header image
 

Cuando la arquitectura cura

LA ARQUITECTURA DE LA CIENCIA MÉDICA

1. EVOLUCIÓN TIPOLÓGICA DEL HOSPITAL

– TIPOLOGÍA CLAUSTRAL:

La primera tipología de Hospital es la tipología claustral. Durante la Edad Media, algunos monasterios se adaptan para que cumplan con la función hospitalaria. Uno de los primeros edificios construidos exclusivamente como hospital sería el propuesto por Filarete (en el año 1456) para la ciudad de Milán. Se planeó racionalmente como un cruz dentro de un cuadrado, con la iglesia del hospital, de planta central, en el centro del plano. Aparecen por tanto dos grupos de salas en forma de crucero separadas por un patio. Estas salas poseen dos plantas delimitadas por galerías porticadas que servían como circulación de los pacientes, abastecimientos y médicos.
Este esquema sirvió de ejemplo para muchos hospitales medievales en Europa. En España se construyeron tres grandes hospitales a cargo del arquitecto Enrique Egas (1455 – 1534): el Hospital Real de Santiago de Compostela, el Hospital de Santa Cruz de Toledo, y el Hospital Real de Granada.

– Hopital Real de Santiago de Compostela (1501 – 1511): Se proyectó para la atención de los peregrinos que enfermaban en su viaje a Compostela. Las trazas se dieron en el año 1492, pero hasta el año 1501 no se pusieron los cimientos. El edificio se dispone en forma de T, con dos claustros a ambos lados. Uno está destinado a los hombres y otros a las mujeres. En la zona de la cabecera se disponía un huerto mientras que en la intersección de los brazos de la T se ubicaba la capilla.

– Hospital de Santa Cruz de Toledo (1499): Su modelo está inspirado en la disposición cruciforme del Ospedale Maggiore de Milán construido por Filarete, aunque sus proporciones más reducidas lo aproxima más a otras soluciones como el Hospital de Santo Spiritu de Sassia, construido en Roma entre 1474 y 1482.

– Hospital Real de Granada (1511 – 1522): Tras la conquista de la ciudad de Granada, los Reyes Católicos crearon una institución hospitalaria en la Alhambra. Posteriormente se decidió la construcción de un gran hospital en un osario musulmán extramuros. Egas repite el esquema del Hospital de Santa Cruz de Toledo, con un planta de cruz griega inscrita en un cuadrado, con cuatro patios.

A pesar de la gran difusión que tuvo este hospital claustral durante muchos siglos en Europa, esta tipología es la menos adecuada para cumplir la función sanitaria. La propia conformación de las salas del edificio en torno a patios cerrados impiden el correcto soleamiento y la eficiente ventilación cruzada generando rincones umbríos que posibilitan el desarrollo de agentes patógenos.

– TIPOLOGÍA PABELLONAL

Los orígenes de su desarrollo radican en el hecho de poder separar las patologías en distintos edificios, tratando de controlar las terribles epidemias que se desataban en los hospitales. Esta concepción edilicia se apoyaba en las teorías higienistas que veían en el aire como el mayor vehículo de contagio de enfermedades. Por eso, se separan y se clasifican las distintas enfermedades en pabellones separados, articulados por circulaciones descubiertas en torno a extensos parques. Se sitúan en el extrarradio de las ciudades, con el criterio de separar lo más posibles las enfermedades infecciosas de la población. Un ejemplo de esta tipología es el hospital de Eppendorf, en Alemania, del año 1886.
Esta tipología tiene su continuación durante el siglo XX en los barrancones militares que se levantaron temporalmente durante la Primera y Segunda Guerra Mundial.

– TIPOLOGÍA DE HOSPITAL VERTICAL:

Esta tipología surgió en Estados Unidos alrededor de los años 20 a partir de diversos avances científicos y tecnológicos. Por un lado la evolución de la tecnología constructiva, con las realizaciones de edificios en altura de la denominada Escuela de Chicago a partir de estructuras en acero, el ascensor, aire acondicionado y todos los sistemas de transporte de líquidos, gases y comunicaciones, y por otro lado los avances sobre el control de las infecciones gracias a los descubrimientos de Pasteur, permitieron que en 1920 se proyectase en Nueva York el primer hospital vertical. Se trataba de la «Tower of Healing», también llamado «Fifth Avenue Hospital», de York y Sawyer. En estos primeros proyectos se empieza a plantear el problema de la forma. La tipología de pabellón de crujía pequeña con el fin de que cada enfermo tenga su ventana, es difícil de conciliar con la tipología de rascacielos dentro de una manzana urbana cuadrada. Antes de la Primera Guerra Mundial, se intenta ocupar toda la manzana, como en el Reese Hospital de 1906, mientras que posteriormente, se va reduciendo a una pastilla con cuerpos volados, sin ocupar toda la manzana, como el Hospital de Budapest (1939). La pequeña crujía que necesita un hospital es un gran inconveniente ya que obliga a mucha fachada. Estructuralmente no es ventajoso y la aclimatización es más complicada.

Alton Ochsner (1896 – 1981) realizó un estudio para un hospital de 500 camas, ocupando muy poco de la manzana, a través del apilamiento de los antiguos pabellones, unos encima de otros.

La escuela de Chicago creó una tipología de rascacielos con una estructura de acero radicalmente moderna pero con un revestimiento clásico. A esa estructura de acero se ornamenta con mamposterías para darle un aspecto clásico, como viejos palacios italianos, o de estilo neogótico… etc. Se trata de los primeros rascacielos, y por tanto aún no han encontrado su propio estilo.
En Nueva York, sin embargo, los rascacielos asumen una modernidad discreta. La ordenanza de retranqueos que permite dejar pasar la luz comienza a crear un estilo propio. Se desnuda el rascacielos de balaustradas renacentistas y detalles clásicos, para volverse cada vez más abstracto.
En los años 30 los edificios racionalistas o del inicio del movimiento moderno, buscan un lenguaje propio, sin ornamentos del pasado. Evidencian su estructura, se desnuda de detalles.
Esta evolución del rascacielos se puede observar con la comparación del Woolworth Building de Nueva York (1910), de estilo neogótico por el arquitecto Cass Gilbert, y el Daily News Building (1929) de Raymond Hood, donde se aprecia una mayor abstracción.

 

La evolución de la tipología del rascacielos influirá en la tipología del hospital vertical. En Europa, Alvar Aalto construye el hospital de Paimio (1929). El edificio renuncia a todos los detalles clásicos y se entiende como una composición de objetos funcionales que se conectan para crear una máquina. Sus códigos formales renuncian de toda ornamentación clásica. Los ascensores, depósitos de agua y demás mecanismos funcionales quedan a la vista.

La siguiente evolución de la tipología del hospital vertical es la aparición de hospitales científicos a lo largo de la década de los años 30. Se trata de un edificio estrecho y largo con despachos y administración del que salen pabellones de enfermería orientados al Sur, y que en la parte de atrás se sitúan los equipamientos médicos (sala de rayos x, salas de operaciones…). La estructura y la estética de la fachada está basada en la célula de la habitación de dos camas. El problema se entiende como la repetición ‘n’ veces de una célula.

– Columbia Presbyterian Medical Center. Nueva York, 1928. James Gamble Rogers.

Este hospital se convirtió en el paradigma del hospital vertical de los años 30. Sería la principal referencia de todos los hospitales de los años 40 y 50, porque era considerado el modelo más válido.
El esquema de planta de la Columbia Presbyterian se denominó «planta de avión».

Su arquitecto fue James Gamble Rogers (1867 – 1947), que destacó por sus contribuciones en la Universidad de Yale, de Columbia y en la de Northwestern University.

En Europa se va a copiar el éxito de las clínicas de Nueva York para los hospitales del Estado, es decir para la Seguridad Social. Un ejemplo de esto es el Hospital Beaujon, del arquitecto Jean Walter. Se construyó entre 1930 y 1935, y tomó como modelo el esquema de la Columbia Presbyterian.

– Concurso del Hospital de Lille. 1934. En Lille se realiza un concurso para crear la nueva «ciudad hospitalaria». Se quería crear toda una infraestructura que generase la ciudad sanitaria. Pese a que en aquella época Lille tenía varios complejos médicos e incluso una escuela, éstos estaban situados en diferentes zonas de la ciudad. El deseo de concentrar estos edificios en un complejo fue uno de los proyectos más ambiciosos de la maquinaria política de Lille para establecer la ciudad como la «Metrópolis del Norte».

El arquitecto canadiense Paul Nelosn presentó un proyecto basado en el Columbia Medical Center de Nueva York. Para su esquema europeo, Nelson llevaría la ambiciosa organización del Columbia incluso más allá, con salas propias de tratamiento y de operaciones por cada piso. Cada departamento tenía un nivel de autosuficiencia mucho mayor que el que se había llevado a cabo en el Columbia.
Estudiando el programa médico, Nelson pronto reconoció la necesidad de una gran flexibilidad en las distribuciones interiores. Nelson desarrollaría un nuevo sistema de muro exterior que lo patentaría finalmente en 1933. Con las columnas fuera del muro exterior, la fachada se convirtió en una malla de metal que permitía una distribución intercambiable de paneles opacos, translúcidos o transparentes, y además redujo considerablemente de grosor. El resto del proyecto heredaba un vocabulario muy corbuseriano.

El proyecto final fue construido por Jean Walter, pero se puede reconocer algunas formas del proyecto de Nelson.

– Hospitales españoles. Antes de los años 30 los hospitales en España pertenecían a la Iglesia o a la beneficiencia. No existían hospitales estatales como tal. Un ejemplo de ello era el Hospital de Jornaleros de Madrid (1916), de Antonio Palacios.
Estos hospitales se basaban en pabellones separados típicos de los primeros hospitales del siglo XIX, situados a las afueras, como el hospital de Toledo o el de Logroño.

En Madrid, en 1928, se inician junto al plan de la Ciudad Universitaria, el Hospital Clínico de Moncloa. El arquitecto Manuel Sánchez Arcas (1897 – 1970), que trabajaba para la Fundación Rockefeller, es contratado para proyectar los edificios de la Universidad y del Hospital Clínico. Para el Hospital se necesitaba grandes dimensiones, por lo que Sánchez Arcas duplicó el esquema de planta de avión, agrupado en torno a un claustro. La planta se modula según el esquema estructural de hormigón diseñado por Eduardo Torroja, mientras que para la fachada se usa ladrillo hueco cerámico industrial. Desaparecen las cualidades formales, entroncándose con la Nueva Objetividad alemana.

~ by lostonsite on 17 septiembre, 2008.

Arquitectura, Teoría

Leave a Reply




 
A %d blogueros les gusta esto: