31 octubre, 2008.

Egipto, Viajes

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: